Miercoles 28 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Nueva teoría en la consecución del éxito


exito-esfuerzo-conseguir exito-resultados-success

Éxito = Habilidad x Esfuerzo
A menudo el éxito se percibe en la cúspide de un todo, el resultado extraordinario fruto de una genética, talentos y pasiones innatas. Como si  aquellas personas exitosas fueran provistas de dones casi divinos. Nada más lejos de la realidad.

Los investigadores desmitifican este prejuicio y abogan por el trabajo duro y motivación, éstas sí herramientas indispensables en la consecución del éxito.

La célebre psicóloga Angela Duckworth ha desarrollado una teoría sobre el éxito en la que literalmente  el  “Grit” – traducido al castellano como algo similar a las agallas o  fuerza molar – es la fuerza que genera el éxito.

Así  Duckworth entiende el logro a partir de conjugar habilidad y esfuerzo (Éxito  =Habilidad x Esfuerzo), en lugar de contemplar la inteligencia o talento innato.

De acuerdo a su teoría los grandes esfuerzos pueden equilibrar una modesta habilidad o viceversa, ahora bien el esfuerzo nunca puede ser  cero.

En esta línea el psicólogo y autor de varios  estudios K. Anders Ericsson ha demostrado que incluso al tener ventajas físicas necesitamos del esfuerzo, por ejemplo los atletas pueden disponer de un corazón más grande o fibras musculares de contracción rápida. También aptitudes como un oído privilegiado en el caso de los músicos derivan más de la formación que talento innato.

Podríamos decir que lo que Duckworth denomina “Grit” reúne una serie de factores.

1.       Práctica deliberada de una habilidad: así ocurre en los deportistas de élite o músicos profesionales. Horas y horas de práctica específica hasta alcanzar los objetivos fijados, depurar la técnica y perfeccionar su ejecución. Desde luego que no es un trabajo placentero ya que requiere de soledad y concentración.

 Se trata de un análisis introspectivo en el que se perfilan detalles dentro de un nivel de excelencia.

 2.      Persistencia en el tiempo: queda claro que cualquiera que corra media hora en el fin de semana puede encontrase mejor, pero no convertirse en un corredor de élite. Al respecto K. Anders Ericsson afirma que  “Los representantes de la élite en muchos dominios se encuentran practicando, en un promedio, la misma cantidad de horas todos los días incluyendo los fines de semana”.

Se cree que para ser un verdadero maestro en algo se necesita el trabajo de al menos 10 años o 10.000 horas. Tampoco están exentos los niños prodigio. Igual de importante el descanso estratégico para reponer fuerzas y pleno rendimiento.

 3.       Luchar contra la adversidad en el camino hacia el éxito: después de toda la exigencia a buen seguro que el ánimo puede decaer en muchos momentos. Entonces hay que saber gestionar las emociones y consolidar nuestra confianza.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Fuente: Greater Good

Leer más:
Emprender para llegar al éxito
Cuando los sueños se hacen realidad     
El éxito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>