Domingo 25 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Europa necesita un Big Bang


explosion-bing bang europeo-big-bang

Jóvenes europeos… ¡Uníos!
En las elecciones europeas del próximo año, tenemos que desenmascarar el secreto mejor guardado por nuestros políticos nacionales: que lo que consideran como sustancial y finalidad de la gobernanza moderna, la nación-Estado, se está transformando en una estructura política obsoleta.

Esto es especialmente cierto en los países europeos. Europa ha estado en crisis permanente durante los últimos años.

Una nueva generación está creciendo con un nivel de vida más bajo que el de sus padres, y la juventud europea se enfrenta a una elección: integrarse aceleradamente o ir a una deriva prolongada hacia la insignificancia.

El plan más ambicioso para enfrentarse a esta perspectiva tan peligrosa consiste en hacer que se vote en las elecciones europeas en una misma fecha en toda la Unión, y para que la elección de la Comisión Europea sea por votación popular.

Lo que más necesita Europa es un Big Bang.

Ha llegado el momento de que las raíces de un movimiento transnacional, transgeneracional y no ideológico lleve la integración europea al siguiente nivel.

Necesitamos agrupar las técnicas que se elaboraron en Tahrir, Taksim, Río y São Paulo y las lecciones de las campañas de Obama sobre financiación colectiva. Antes de constituir un partido, tenemos que buscar historias de éxito europeas para determinar lo que nuestra plataforma podría ser.

Dejemos que los finlandeses nos enseñen sobre educación, los franceses sobre sanidad, los alemanes sobre empleo flexible, los suecos sobre igualdad de género.

Por ahora, los países europeos siguen sintiéndose cómodos con sus antiguos símbolos del Viejo Mundo. Impulsamos historias enriquecedoras y bonitos monumentos, seguimos siendo envidiados por nuestra cultura, nuestra moda y nuestra gastronomía —que siguen, todas ellas, atrayendo cantidades crecientes de turistas procedentes de todo el mundo—.

Pero los símbolos de estatus del Viejo Mundo y los turistas no van a salvar a Europa. Pueden salvar a París, Berlín, Roma y Londres, y salvarán al Valle del Loira, a Baviera, a la Toscana y al Oxfordshire. En el resto de Europa, sin embargo, lejos de esas capitales y de esos paisajes históricos, la situación seguirá siendo crecientemente nefasta. El desempleo crónico, un crecimiento deprimido y la población que envejece rápidamente van a ser sus únicos atractivos.

No es que nuestros Gobiernos y parlamentarios tengan mala voluntad o no estén capacitados para este desafío. Es que, simplemente, no están conectados para poder comprender la realidad básica de la política actual.

Resulta ingenuo creer que los líderes políticos nacionales tradicionales, elegidos para legislaturas de cuatro o cinco años por los ciudadanos de un determinado territorio soberano vayan a solucionar satisfactoriamente temas como la escasez de recursos, la deforestación, el desempleo crónico, el calentamiento global o el agotamiento de la pesca, que son temas intrínsecamente globales y cuya resolución necesitará inevitablemente décadas.

Las soluciones para esos problemas actuales tienen que ser transnacionales, o no serán nunca soluciones reales.

Continuemos echando raíces por todos los medios para nuestros equipos nacionales de fútbol y de rugby, pero no sigamos dejándonos engañar por nuestros líderes nacionales con su delirio de grandeza de que en política la nación-Estado sigue siendo el vehículo apropiado para nuestros tiempos.

En su lugar debemos dar la bienvenida a lo que muchos de nosotros sentimos: que estamos en el amanecer de una era posnacional en la que los europeos pasaremos de ser los rezagados a ser los líderes.

Si no lo hacemos, Europa corre el riesgo de caer en la ridiculez de Estados Unidos: un lugar con los mejores hospitales, y millones de personas sin un seguro médico adecuado, con tecnologías de las más avanzadas del mundo, pero con muchas personas que no pueden acceder a las mismas, con universidades de primer nivel mundial, pero con generaciones frenadas por la falta de visión mundial de su país.

Tenemos que ser conscientes de lo que ya se ha dado cuenta el resto del mundo: que existe la posibilidad de ser europeo a nivel global.

Irónicamente, somos los últimos que todavía seguimos dudando de nuestro proyecto político. Nos quejamos de que Europa es solamente una abstracción para sus ciudadanos, pero todavía no hemos desarrollado las leyes para crear un pasaporte europeo que se merezca ese nombre, ni el marco que sirva para que todos los europeos hagan suyo el proyecto de la UE.

Un viejo proverbio judío dice: “Cuando te enfrentes a dos alternativas elige la tercera”.

No se trata de sustituir la gerontocracia de Europa por una dictadura de los jóvenes. Es un movimiento que deben llevar adelante todos aquellos, que independientemente de su edad, están de acuerdo en que debe producirse un importante desplazamiento intergeneracional del poder.

Necesitamos que los jóvenes y los menos jóvenes trabajen juntos, de una manera nueva, para reducir la deuda que estamos acumulando y que se va a dejar para que la paguen nuestros hijos.

Los europeos más jóvenes han nacido en la austeridad y están, por tanto, mejor equipados en muchos aspectos que sus mayores para empezar a reducir esa deuda. Han crecido con los recortes en los presupuestos y son nativos digitales. A diferencia de nuestros líderes actuales, están bien adaptados hacia un camino de cambio cada vez más rápido. Su instinto es emplear los métodos más innovadores y más eficaces en costes para alcanzar sus objetivos.

En democracia, la política ha consistido siempre en un equilibrio entre lo que el pueblo espera y lo que funciona realmente. Pero en Europa, se ha tratado demasiado de lo que le gustaría a cada nación que fuera el mundo, y demasiado poco sobre aquello que produce resultados tangibles.

En lugar de litigar sobre cuáles son las políticas preferibles, necesitamos un esfuerzo paneuropeo para determinar las mejores prácticas europeas en cada sector y adoptarlas en todo el continente. ¿Qué es lo que cada país sabe hacer mejor? ¿Qué modelos de éxito son imitables a escala? ¿Cómo se pueden potenciar la combinación de experiencia, recursos y soluciones probadas de todas las naciones europeas?

Las elecciones europeas de 2014 no van a cambiar Europa. Europa únicamente va a cambiar cuando unos candidatos políticos con mentalidad europea en las elecciones para los Gobiernos de sus países estén de acuerdo en delegar el poder a unas instituciones verdaderamente europeas.

Debemos hacer saber a nuestros políticos nacionales que ya no nos creemos sus engaños nacionalistas, que no compartimos su temor por caer en la insignificancia si otorgamos a las instituciones europeas, como la Comisión y el Parlamento Europeos, el lugar y poder que se merecen.

La elección consiste entre aprovechar el poder y los ricos recursos de toda la red europea o dejar que el camino de la globalización deje atrás a las naciones que componen Europa.

Debemos dejar de dudar de Europa y empezar a actuar como europeos. Y el primer paso consiste en empezar a votar, no como ciudadanos franceses, alemanes o griegos, sino como ciudadanos europeos.

Daniel Cohn-Bendit y Felix Marquardt
Cofundadores del movimiento Europeans Now.

Este artículo está basado en una columna publicada en The New York Times y adaptada para www.EuropeansNow.eu
Fuente: El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>