Domingo 25 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Un cura obrero puede ser Obispo de Buenos Aires


Gustavo Carrara -gustavo-carrara-bergoglio

De cura obrero a Obispo de Buenos Aires.
El Papa Francisco ya tiene la decisión sobre quién será el nuevo obispo de Buenos Aires, un cargo eclesiástico que está vacante desde antes de su mudanza de la capital argentina al Vaticano.

Se va a inclinar finalmente por un cura villero, esos sacerdotes consagrados al trabajo social, que viven y predican en la llamada ‘villa miseria’, donde se hacina gente pobre que, muchas veces, busca alivio en la religión.

Según informó este viernes el diario ‘Muy’, el candidato es Gustavo Carrara, 40 años de edad y con 13 de sacerdocio, que ahora es párroco de la iglesia Santa María Madre del Pueblo, en la ‘villa miseria’ denominada ‘1.11.14’, del barrio porteño Bajo Flores. Un vecindario marginal en el que, además de residir trabajadores, anidan bandas de narcotraficantes que comercializan ‘paco’, la droga fabricada con los desechos de la cocaína.

“¡Cómo quisiera ver una Iglesia pobre y para los pobres!”, proclamó el Sumo Pontífice a poco de llegar al Vaticano. Y el padre Carrara parece habérselo tomado al pie de la letra pues se apaña viviendo en un precario cuartucho, dormitorio y despacho a la vez, junto a la parroquia.

Allí recibe a los fieles que necesitan contar a alguien sus pesares y a muchos drogadictos que lo consultan pidiendo ayuda. De barba y gafas, que le dan un aire intelectual, le gusta leer a Fiódor Dostoievski.

Y anda todo el poblado ejercitando otra de las enseñanzas de su superior: “Quiero que la iglesia salga a la calle, si no sale se convierte en una ONG y eso no puede ser”.

La relación entre ambos se remonta a varios años atrás. Cuando Jorge Bergoglio era cardenal primado de Argentina solía condenar las drogas, la trata sexual de mujeres y el trabajo esclavo. En Pascua visitaba la villa ‘1.11.14’ y juntos oficiaban la ceremonia de lavado de los pies a los feligreses, igual que Jesucristo hizo con los apóstoles según la Biblia. Carrara, además, se desempeña como Vicario Episcopal de las villas.

El trabajo con la gente
“Gustavo tiene todo para desempeñarse como obispo y conducir la Iglesia. Es una persona muy comprometida con la tarea, trabajadora y querida por la comunidad”, declaró el padre Toto, cura de la parroquia Caacupé, en la villa miseria porteña ’31’.

Aunque el run run de su ascenso a obispo de Buenos Aires ya es muy fuerte, el padre Gustavo mantiene la calma y no se lo cree demasiado. “Soy feliz con mi labor en el barrio, lo mío es el trabajo con la gente y a eso me voy a dedicar siempre”, aseguró al periódico. Y pidió tiempo para “respetar los procedimientos de la Iglesia en estos casos”.

Se va a inclinar finalmente por un cura villero, esos sacerdotes consagrados al trabajo social, que viven y predican en la llamada ‘villa miseria’

El largometraje se inspira en la represión por motivos políticos que han sufrido los religiosos comprometidos socialmente. De hecho, dos obispos, Gabriel Angelelli y Carlos Ponce de León, más decenas de curas y monjas fueron asesinados durante el gobierno de Isabel Perón (1974-1976) y la dictadura cívico-militar (1976-1983).

Juan Ignacio Irigaray
Fuente: El Mundo

Leer más:
El Papa Francisco lanza una ofensiva para evitar la intervención militar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>