Sábado 01 de Octubre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

‘Ciberterroristas’ que hacen cosas buenas


Algunos críticos y medios de comunicación los tildan de “terroristas domésticos”, “ciberterroristas” o calificativos más pomposos como “máquina de odio en Internet”. Otros, por contra, consideran que son una organización anárquica que lucha por la libertad.

Hablamos de Anonymous, la organización de hackers que posee tantos partidarios como detractores.

Estos días, Anonymous ha saltado a la palestra y con éxito, por implicarse en una una temática que no sería la reivindicación habitual que más identifica al colectivo: el caso de una violación a una menor en Maryville (Missouri – EE.UU.). Y la presión popular en la Red ha sido tal que las autoridades han reabierto el caso.

Se demuestra pues como la Red y la presión popular pueden marcar la agenda, en este caso, de la Justicia.

Los hechos acontecieron en Enero de 2012, cuando Danielle Coleman -por aquel entonces con 14 años- declaró haber sido víctima de una violación, durante una fiesta, por parte de un chico -también menor e hijo de un prominente político republicano local- que es jugador de fútbol americano del colegio. A su vez, una amiga de Danielle -también menor de edad- declaró haber sufrido el mismo tipo de abusos por parte de otro jugador de la plantilla la misma noche.

El caso llegó a manos de la justicia el verano pasado pero dictaminó la inocencia de los jóvenes inculpados. Desde entonces, la familia de Coleman dice haber sufrido un calvario. Prueba de ello, son la tentativas de suicidio de la chica, el bullying que ha sufrido en la escuela, el incendio en extrañas circunstancias de la casa de la familia en Maryville y toda una serie de contrariedades que han obligado a la familia a cambiar de ciudad de residencia.

El hecho no habría ido a mayores a no ser por la publicación de un exhaustivo informe del caso publicado por el periódico local Kansas City Star. En el documento se hace un repaso a las sombras que pesan sobre el caso. La cosa podría haberse quedado aquí, en una publicación y punto.

Sin embargo, a raíz de un tweet, este documento llegó a un perfil de Anonymous que decidió implicarse con esta polémica. 

El colectivo de hackers activó la maquinaria a través de sus perfiles en redes sociales llamando a la acción. Y, dando una vuelta de tuerca más, optaron por propagar uno de sus clásicos vídeos en los que la mítica voz en off y enmascarada llama a la acción: “exigimos a las autoridades locales una investigación inmediata (…) Si Maryville no defiende a estas jóvenes, si la policía es demasiado cobarde o corrupta para hacer su trabajo, si el sistema de justicia los ha abandonado, entonces vamos a tener que dar la cara por ellas”.

El manifiesto se cierra con el sello de identidad de Anonymous:
“Somos anónimos, somos legión, no perdonamos, no olvidamos”. (Vídeo a continuación – es un copia dado que el original fue censurado por YouTube cuando superaba las 130.000 visitas).

Así, la polémica se asentó en las redes en torno a las etiquetas #OpMaryville y #Justice4Daisy y se propagó gracias a la colaboración de los usuarios.

De tal manera, los medios de comunicación volvieron a tratar el tema y ha sido tal la repercusión que las autoridades locales, tras petición expresa del gobernador de Missouri, han optado por reabrir el caso.

Anonymous en defensa de menores
Por su lado, Gabrielle Coleman, profesora de la Universidad de McGill en Montreal, que a su vez está escribiendo un libro sobre Anonymous, es de la opinión que el colectivo de ciberactivistas se ha involucrado en temas de tal índole “recientemente” y recuerda que ya tomaron partido en un suceso similar en Steunbenville (Ohio).

En declaraciones a la CNN, la profesora considera que “como Anonymous no posee mandatos, han llevado a cabo operaciones relacionadas con distintas causas. Y si hay alguna que se convierte en trascendente, formará parte del repertorio de injusticias en las que se involucran”.

Sin embargo, Coleman añade que la participación de Anonymous en esta caso tiene una pizca de azar ya que la organización se percató de la polémica a raíz de un tweet que se dirigía a ellos y decía así: “Esto es lo que pasa cuando Anonymous no se involucra en un caso de violación”, con un enlace al artículo publicado por el Kansas City Star.

Carlos Betriu
Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>