Sábado 01 de Octubre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Hacia el sueño de la igualdad social


Internet o el sueño de la igualdad social.
La extensión de la red a todos los habitantes del mundo sería la herramienta clave del futuro para transformar la sociedad y hacer más justa la distribución económica y social, dice Singer.

Hace cincuenta años, Martin Luther King soñaba con que los Estados Unidos cumplieran algún día su promesa de igualdad para todos los ciudadanos, blancos y negros.

Hoy el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, también tiene un sueño: quiere proporcionar acceso a Internet a los 5.000 millones de personas del mundo que no lo tienen.

La visión de Zuckerberg puede sonar como una iniciativa interesada que apunta a que Facebook obtenga más usuarios. Pero el mundo enfrenta en la actualidad una creciente división tecnológica que tiene implicaciones para la igualdad, la libertad y el derecho a buscar la felicidad no menos importantes que la división racial contra la que predicaba King.

Más de 2.000 millones de personas del mundo viven en la era digital. Pueden acceder a un vasto universo de información, comunicarse a escaso o ningún costo con familiares y amigos, así como conectarse con otros con los que pueden cooperar de nuevas maneras.

Los otros 5.000 millones aún se encuentran en la era de papel en la que creció mi generación.

En esos días, si uno quería saber algo pero no tenía una enciclopedia cara (o tenía una enciclopedia que ya no estaba suficientemente actualizada para informarle lo que quería saber), había que ir a una biblioteca y pasar horas buscando lo que se necesitaba. Para contactar a amigos o colegas en el exterior había que escribirles una carta y esperar por lo menos dos semanas antes de recibir la respuesta. Los llamados telefónicos internacionales eran en extremo caros, y la idea de ver a los demás mientras se hablaba con ellos pertenecía al ámbito de la ciencia ficción.

Internet.org, una sociedad global que lanzó Zuckerberg el mes pasado, planea llevar a la era digital a las dos terceras partes de la población mundial que carecen de acceso a Internet.

La sociedad consiste en siete grandes empresas de tecnología de la información, así como organizaciones sin fines de lucro y comunidades locales. Dado que sabe que no se le puede pedir a la gente que elija entre comprar alimentos y comprar datos, la sociedad buscará formas nuevas y menos caras de conectar computadoras, software de mayor eficiencia de datos y nuevos modelos de negocios.

El fundador de Microsoft, Bill Gates, ha sugerido que el acceso a Internet no es una prioridad importante para los países más pobres. En su opinión, es más importante abordar problemas como la diarrea y la malaria.

No puedo sino elogiar los esfuerzos de Gates por reducir la cifra de víctimas de esas enfermedades, que afectan ante todo a la población más pobre del mundo.

Curiosamente, sin embargo, su posición parece carecer de conciencia del panorama más amplio de la forma en que Internet podría transformar la vida de los muy pobres.

Por ejemplo, si los agricultores pudieran usarla para contar con pronósticos más exactos sobre las condiciones favorables para sembrar, o para conseguir mejores precios por su cosecha, podrían estar en mejor situación de acceder a atención de salud, de modo tal que sus hijos no tuvieran diarrea, así como a mosquiteros para protegerse contra la malaria.

Una amiga que trabaja en asesoramiento sobre planificación familiar a habitantes pobres de Kenia me contó hace poco que eran tantas las mujeres que acudían a la clínica, que no podía dedicar más de cinco minutos a cada una. Esas mujeres tienen una sola fuente de asesoramiento, así como una sola oportunidad de obtenerla, pero si tuvieran acceso a Internet, podrían contar con la información cada vez que la necesitaran.

Por otra parte, las consultas online serían posibles, lo que evitaría a las mujeres la necesidad de viajar a clínicas.

El acceso a Internet también zanjaría el problema del analfabetismo, dado que fortalecería las tradiciones orales que son fuertes en muchas culturas rurales y permitiría a las comunidades crear grupos de autoayuda y compartir sus problemas con pares de otros pueblos.

Lo que es válido para la planificación familiar también lo es para una amplia serie de temas, en especial aquellos de los cuales es difícil hablar, como la homosexualidad y la violencia doméstica. Internet ayuda a la gente a entender que no está sola y que puede aprender de la experiencia de otros.

Si se amplía aun más nuestro sueño, no es absurdo esperar que llevar a los pobres online derive en conexiones entre ellos y personas más prósperas, lo que redundaría en más asistencia. La investigación demuestra que es más probable que la gente done a una organización de caridad que ayuda a los hambrientos si se le presenta una foto y se le dice el nombre y la edad de una niña como aquellas a las que ayuda el grupo. Si bastan una foto y unos pocos detalles específicos para hacerlo, ¿qué podría conseguirse con la posibilidad de hablar con esa persona por Skype?

Proporcionar acceso universal a Internet es un proyecto de magnitud similar a la del secuenciamiento del genoma humano y, al igual que el proyecto del genoma humano, planteará nuevos riesgos y temas éticos delicados.

Los estafadores online tendrán acceso a un público nuevo y tal vez más vulnerable. Las violaciones de la propiedad intelectual se extenderán aun más que en la actualidad (si bien les costarán muy poco a los titulares de la propiedad intelectual porque sería muy improbable que los pobres pudieran comprar libros u otro material con copyright).

Por otra parte, podrían borrarse las características distintivas de las culturas locales, lo cual tiene un lado bueno y otro malo, dado que esas culturas pueden limitar la libertad y negar la igualdad de oportunidades.

En líneas generales, sin embargo, es razonable suponer que dar a los pobres acceso al conocimiento y a la posibilidad de conectarse con gente de todas partes del mundo impulsará una transformación social muy positiva.

Peter Singer
Profesor en Princeton y Melbourne. Su último libro es “Salvar una vida”.
Fuente: Revista Ñ

Leer más: El mundo unido a través de internet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>