Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Apple quiere aprender de la moda


Tecnología “Prêt-à-porter” .
La compañía Apple nos ha sorprendido con el reciente fichaje de Angela Ahrendts – hasta ahora consejera delegada de Burberry – como vicepresidenta ejecutiva de ventas al por menor y de ventas online. Este último movimiento se suma a la corriente de hibridación que experimenta el sector de la tecnología, primero su incursión en los medios de comunicación (las iniciativas de Jeff Bezos o Pierre Omidyar)  y ahora el mundo de la moda.

Pretenden así expandir el mercado al igual que Ahrendts diversificó el catálogo de Burberry.

Quizá el cliente no tarde en adquirir prendas de alta costura con el logo de la manzana más cuando no existe marca tan valiosa como el logotipo de Apple (71.700 millones de euros), cuatro veces más que Louis Vuitton (según el estudio que anualmente publica Interbrand).

Otro de los cambios previsibles es la renovación en el diseño de la compañía, un valor añadido para hacer sus productos aún más atrayentes. Por ejemplo el reto de ganar el favor del público femenino que suele ser más reticente a las tecnologías. Algo factible para quién ha sido la responsable de triplicar las ganancias en Burberry y espectacular transformación de marca caduca a paradigma del lujo digital ¿Quién sino Angela Ahrendts capaz de entender los gustos de la mujer y trasladarlos al mundo de la tecnología?

Además Apple puede presentar variables de acuerdo al posicionamiento geográfico todavía demasiado centrada en Estados Unidos. Eso sí con control y de un modo estratégico tal vez con las miras en China, un mercado que se le resiste a la compañía de la manzana.

Sobre esto la nueva vicepresidenta ejecutiva hará valer su dominio de las herramientas al dirigirse a una audiencia global. Así hizo en Burberry con la presencia en redes sociales chinas: Sina Weibo (una suerte de Twitter local) y Yoku (similar a Youtube), que le han proporcionado una gran ventaja frente a sus competidores.

Entre las cualidades que se le presumen a Ahrendts, una humildad poco usual en las altas esferas al mostrar su admiración por otros ejecutivos y reconocer a su vez ciertas carencias a la hora de los discursos. También generosidad al atribuir buena parte del éxito en Burberry al director creativo Christopher Bailey, que asumirá su cargo cuando ella se traslade a Apple. Queda claro que huye de cualquier egocentrismo.

Una sabiduría que Ahrendts deberá aplicar en buenas dosis para relevar a uno de los proyectos más importantes de Steve Jobs. Ahora las Apple Stores se visten a la moda y pisan sobre alfombra roja.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Leer más:
Silicon Valley entra en los medios de comunicación 
Una visión más positiva de lo que tenemos por delante 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>