Domingo 25 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Construir un santuario donde ganar paz y calidad de vida


Un refugio de paz.
Hoy en día vivimos sin apenas tiempo para reflexionar en lo acontecido durante el día o disfrutar del silencio casi al estilo de un autómata programable. Por lo que no es de extrañar que la idea de santuario como un lugar sagrado de refugio esté volviendo al terrenal mundo.

La misma palabra ‘santuario’  según la etimología proviene del francés antiguo ‘sanctuaire’, lo que implica la seguridad, y el latín  ‘sanctus’ significado de sagrado. En la época medieval el santuario era el lugar donde el fugitivo buscaba protección y auxilio frente al arresto.

Ahora en pleno siglo XXI se ha reestablecido el concepto de santuario asociado con la naturaleza, reservas de vida silvestre y retiros espirituales. Pero también podemos asignar en nuestro hogar un espacio para contemplar  y permanecer en calma por momentos.

Es suficiente con decorar un pequeño rincón de una habitación con flores y colocar una alfombra u otra tela, por supuesto libre de todo agente externo: móviles, ordenadores etc. El uso de velas o incienso también favorece la armonia e incluso dotarle de simbolismo.

A solas con el silencio podemos reencontrarnos, encontrar el oxígeno necesario para luego conectar con la vida, “Todo pasa, solo la serenidad permanece” afirmaba el filósofo chino Lao-Tsê. Es una espiritualidad comprometida que ayuda a sanar el mundo de su naturaleza materialista.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Leer más:
Los seres humanos no están experimentando su propia grandeza 
Clases de yoga en las escuelas de Estados Unidos 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>