Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Los humanos podremos reparar nuestros órganos y tejidos con piezas artificiales


orejas-cartilagos-cartigalos artificiales-orejas

 

Mercedes Balcells, cofundadora de la empresa Regenear, me recibe en un laboratorio del MIT, rodeada de probetas, tubos de ensayo, botellas de líquido con distintivos de peligro… toda una amalgama de productos que dan a entender que aquí hay que ir con cuidado, especialmente los forasteros como yo.

Entre estas paredes se aporta, día tras día, un granito de arena para que en el futuro los humanos podamos reparar nuestros órganos y tejidos con piezas artificiales que salen del laboratorio. Al principio, entra uno pensando que esto es ciencia ficción pero, al salir, ves que sencillamente es ciencia.

Balcells-Mercedes Balcells-IQS-Regenear

¿Qué comercializa Regenear?

Queremos comercializar cartílago facial regenerado. Es el componente más importante de orejas, narices y mentones.

¿O sea que Van Gogh podría tener una oreja de Regenear?

Sí, ni más ni menos.

¿Cuando se creó la empresa? ¿Y cómo surgió la idea?

En 2010. Fue por tres factores. El primero es que yo trabajo desde hace 20 años en el campo de la ingeniería de tejidos. El segundo factor es porque mi mejor amiga y compañera de la carrera, Àgata Gelabertó, es experta en innovación y en desarrollo de nuevos negocios y conoce bien el mundo industrial. Y el tercero es porque tiene una hija, Andrea, que a su vez es mi ahijada que nació sin oreja. Tiene microtia. Significa oreja pequeña y es un defecto genético que afecta a la oreja;. Andrea sólo tiene el lóbulo inferior de la oreja.

¿Ella se ha operado?

Todavía no.

¿En qué fase está Regenear? ¿Habéis empezado a operar?

No. Estamos investigando para poder implantar orejas en los próximos años.

¿Qué falta para poder implantar, por ejemplo, una oreja artificial en humanos?

Muchas pruebas. Hay que probarlo en animales y hace falta un permiso de la Agencia de Regulación (la EMA en Europa y la FDA en EEUU) para dar paso a las pruebas en humanos. Es un proceso largo pero es necesario para evitar casos como el de la Talidomida.

¿Cuándo calculáis tener la primera oreja implantada en humanos?

En 2016, esperamos hacer las primeras pruebas en pacientes. Y, en 2020, esperamos tener la aprobación para comercializar. Para llegar a la fase de operaciones, antes, necesitamos una inversión de 5,3 millones de dólares en cuatro años.

¿Ahora estáis experimentando en animales pequeños?

Sí, con conejos. Les implantemos una oreja en la parte de atrás para que no se la muerdan. La oreja tiene una forma humana con el famoso ‘Vacanti mouse’.

¿¿¿Cómo???

(Risas). Hay un Vacanti médico, con el que colaboramos para desarrollar nuestros productos, y un Vacanti ratón. Este último es un ratón immunodeprimido y, por tanto, sin cabello ni pelo que se popularizó a través de una fotografías en que se le veía con una oreja artificial implantada en la espalda. (Me enseña unas imágenes).

Un poco duro y ciencia ficción… ¿Dónde están los límites de la regeneración de tejidos?

No hay límite. Llegaremos a tener órganos de reemplazo como tenemos una rueda de recambio para el coche. Empezaremos con los órganos más sencillos, los externos, no vitales para luego ir a más.

Volvamos al cartílago artificial. ¿De qué está hecho y como se genera?

Es un polímero biodegradable que actúa como el andamio que se monta para construir un edificio. Se le añaden las células del propio paciente que irán generando la fibra y la matriz del órgano. Posteriormente, se degrada el polímero.

Parece magia. ¿Y no necesita riego sanguíneo para funcionar?

Sí, cualquier tejido necesita una red capilar que lo alimente de nutrientes y oxígeno para funcionar. Hay órganos muy irrigados, como el hígado, y otros que menos, como el cartílago. Nuestro cartílago será inmaduro y permitirá la vascularización en él.

¿Una mismo patrón de oreja servirá para todos los pacientes?

No, no… Cuando recibamos la petición por parte de un médico, le enviaremos un dispositivo para extraer una biopsia a partir de la cual haremos el cartílago específico en nuestro laboratorio. Regenear no tendrá quirófanos. Hemos nacido con una estrecha colaboración con Sant Joan de Déu, EE.UU, Harvard, MIT… Trabajamos con los médicos desde el día uno para la mejora de nuestro producto.

¿Son muchos los afectados de microtia?

Depende de la raza.. La microtia afecta a 1 de cada 10.000 en raza blanca. Pero, en cambio, para indios americanos o para la raza hispana alcanza a 1 de cada 4.000 o 6.000.

Y también trabajáis con el cartílago para nariz. ¿Verdad?

Sí, pero en este sentido es por motivos meramente estéticos. En Asia en los últimos años se han multiplicado exponencialmente las rinoplastias porque las asiáticas quieren tener una nariz respingona y necesitan cartílago.

¿Y como os dais a conocer?

Estamos intentando que la gente nos conozca. El próximo 6 de Julio, hemos organizado el primer Encuentro de Familias con Microtia, en el Hospital Sant Joan de Déu (Barcelona), para informar a los padres de niños con microtia sobre las alternativas que existen y para hacer piña entre ellos. Vendrán 65 familias españolas (130 adultos y 70 niños) para asistir a jornadas con cirujanos plásticos, otorrinos y psicólogos. Queríamos organizarlo en CosmoCaixa pero literalmente hemos muerto de éxito y lo haremos en Sant Joan de Déu. Por otro lado, económicamente, nos hemos creado como Sociedad Limitada para que los inversores puedan recuperar su capital. Pero, por encima de todo, si no llegamos a la cifra de 5,3 millones, no podremos cumplir con nuestros plazos.

¿Como funcionáis? ¿Qué capital tenéis?

Hemos recibido premios -BioEmprendedor de “la Caixa” o de Caixa Manresa…- que nos han ayudado. Además, Acc10 nos concedió un crédito que nos ha permitido seguir adelante con la investigación en Harvard a cargo del doctor Vacanti que es considerado el padre de la ingeniería de tejidos. Sin embargo, los costes son muy elevados. Para las pruebas en animales, en caso de experimentar en cerdos, es tan caro como mantener un paciente en una cama de hospital. Y, por los motivos comentados, nos mueve principalmente la implantación de orejas pero eso es sólo el 20% del negocio. Sabemos que con una Marató de TV3 esto se levanta pero al ser una patología con tan pocos casos es el más difícil todavía.

¿Hasta ahora cómo se cura una microtia?

A día de hoy, la microtia tiene solución pero implica una serie de operaciones que pueden resultar molestas para el paciente, considerando que suelen ser niños de unos 8 o 10 años. Las opciones pasan por fijar con una guía metálica una prótesis de silicona con forma de oreja o la extracción de cartílago de costilla al cual el cirujano da forma para crear una oreja a medida del paciente.

 

cartilagos artificiales-Regenear

Cambiando radicalmente de tema… ¿Cómo llegaste a este punto: a EE.UU., a experimentar con tejios, Regenear?

Me licencié en Química por el IQS (Institut Químic de Sarrià, Barcelona) y pedí una beca de “la Caixa” para ir a Alemania y hacer mi tesis sobre biomateriales para usar como implantes. Posteriormente, llegué como postdoc con una beca americana y estuve aquí del 1999 a 2003. Ese año, acepté una oferta que me permitía ser investigadora del MIT y profesora del IQS a la vez y me convertí en ‘embajadora de MIT’ en España. Desde entonces, cada 6 o 7 semanas estoy en Barcelona.

¿Conociendo España y EE.UU., crees que los EE.UU. tienen mejores científicos?

Hay gente brillante y apasionada en los dos lados. No hay diferencia alguna. Quizás los españoles, no tanto en los más jóvenes, tiene barreras culturales como el idioma, no se lo creen tanto, no se venden tan bien… Pero, en mi caso, he tenido 80 estudiantes del IQS y han hecho investigación igual de brillante que los de aquí.

¿Aquí lo tienen más fácil los americanos?

Hay mucha diferencia con el entorno. Por ejemplo, al igual que La Vanguardia habla de Messi cada día, aquí (Boston) salen científicos en portada.

No es sólo soporte moral de “Bravo, que bien que lo has hecho”. Es también por parte de los gobiernos y la sociedad en general (filántropos, fundaciones, empresas) que contribuyen económicamente. Esto hace que Boston sea un cluster donde tienes Harvard, MIT, Boston University, empresas de biotecnología… Se atrae el talento y si cruzas este pasillo, tienes 200 personas interesadas en lo que haces.

¿Qué consejos darías a los científicos jóvenes?

Que usen todas las tecnologías: Facebook, Linkedin… y toda su imaginación para estar conectados con el mundo y que no se desanimen para nada.

Carlos Betriu
Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>