Lunes 26 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Las mujeres que lucharon por el voto femenino en América Latina


Logros del sufragio femenino.
A lo largo de la historia las mujeres han luchado en la conquista de derechos básicos, algunos tan importantes como poder votar  o paridad legal respecto al hombre. Unas reivindicaciones aún hoy vigentes en pleno siglo XXI puesto que en ciertos países existen leyes discriminatorias contra el voto femenino como Arabia saudí o el Líbano.

El primer país en reconocer este derecho fue Nueva Zelanda en 1893. Luego le siguieron   Australia (1901), Finlandia (1906), Noruega (1913)…sin embargo no fue hasta pasadas tres décadas que este derecho llegaría a América Latina. Aquí recogemos las sufragistas más célebres que incentivaron el progreso en latinoamericana:

1. Paulina Luisi, Uruguay: allí se habilitó el voto de la mujer el 3 de julio de 1927, en un plebiscito local organizado por la comunidad de Cerro Chato, en el centro del país. Uruguay fue el primer país en aprobar el sufragio femenino, pero pasaron varios años más hasta que las mujeres votaran en elección nacional, un 27 de marzo de 1938.

La lucha incansable de Paulina Luisi (1875-1949) es parte de este éxito. Hija de inmigrantes polacos que llegaron al Río de la Plata en 1872 Luisi fue pionera en su época: la primera mujer en Uruguay en obtener el título de bachiller (1899) y primera graduada de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República, en la especialidad de ginecología (1908).

Desde pronto se erigió como ejemplo de mujer emancipada ganándose el respeto de su país y se convirtió en la primera delegada gubernamental femenina de América Latina en la Sociedad de las Naciones (League of Nations), predecesora de la ONU.

Además Luisi en la línea de su talante progresista fundó y editó la revista “Acción Femenina” y enseñó sobre salud y sexualidad. Derribó muchos prejuicios para prevenir enfermedades venéreas y la prostitución, todo a pesar de las críticas que la tachaban de anarquista y revolucionaria.

También se implicó en el mundo de la política a través de la creación de dos sindicatos femeninos en este país: la Unión de Telefonistas y de Costureras.

2. Matilde Hidalgo de Procel, Ecuador: nacida en la ciudad de Loja (1889-1974) es otra precursora de los derechos femeninos. La primera mujer en graduarse de una escuela secundaria en Ecuador, la primera médica de su país y en ocupar cargos de elección popular.

La menor de seis hermanos, fue criada por su madre tras la muerte de su padre, un distinguido comerciante.  En 1921 obtuvo el doctorado de la Universidad Central, en Quito después de graduarse con honores como médica en la Universidad de Azuay, en Cuenca.

 En 1924 una vez que se se abrieron los registros de empadronamiento para las elecciones legislativas Matilde solicitó ser registrada para votar. Como respuesta a la negativa de los funcionarios se refirió a la Constitución nacional: “Para poder ejercer el derecho al voto el único requisito es ser mayor de 21 años y saber leer y escribir”. Finamente el Consejo de Estado valoró su petición y pudo votar.

De este modo se convirtió de forma excepcional en la primera mujer con voto dentro de una elección nacional en América Latina, tres años antes de ser universal en Uruguay.

3. Bertha Lutz, Brasil: nacida en São Paulo (1894-1976), hija de un reconocido médico Adolfo Lutz y enfermera inglesa. De joven viajó a Europa donde conoció los movimientos de las sufragistas británicas mostrando su inclinación por aquellas como Emmeline Pankhurst.

En la Universidad de Soborna estudio ciencias naturales con especialización en anfibios anuros y a su regreso a Brasil (1919) fue contratada  por el Museo Nacional de Río de Janeiro, algo insólito pues el acceso a cargos públicos estaba prohibido a las mujeres.

La presión activista de Lutz desencadenó que el presidente Getúlio Vargas decretara el derecho de sufragio femenino (1932), incorporando además sugerencias de la propia Lutz. Posteriormente incrementó su participación en la política, en 1934 como electa diputada federal suplente y en 1936 representando a la Liga Electoral Independiente.

En el 2001 con motivo de su homenaje el Congreso brasileño creó el premio Bertha Lutz para distinguir a mujeres que sobresalen en la lucha de los derechos.

4. Elvia Carrillo Puerto, México: nació en Motul de Carrillo Puerto, Yucatán (1878-1967) y es  más conocida como “La Monja Roja” a razón de sus ideas progresistas. Hija de una familia numerosa de un total de trece hermanos, desde pronto mostró sus nociones en  igualdad de género siendo alumna de distinguidos educadores como Rodolfo Menéndez de la Peña y de Rita Cetina Gutiérrez.

Con posterioridad trabajó de maestra rural y fundó la primera organización femenina de campesinos en su país (1912).  En este periodo destaca su labor promoviendo campañas de alfabetización, higiene femenina y control de la natalidad.

Su hermano Felipe Carrillo fue electo como gobernador del Estado en (1922) con el Partido Socialista Obrero de Yucatán. Lo que dio paso a la participación en  política y voto de las mujeres. Elvia Carrillo de la mano de otras compañeras Beatriz Peniche de Ponce y Raquel Dzib Cicero se convirtieron en las primeras mujeres mexicanas en asumir un cargo de representación popular.

No obstante aún quedaba un largo recorrido hasta que las mujeres votaran en el resto del país. Y tuvo además que enfrentarse al asesinato de su hermano (1924), obligada a dejar su cargo y trasladarse a Ciudad de México.

Sin embargo no cejó en su campaña feminista y reunió miles de firmas a favor del voto femenino, ya en 1953 se reconoció a las mujeres el pleno derecho de votación en comicios nacionales.

5. María Eva Duarte de Perón, Argentina: reconocida mundialmente como Eva Perón o Evita (1919-1952), una mujer que aún con el paso de los años ha elevado su nombre al nivel de mito. Fue la segunda esposa del ex presidente Juan Domingo Perón, fundador del peronismo, la principal fuerza política del país.

A pesar de suscitar cierta controversia, su pasado como actriz y origen humilde; Evita se ganó el cariño de su país y fue determinante para que las mujeres pudieran acceder al voto en 1947.  

Desde el comienzo reivindicó la igualdad entre hombres siendo un factor clave del proyecto de ley que presentó el peronismo en favor del sufragio femenino. Ya en 1949 Evita fundó el Partido Peronista Femenino para estimular la influencia de las mujeres en la política.

Además por medio de la reforma constitucional de 1949 propuso la igualdad jurídica de los cónyuges y la patria potestad compartida. Aunque  estos derechos quedarían derogados tras el golpe militar de 1955 y no se restablecería hasta 1985.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Fuente: BBC Mundo 

Leer más:
Las mujeres que transforman la ciencia en América Latina 
Mujeres manejando el dinero 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>