Sábado 01 de Octubre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Las dos caras de un mismo mundo. Editorial de Jorge Dobner


JD RETRATOVivimos en un mundo lleno de contrastes donde lo diferente o singular representa la riqueza de nuestra biodiversidad. Las diferencias nos unen ya lo  dijo una vez quien fue presidente de Estados Unidos, John F.Kennedy “Si no podemos poner fin a nuestras diferencias, contribuyamos a que el mundo sea un lugar apto para ellas”. Sin embargo al otro lado de la balanza adquieren una connotación negativa cuando hablamos de injusticias.

Recientemente se ha desvelado el gasto mundial anual de 1,8 billones de dólares en guerras o preparación de conflictos.

Estados Unidos encabeza la lista con 682.000 millones de dólares (el 39% del gasto mundial), le siguen China (166.000 millones), Rusia (90.700 millones), Reino Unido (60.800 millones), Japón (59.300 millones)…

Cifras pornográficas aún más si cabe al conocer que 870 millones de personas pasan hambre y 44 mil millones de dólares son suficientes para erradicar el hambre, según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura).

Pero el hambre es la punta del iceberg – quizá la secuela más extrema – de un problema trasversal  llamado pobreza: reducción de la esperanza de vida, analfabetismo, asistencia sanitaria o falta de acceso a agua potable, sus daños colaterales. Mientras tanto 500 millones tienen problemas de obesidad.

De facto  se señala la hambruna como un problema solucionable, no es cuestión de cantidad sino de distribución y que en última instancia deriva del poder político. En torno a la concentración de los alimentos existen auténticas oligarquías que controlan el 85% del comercio alimentario del mundo. Multinacionales como Cargill controlaron el año pasado el 26% de todo el comercio de trigo, incluido el transporte, almacenamiento y la comercialización.

De otro lado lo acontecido en Siria con una guerra civil que por el momento ha dejado 90.000 fallecidos y el ataque por armas químicas bajo la ley del todo vale  ¿Cuál es el valor de una vida? Como bien dice Jean Ziegler, vicepresidente del Comité Asesor del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas “Un niño es un valor absoluto”.

Sobre los datos antes citados sorprende la reacción de Estados Unidos, en palabras del secretario de Estado John Kerry califica  el uso de armas químicas como una “obscenidad moral que va mucho más allá de lo que implica el conflicto sirio” y un “no debería quedar impune” parece aún la sombra alargada de la herencia Bush.

Por suerte en este abanico de colores existen razones para la esperanza, la cara B de un mundo más amable.

Ejemplo de ello, la India prevé una ley de seguridad alimentaria  que abastecerá a 800 millones de pobres al recibir granos a precios más bajos. Asimismo un cambio en la distribución de prestaciones públicas en favor de las personas necesitadas. Un total de 58.000 millones de dólares en efectivo a las cuentas bancarias de unos 90 millones de hogares. Dicha estrategia elimina intermediarios y permite la gestión directa de las familias en función de sus necesidades.

En esta línea  el  programa de Brasil otorga 30 dólares al mes a 12 millones de hogares de bajos ingresos bajo la condición de demostrar que sus hijos mantienen un nivel de asistencia escolar de 85% y reciben revisiones médicas y vacunas.

Cada vez más hay una nueva creatividad financiera más saludable y que está al servicio de la pobreza: microseguros como un aval para emprender proyectos,  el pago por rendimiento que obliga a los gobiernos a ser efectivos con las donaciones o bonos de impacto social destinados a proyectos específicos.

No todo está perdido, basta con leer el prólogo del informe de Naciones Unidas  donde Ban Ki-moon expone: “La meta de reducir la pobreza extrema a la mitad se ha logrado cinco anos antes del plazo fijado de 2015, y asimismo la de reducir a la mitad el porcentaje de personas que carecen de un acceso confiable a fuentes de agua potable mejoradas.

Las condiciones en las que viven más de 200 millones de personas en los tugurios han mejorado, lo cual es el doble de la meta marcada para 2020”.

Se podría hacer mucho más, pero algo se está haciendo.
Apostemos pues por el futuro.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

En Positivo no se identifica necesariamente con las opiniones publicadas que reflejan el pensamiento del columnista excepto, cuando los editoriales o artículos son firmados por la propia redacción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>