Domingo 25 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

El auge de la economía local que busca el bien común


De lo local a lo global, las raíces del crecimiento económico
El movimiento “local” vive una época dorada: consumo local, agricultura local, comida local…A nuestro alcance diversas propuestas de ecolocalismo que se integran en el entorno con un sentido restaurador, afán conservacionista y producción limpia.

Una tendencia que se ha visto favorecida por la confluencia de otras corrientes como la cultura hipster al escapar de los suburbios acomodados para volver al barrio, el campo o los establecimientos de toda la vida.

Hablamos del “Commonomics”, la economía del bien común, tan necesaria para la supervivencia del grupo personal y  semilla a su vez  de los modus vivendi alternativos “No entiende los aspectos económicos  de la economía, sino la construcción  de la casa humana sobre la tierra; el arte en que se adaptan amablemente muchos, muchos hogares a tantos  ecosistemas de  la tierra y  barrios humanos”  manifiesta Wendell Berry, prolífico escritor y granjero estadounidense.

A diferencia del PIB que equipara todas las actividades y bienes de acuerdo a un valor monetario, esta  economía comienza a medir lo que realmente importa. Tal es el caso de un Indicador de Progreso Genuino a modo de Índice de Bienestar Económico Sostenible que refleja el bienestar de la comunidad.

Sobre esto, Joshua Farley, profesor en el desarrollo comunitario y economía aplicada en la Universidad de Vermont, ha profundizado en algunos factores hasta ahora residuales como el trabajo doméstico no remunerado, voluntariado, el agotamiento de los recursos o las consecuencias en la desigual distribución de las riquezas  “El PIB es una excelente medida del coste, pero una terrible medida de beneficio”, asevera Farley.

Luego se trata de computar aquello que podría revelar el valor de ser más local. También los factores que por elección o motivo de la crisis nos han conducido hasta el momento actual para transformarlos en algo mejor.

No es tanto una cuestión geográfica sino más bien de metas, tal cual lo expresa Stacy Mitchell, director de negocios e iniciativas bancarias de la comunidad en el Instituto para la Autosuficiencia Local en Estados Unidos

“El objetivo es una gestión comunitaria, las economías controladas por la comunidad donde la toma de decisiones está ejecutada por los mismos que sienten sus efectos”.

Uno de los secretos consiste en pensar regionalmente, compatible con una amplia visión sobre la región ecológica y localización de mercados. De nada sirve circunscribir  un enfoque hiperlocal pues las mayorías de mercancías se mueven en un área mucho mayor. Asimismo hay que contemplar los efectos de la producción, impactos sociales, ambientales y económicos siempre bajo una transparencia de valores.

Lo que hace especial a esta economía es el poder de la gente unida, responsables de sus comunidades locales y  el buen funcionamiento “una sólida economía local debería tener una organización colectiva de los trabajadores con el fin de ser plenamente democrático”, afirma Michael Lighty , director de política de la asociación estatal de enfermeras National Nurses United, con sede en Oakland (California).

Un sistema que entiende también el crecimiento económico desde el interior, a partir del protagonismo de los recolectores  que trabajan laboriosamente. Y vemos por suerte cada vez más aliados comprometidos en una nueva  realidad.

El reciente alcalde electo Chokwe Lumumba de la ciudad de Jackson (Mississippi) pretende crear cooperativas en propiedad de los trabajadores y  empresas verdes a pequeña escala  para invertir en capacitación e infraestructura. O en la reserva de Pine Ridge el empresario indígena Mark Tilsen ha iniciado el proceso para devolver la propiedad de su compañía de alimentos locales a los trabajadores “el objetivo de nuestra empresa es la creación de riqueza y el autoabastecimiento en la reserva Pine Ridge, por lo que queremos que nuestros empleados posean la riqueza que están creando”.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Fuente: Yes Magazine 

Leer más:
 La idea de “propiedad común” 
Una economía al servicio del ser humano 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>