Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Inmigrantes para salir de la crisis


Cada vez son más la ciudades de los Estados Unidos que dan facilidades a los inmigrantes para que se asienten en sus comunidades y sirven de pretexto para superar la crisis económica.

Son varias la iniciativas de este tipo que se han dado en el país, principalmente en el Medio Oeste. Chicago, Detroit, Cleveland o Dayton son algunas de ellas.

Principalmente, son ciudades que se han visto golpeadas por la crisis de la industria manufacturera. Detroit -sede de General Motor- es el paradigma de la desolación. Hace unos meses, las autoridades de la ciudad declararon que estaban en bancarrota y las cotas de desempleo alcanzan un inaudito 17%. Pero, a grandes necesidades, grandes ideas.

Y así, para recuperarse de la crisis industrial, son varias las ciudades que han tomado medidas para ser “un imán para los inmigrantes”, tal y como señala The New York Times.

El rotativo, para ilustrar esta tendencia, desglosa las medidas que ha llevado cabo la ciudad de Dayton (Ohio). Recientemente, 400 familias turcas se han asentado en esta ciudad con efectos inmediatos como la renovación urbana de la misma.

Estas ciudades han intentando llamar la atención de los inmigrantes mediante la atracción de “inmigrantes emprendedores y trabajadores más o menos calificados”, según relata el mismo rotativo.

De hecho, en Junio pasado, las autoridades de estas ciudades se reunieron en Detroit para iniciar un proyecto en red entre todas.

En cuanto a Dayton se refiere, el impulso de estas políticas de integración se dio por parte de los inmigrantes. En 2010, el líder de los inmigrantes turcos de Dayton, Islom Shakhbandarov propuso al nuevo alcalde electo, Gary Leitzell, que ofreciera facilidades para el asentamiento del colectivo turco.

En respuesta, el alcalde manifestó que “lo peor que puede pasar es que 4.000 familias turcas vengan a Dayton y recuperen 4.000 casas, así que… ¿cómo aseguramos que sea un éxito?”.

En el caso Dayton, la solución y el secreto de la integración fueron gracias a la voluntad de sus residentes.

De hecho, la ciudad ya contaba en su comunidad con 10.000 musulmanes y colectivos de varias nacionalidades.  “Los hospitales, la policía, las bibliotecas, las agencias, propietarios de pisos… todos estaban ya relacionándose con inmigrantes, pero nadie hablaba de ello. Así que sólo tuvimos que sacarlo a la luz”, declaran las autoridades de la ciudad.

A nivel comunitario, sólo se encontró el rechazo de una organización local contraria a la inmigración.

Sin embargo, ello no impidió que en 2011, la ciudad votara por unanimidad el plan de bienvenida a los inmigrantes. 

Desde entonces, la ciudad encontró intérpretes para la administración, añadió libros en idiomas extranjeros a las librerías e tomó medidas para fomentar las clases de inglés.  Y grupos locales iniciaron cursos para enseñar a los recién llegados a abrir pequeños negocios.

A día de hoy, Shakhbandarov detalla que el colectivo turco se asentó en Dayton porque la ciudad era barata. En global, se calcula que los turcos, que con el empuje de sus negocios en la ciudad, han invertido cerca de 30 millones de dólares en la Dayton.

Estudo favorable
Estudios recientes, sugieren que el caso de Dayton no es accidental.

Un informe publicado por el economista y profesor de Duke University, Jacob Vigdor, prueba que en las últimas décadas, los inmigrantes han ayudado a preservar e incluso a crear más empleos, sin que vaya en detrimento de los empleos de los americanos.

Se calcula que por cada 1oo inmigrantes que han llegado a los EE.UU, 270 americanos llegaron después.

Carlos Betriu
Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>