Lunes 26 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Halloween es también una experiencia positiva


Noche de brujas.
A pesar de ser una tradición anglosajona la festividad de Halloween (contracción de All Hallows’ Eve, ‘Víspera de Todos los Santos’) se ha instalado en muchos de los hogares de todo el mundo.

Una celebración del terror, noche de brujas y fantasmas que aporta un sentido diferente al estrictamente religioso de los Fieles Difuntos.

Quizá algunos consideren que roba protagonismo a las costumbres cristianas o se rige por criterios comerciales, pero de acuerdo a un reciente estudio es también una experiencia positiva.

festividad de Halloween-Halloween

La Universidad de Berkeley, California (EE.UU) de la mano del psicólogo Dacher Keltner señala que “los rituales de Halloween convierten el terror en un juego, la muerte en levedad  y la sangre derramada en risa”.

Es en definitiva una forma de enfrentarnos a nuestros temores atávicos como la muerte desde una postura más saludable. Aquí 5 razones científicas para disfrutar de la noche de brujas:

Un ritual que une a la gente: las actividades que integran la fiesta tal es el caso del típico ‘trick ‘r treat’ (truco o trato), disfrazarse, encender hogueras…permite conocer personas y  relacionarse con los vecinos. Este tipo de conexión social nos hace sentir más felices y a su vez los beneficios se propagan de una persona a otra.

Endulza nuestra vida: como indica la tradición en el truco o trato se deben regalar golosinas si no queremos que nos gasten una broma. Buen pretexto para saltarnos la dieta o darse u capricho.

Tomar por ejemplo una onza de chocolate mejora el estado de ánimo al liberar endorfinas y serotonina.

Disfrutar de un nivel moderado de estrés: por la noche se suelen dar situaciones que implican cierta tensión, sustos o bromas imprevistas. Un estrés positivo que nos hace sentir vivos y entusiasmados con cada sorpresa al segregar de forma controlada cortisol.

Podemos cambiar de rol: cuando nos disfrazamos jugamos a ser diferentes, adquirir nuevas facetas antes desconocidas. También la oportunidad de improvisar y fingir.

Según una investigación de la Universidad de Oregon liderada por la psicóloga Marjorie Taylor revela que los niños crean a menudo personajes imaginarios un tanto siniestros “Al igual que los adultos piensan antes de actuar, esto permite a los niños la ocasión de jugar y anticiparse a una situación de la vida real (….) Es una manera de desarrollar el dominio emocional”.

Desdramatizar la muerte: si bien es cierto que la muerte causa dolor en esta noche podemos redescubrir el sentido de la vida. La visualización de la muerte nos puede llevar a la ser más agradecido por las cosas que tenemos, apreciar la salud y aquellos pequeños detalles que hacen cada día único.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Fuente: Greater Good Magazine 

Leer más:
Oxitocina, la hormona que nos da la chispa de la vida 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>