Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

La ciudadanía pide cuentas claras en España


Rajoy go home-PP español, corrupcion en españa-Anonymous-cuentas claras

La ciudadanía audita públicamente las cuentas del PP por internet.
Cientos de voluntarios están ayudando al colectivo que está auditando las cuentas del Partido Popular correspondientes a los años 1990 hasta 2011, que fueron colgadas en internet por Anonymous, un grupo secreto de internautas contra el que el PP se ha querellado

La contabilidad del PP se está desglosando y analizando de forma colaborativa y a toda velocidad en una operación de periodismo de datos ciudadano a gran escala.

El hasthtag #lascuentasdelPP fue dos días trending topic en España después de que Anonymous colgara el lunes en internet los archivos correspondientes al período 1990-2011 y la plataforma ciudadana Cuentas Claras pidiera ayuda para analizarla.

“Todo el mundo se ha volcado en la red y nos ha contactado mucha gente, que está llevando a cabo análisis y los comparte con nosotros”, afirma un miembro de este colectivo, nacido hace menos de dos años al calor del 15M para proyectar luz sobre la opaca financiación de los partidos políticos y conseguir que se modifique la ley que la regula. “Hemos recibido unos 200 mensajes. La gente nos felicita, nos da las gracias y se ofrece para desenmascarar al PP”, afirman.

Los colectivos que luchan por la transparencia aseguran que la contabilidad de los partidos políticos debería ser pública y transparente, y más si reciben subvenciones del Estado.

En Estados Unidos, cualquiera puede saber quién ha donado cuánto dinero a qué candidato en cualquier elección, siempre que haya aportado más de 200 dólares. Con más de 51 millones de dólares, el magnate Sheldon Adelson, por ejemplo, es el mayor contribuidor en el último ciclo de campañas estadounidenses. El detalle de sus aportaciones está colgado en el portal Influence Explorer, de la Sunlight Foundation.

No es el caso en España. Durante un hangout (quedada por videoconferencia) sostenido con un grupo reducido de activistas vinculados a distintos colectivos que luchan por la transparencia, la cultura libre y la democracia participativa que están trabajando en el análisis de las cuentas del PP, todos coinciden en denunciar el secretismo y la opacidad en España. “Aquí estamos prácticamente mendingado esta información”, afirma un miembro del colectivo andaluz OpenKratio que colabora con la iniciativa. “El mayor avance en la transparencia de la democracia española será Bárcenas, gracias a él conocemos a los donantes del PP”, sostiene otro con ironía.

El Tribunal de Cuentas es en España el organismo encargado de fiscalizar a las formaciones políticas. Pero, según Cuentas Claras, los partidos ocultan desde hace años el destino de las subvenciones públicas que reciben y sus relaciones con bancos y grandes empresas. Como ejemplo, un dato: según este colectivo y citando del último informe que acaba de hacer público el Tribunal de Cuentas correspondiente al año 2008, la aportación pública del Estado a los partidos entre 2007 y 2008 se incrementó desde 280 millones de euros hasta un total de 299,5, de los cuales sólo se justificaron 236 millones, ya que no incluyen las cuentas municipales. “Faltan 63 millones de euros en subvenciones por justificar entre todos los partidos, por lo que es materialmente imposible hacer una auditoría/fiscalización en condiciones”, sostienen.

Denuncias y seguridad
Cuentas Claras decidió colgar los enlaces compartidos por Anonymous por el convencimiento de que son auténticos y porque “una vez liberados y hechos públicos ya no había marcha atrás”. “Es una mina de oro, llevábamos un año y medio esperando tener algo así”, afirman. “Solo tratamos de canalizar el análisis, aprovechando la fuerza de la red y trabajar en común para tener una visión completa de las cuentas”.

La reacción del Partido Popular a la filtración ha sido de momento denunciar al colectivo Anonymous ante el Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil por un delito de revelación de secretos. “Decían que eran un partido transparente, y ahora hablan de ‘secretos’. Lo están confirmando por la vía indirecta”, afirman.

Ante la posibilidad que el PP pueda emprender otras acciones legales, los colectivos que están analizando sus datos estudian formas seguras de procesarlos. Los datos correspondientes a los años 2010 y 2011 ya están listos para ser tratados, se están enviando a contables que se han ofrecido para analizarlos y se está preparando una herramienta colaborativa que permita pasar los datos escaneados a soportes que faciliten el análisis contable. El reto, afirman, es ahora escalar la participación a la vez que asegurar que se preserva la identidad de los que participan.

El análisis de los datos del PP ha de permitir sacar conclusiones sobre cómo ingresa y cómo gasta su dinero el partido que gobierna España y qué relaciones existen entre las donaciones y las condiciones de los préstamos bancarios que recibe -o las condonaciones de sus deudas- con sus decisiones.

Se trata, afirman los colectivos, de la contabilidad oficial en A y, probablemente, de una contabilidad interna o de la misma que el partido entregó al Tribunal de Cuentas y éste remitió al juez Pablo Ruz, que investiga el caso Gürtel. Habrá que comprobarlo viendo, por ejemplo, si los datos del 2008 coinciden con los que tiene el tribunal para ese año.

Hay una diferencia, sin embargo. Los archivos colgados en la red y analizados colectivamente contienen los datos correspondientes al período 1990-1995 que el Partido Popular no entregó al juez Ruz aduciendo que no los había conservado ya que no estaba obligado por ley. Los datos, si los que circulan en la red son auténticos como afirman los colectivos, existen. “Fueron los años preparatorios a la campaña electoral de acoso y derribo” a los socialistas, sugieren. Coinciden con la elección de José María Aznar al frente del partido (1990) y su elección al frente del Gobierno (1996).

En general, los datos son difíciles de analizar y, especialmente, los correspondientes a este periodo, con una documentación de peor calidad. Sólo los últimos tres años están en formato PDF, más accesible. Es por ello que Cuentas Claras está preparando una herramienta que permita que colectivamente se pueda pasar la información de las imágenes a texto con “el picado” manual de los datos. Distintas plataformas y programadores están liberando herramientas para facilitar el proceso.

Es el caso del código que ha compartido David Cabo, director de la Fundación Civio, que permite extraer los datos de los dos últimos años -2010 y 2011- y convertirlos a un formato estructurado y reutilizable, o la wiki (página abierta colaborativa) abierta por el periódico quincenal Diagonal para facilitar el análisis colectivo.

A la espera de llevar a cabo el análisis en profundidad, Cuentas Claras afirma que de los datos a pelo se concluye, con sorna, que el PP “vive por encima de sus posibilidades”.

Y menciona algunas cantidades incluidas en los libros contables, como que el partido gastó en 2010 una pequeña fortuna en relojes a 330 euros la pieza para Nuevas Generaciones. Una simple búsqueda durante el hangout revela, por ejemplo, que la sede de Burgos del PP de Castilla y León destinó más de 36.000 euros en 2011 a comprar lotería.

Lali Sandiumenge
Fuente: Público

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>