Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Una historia de sobrevivencia


san-francisco-accidente aereo

A pesar de la magnitud del accidente donde el avión Asiana 777 quedo casi destrozado, el choque se ha convertido en una historia de sobrevivencia en vez de una tragedia, ya que el avión llevaba 307 personas y solo murieron 2.

Las experiencias pasadas, el avance en diseño y selección de materiales y el entrenamiento de la tripulación, han incrementado las posibilidades de sobrevivir un accidente aéreo.

Hay cuatro cambios en la industria fundamentales que han hecho que el número de bajas en este accidente, haya sido mucho menor a lo esperado, asegura Robert Mann, un consultor en aviación de Port Washington, N.Y.

Los asientos del avión. Los asientos de los aviones actuales están diseñados para soportar 16 veces la fuerza de gravedad, las conexiones de los asientos del avión están muy reforzadas al piso con el objetivo de no separarse. Los expertos en accidentes piensan analizar el desempeño de los asientos del Asiana 777, para generar datos que puedan ayudar a mejorar el diseño futuro de los asientos y hacerlos aún más seguros.

La resistencia al fuego. Los plásticos y telas utilizados en los aviones son especialmente diseñados para retrasar la propagación de las llamas, además de que evitan que se produzcan gases tóxicos nocivos para la salud cuando se queman, estos gases resultan bastante más peligroso que el mismo fuego en un accidente aéreo.

Evacuación. Tal vez el más importante, ya que los aviones se deben evacuar en tan solo 90 segundos, capacidad que se enseña rigurosamente al personal aéreo durante su entrenamiento. Este tiempo representa la ventana de oportunidad para escapar del fuego antes de que envuelva la cabina. En este caso, la mayoría de los pasajeros del Asiana estaba fuera del avión antes de que el fuego consumiera parte del fuselaje.

Investigación y análisis. Cada accidente es usado por la industria aérea como una oportunidad para aprendizaje. Estados Unidos posee una infraestructura de investigación envidiable en este sector, e incluso han experimentado con simulaciones de accidentes para obtener datos y así mejorar los diseños y elección de materiales.

Todas las aplicaciones mencionadas anteriormente fueron el resultado de investigaciones pasadas de una industria que apunta a tener un record de 100% en cuanto a seguridad de vuelo.

En momentos como éste, es cuando se ve materializada la inversión asignada la investigación y desarrollo que se aplica en esta industria, a diferencia de las muchas empresas y gobiernos, que la consideran como un gasto no prioritario.

Carlos Burgos

Redacción

Fuente: Bloomberg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>