Martes 27 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

La cooperación y no la competición es instintiva


cooperación-especie humana-solidaridad-esfuerzo-juntos

Volver a los entornos de colaboración.
Hace un siglo, algunos industrialistas como Andrew Carnegie, pensaban que la competitividad y la desigualdad económica, se justificaban con la teoría de la evolución de Darwin. Ellos nos dejan con el legado ideológico que afirma que la economía corporativa, en donde la riqueza es acumulada por unos cuantos, produce el mejor resultado para la humanidad.

Una distorsión de sobremanera de la teoría de Darwin, que hoy en día se nos es más fácil apreciar como una falacia. Su libro de 1897, “El origen del hombre”, decía que la especie humana ha logrado su éxito debido a rasgos como la compasión y la habilidad de compartir.

“Estas comunidades”, escribió ” las cuales incluyen el mayor número de miembros simpatizantes, florecerían mejor y criarían el mayor número de descendientes”. Darwin no era economista, pero sus palabras acerca de sobrevivencia se pueden asociar más a actitudes como distribución de la riqueza y compartir que al elitismo y la jerarquía que hoy dominan el estilo de vida corporativo.

Después de 150 años la ciencia moderna ha comprobado las primeras ideas de Darwin y sus implicaciones directas en cómo hacemos negocios hoy en día en nuestra sociedad.

Nuevos estudios revisados por la investigación de Michael Tomasello, un psicólogo estadounidense y co-director del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania, ha sintetizado tres décadas de investigación para desarrollar una teoría de la evolución global de la cooperación humana. “What can we learn about sharing as a result?” (¿Qué podemos aprender acerca de compartir como resultado?).

Tomasello sostiene que hay dos pasos fundamentales que llevaron a la forma única en que los seres humanos son interdependientes. El primero se trataba de quien venía a cenar, hace dos millones de años, los homo habilis emergieron en África, al mismo tiempo una era de hielo, produjo que se desarrollaran ambientes con vastos espacios abiertos.

Este cambio climático obligó a nuestros ancestros a adaptarse a una nueva forma de vida o perecer. Debido a que carecían de recursos para cazar grandes mamíferos de la época, se tuvieron que conformar con escarbar cadáveres de animales recién muertos, utilizando utensilios de corte para obtener los trozos de carne. Nuestros ancestros tenían el hábito de llegar tarde al festín.

Sin embargo, esta nueva estrategia trajo consigo una serie de nuevos comportamientos, como coordinarse, trabajar en equipo y compartir; aprender a tolerarse y a asignar a cada quien una ración justa.

Para los simios anteriores a ellos, la caza y recolección de frutos había sido una tarea individual. Esto, originó que la cooperación fuera el comportamiento más apto para sobrevivir y las conductas que no siguieran este patrón eran reprimidas, escribe Tomasello.

El segundo paso de la teoría, conduce directamente a qué tipo de negocio y economía está más alineada con la evolución humana. Los humanos tenemos poblaciones particularmente grandes en comparación con otras especies, como los primates.

Fue la tendencia humana hacia la cooperación lo que permitió crecer en números y convertirse en sociedades tribales.

Los humanos hemos desarrollado adaptaciones sicológicas que nos permiten reconocer más rápidamente a miembros del mismo grupo, haciendo una asociación de comportamiento, tradición y lenguaje similar, al igual que una identidad cultural con una meta en común.

El resultado, según Tomasello “fue un nuevo tipo de interdependencia y mentalidad orientada hacia el grupo, que iba mucho más allá de la intención conjunta de cooperación hacia una intención colectiva a nivel de toda la sociedad”.

¿Qué significa esto para los diferentes tipos de negocio hoy en día? El ambiente laboral probablemente no esté en sincronía con nuestros raíces evolutivas y puede no ser lo mejor a largo plazo como seres humanos.

La cultura corporativa impone el mandato de arriba hacia abajo a lo largo de la organización. Pero las cooperativas -cuando un grupo de miembros posee un negocio y ponen reglas sobre como operarlo- es un modelo de administración que tiene mucha relación con nuestras raíces evolutivas y herencia de nuestra especie.

Por otra parte, la estructura de las corporaciones es una receta para el trabajador de la alienación y el descontento. Los seres humanos han desarrollado la capacidad para formar rápidamente intencionalidad colectiva que motiva a los miembros del grupo para perseguir un objetivo compartido. “Una vez que se han formado un objetivo común”, Tomasello, dice, “los seres humanos se han comprometido a ello.”

Las empresas, por ley, están obligados a maximizar los beneficios para sus inversores.

El objetivo común de los empleados de las empresas no es en beneficio de su propia comunidad, sino más bien una población distante de los financieros que no tienen ninguna conexión personal con su vida o su trabajo.

Sin embargo, como las cooperativas de propiedad de los trabajadores se centran en maximizar el valor para sus miembros, son operadas por y para la comunidad local, un objetivo mucho más coherente con nuestra herencia evolutiva.

Como Darwin llegó a la conclusión de El origen del hombre, “Los instintos sociales más persistentes conquistan a los instintos menos persistentes.”

A medida que las cooperativas, propiedad de los trabajadores, continúen ganando importancia en todo el mundo, es posible que en última instancia, seamos testigo de la caída de la “ley de competencia” de Carnegie y podamos ser capaces de volver a los entornos de colaboración que la especie humana ha considerado como su casa durante tanto tiempo.

Carlos Burgos
Redacción

Fuente: YES
Más información:

1 comentario

  1. vicente llaneza Responder

    Bravo por la reflexión contenida tras esta investigación. La Economía y la empresa que pretenda seguir viva depende de la cooperación y no de la competencia. Cada vez más tambores y trompetas lo avisan y cada vez más sordos nos queremos hacer.
    Gracias por ayudarnos a abrir los oídos.

    Adjunto un post del blog sobre la competencia en el sentido de ser competente. No sé si se verá o no.

    http://economiasaludable.wordpress.com/2013/08/19/competencia-en-la-empresa-en-los-mercados/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>