Martes 27 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Judíos y musulmanes por la paz


La palabra contra el kaláshnikov.
Cuando se quiere, se puede”. Este lema ha guiado, y sigue guiando, la larga y fecunda vida del escritor francés de origen polaco Marek Halter. Profesor, pintor, editor, este “judío del gueto de Varsovia” -como él mismo se define- ha estado en todos los combates en favor de la paz, particularmente en Oriente Medio, y por el diálogo entre religiones, así como en la lucha contra el racismo y el antisemitismo.

Cofundador de Acción contra el Hambre y de SOS Racisme, a sus 77 años la causa que concentra hoy sus energías es la aproximación entre judíos, cristianos y musulmanes. Y en esta causa ha encontrado a un cómplice fundamental en el imán de Drancy (extrarradio de París), Hassen Chalghoumi, un hombre moderado empeñado contra viento y marea en construir puentes y en desmentir la imagen que asocia al islam con el extremismo y el terrorismo.

Halter y Chalghoumi están detrás de una iniciativa inédita. Ambos, acompañados por otros ocho imanes de Francia, viajan hoy a Roma para ser recibidos en audiencia pública por el Papa en la plaza de San Pedro.

Los religiosos musulmanes, miembros de la Confederación de Imanes de Francia (CIF) -una organización que agrupa a imanes independientes-, quieren pedir al papa Francisco que aborde, a través de la convocatoria de una conferencia internacional, la reconciliación entre cristianos y musulmanes. “Para nosotros, la visita es muy importante -dice el imán de Drancy-. Frente a lo que sucede en Pakistán o en Kenia, nuestra presencia junto al Papa ofrecerá una imagen de esperanza”.

La delegación, limitada a diez personas por falta de más medios -el viaje lo realizarán en el avión privado del productor de cine tunecino Tarak Ben Ammar, amigo de Halter-, será recibida después en la embajada de Francia ante la Santa Sede y, a su regreso a París, se reunirá con el ministro del Interior, Manuel Valls.

“Nos enfrentamos a una grave crisis moral y de valores, los extremistas crecen en un lado y en otro, es el momento de actuar, de abrir un verdadero diálogo entre cristianos y musulmanes”, prosigue Chalghoumi, con tono pausado pero determinado.

Nacido en Túnez hace 41 años, el imán de Drancy, apóstol del diálogo también con los judíos, se ha convertido en la bestia negra de los integristas, que le acosan y le profieren amenazas de muerte constantes. Víctima reciente de una agresión en Túnez -antes había sido ya agredido en Francia-, vive con protección policial, pero nada de eso le arredra. “Los extremistas son una minoría”, sostiene, determinado a demostrar que el islam es “tolerancia, respeto y amor”.

La visita al Papa no es la primera acción espectacular y a contracorriente que Marek Halter y Hassen Chalghoumi emprenden juntos. Ambos unieron por primera vez sus fuerzas en marzo del 2009, cuando organizaron una Caravana por la Paz al territorio de Gaza, después de la ofensiva y posterior retirada del ejército israelí. Con ellos viajaban un rabino y un sacerdote.

“Allí por donde pasamos fuimos bien recibidos, no tuvimos ningún problema”, relata Halter, quien añade: “Con la palabra se llega más lejos que con el kaláshnikov”.

Tres años después, en marzo del 2012, se produjo el gran shock. Un joven musulmán francés, Mohamed Merah, asesinó a siete personas en Toulouse y Montauban, entre ellas a un adulto y tres niños de corta edad en una escuela judía. Francia entera sufrió una conmoción. Y empujó de nuevo a Halter y Chalghoumi a actuar. “Nos dijimos que hacía falta una respuesta fuerte”, explica el escritor, que junto con su amigo y aliado reunió a 17 imanes franceses y realizó un viaje a Israel. Los imanes se recogieron ante las tumbas de los niños judíos asesinados en Toulouse -enterrados cerca de Jerusalén- y visitaron el Memorial de la Shoah, donde rezaron una plegaria. Un gesto de una gran carga simbólica.

El caso de Mohamed Merah, exponente de un fenómeno de radicalización que se extiende entre los jóvenes musulmanes de los extrarradios franceses, fue un aldabonazo para las conciencias. Un toque de alerta. Para Halter y Chalghoumi, la señal de que había que redoblar el diálogo para combatir la “estrategia del choque” de los fundamentalistas.

“Tenemos un grave problema en Europa, no sólo en Francia. Hay una juventud muy frágil, por razones económicas y sociales, que es presa de los extremistas fanáticos. Al Qaeda y otras organizaciones reclutan más en Europa que en otras partes. A esta generación debemos mostrarle la fuerza del diálogo y del respeto”, dice.

Mostrar, persuadir, convencer… Tarea ingente cuando se piensa, como piensa Marek Hater, que “el racismo es inherente al hombre”. “Odiar al diferente es una cosa natural. El amor al otro no es natural. Si lo fuera, ¡Cristo no hubiera tenido razón de existir!”, argumenta.

Pero con sus actos, el viejo escritor de Varsovia y el imán de Drancy tratan de demostrar lo contrario.

Lluís Uría
Fuente: La Vanguardia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>