Domingo 25 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Todavía hay suficientes herramientas para seguir confiando. Editorial de Jorge Dobner


Con una mezcla de estupor e indignación nuestra sociedad contempla la oleada de casos de corrupción en diversos puntos del planeta. Portadas de periódicos, sucesión de noticias en los telediarios, largas horas de tertulia…la actual decadencia del escenario político en varios países monopoliza el discurso de los medios.

A pesar de esta evidente contaminación no podemos obviar la importante labor de los medios de comunicación como agentes sociales, no en vano han sido decisivos al destapar el entramado del caso Bárcenas en España.

Pues aún con toda presión,  la democracia manifiesta una vez más que cuenta con suficientes herramientas para seguir confiando.

Muestra de ello es la eficaz investigación llevada a cabo en España por la Unidad central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) o la determinación del juez Pablo Ruz y fiscal Antonio Romeral para llegar “hasta el final” de los hechos. El propio Pablo Ruz ha solicitado a las autoridades suizas que mantengan el bloqueo de las cuentas del extesorero del PP y responsables de la red Francisco Correa y Pablo Crespo. Sin olvidar la reciente instrucción del juez Josep Maria Pijoan que declara culpable a Convergència Democrática de Catalunya en el caso Palau.

También ejemplo de salud democrática es la movilización de la ciudadanía, el poder del pueblo que exige más transparencia y participa de forma activa.

Tal es el caso de cientos de ciudadanos que se han unido a la plataforma Cuentas Claras para auditar públicamente las cuentas del PP o las reivindicaciones de los colectivos del 15-M que piden la dimisión del Gobierno español en frente de su sede de la calle Génova en Madrid.

Casi 40 después de la dimisión del entonces presidente de Estados Unidos Richard Nixon a raíz del escándalo Watergate se advierten ciertos paralelismos en el proceder.

Nixon negó la mayor y arrasó con mayoría absoluta en las elecciones del noviembre de 1972. Después del escándalo se modificaron ciertos aspectos del sistema, así la Comisión Federal Electoral estadounidense confinó el tema de la financiación de los partidos políticos a fondos públicos y a grupos externos (PACs) en la campaña electoral. El objetivo: impedir las donaciones ocultas.

En la actualidad partidos políticos y organizaciones de campaña publican periódicamente el móntate recibido. Un espejo en el que mirarse aún con margen de mejora en cuanto a transparencia.

De otro lado el referente de personas como la joven Malala, quien en un ejercicio de concienciación social ha pedido ante la ONU “Tomemos los libros y las plumas porque son nuestras armas más poderosas.

Un libro y una pluma pueden cambiar el mundo”. Y cómo no el sentido homenaje a Nelson Mandela que en una situación tan delicada ha cumplido 95 años.

A lo largo de la historia se han sucedido distintos modelos de conducta, buenos o malos siempre albergan enseñanzas. Tal y como señala Malala es necesaria una “educación para todos” que es inherente a la democracia. Algo tan remoto que ya lo apuntó Jean-Jacques Rousseau en el Contrato Social. Tal vez así podamos construir una sociedad más honesta y positiva.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

En Positivo no se identifica necesariamente con las opiniones publicadas que reflejan el pensamiento del columnista excepto, cuando los editoriales o artículos son firmados por la propia redacción.

1 comentario

  1. Guillermo Responder

    Es claro y preciso el comentario del Editor. Me gustaría que todos los espejos además de reflejar sean transparentes. La niebla política y el humo para desviar la atención no permiten visualizar la honestidad,la ética y la moral de nuetra población. Dios se apiade.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>