Miercoles 28 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Editorial de Jorge Dobner
Recuperar la valentía

JD RETRATOEl Mayo del 68 marcó un antes y después. Lo que un inició fue una revuelta estudiantil se convirtió en un movimiento global de protesta que aglutinaba causas diversas: reformas a nivel familiar, educativo, político, sindical y empresarial. Y aunque nació en Francia la agitación social se extendió al mundo: la Primavera de Praga en Checoslovaquia, manifestaciones contra la guerra de Vietnam, la contracultura hippie en Estados Unidos.

Pasados más de cuarenta y cinco años la historia nos resulta familiar. Precisamente ahora al igual que entonces se advierten similares patrones de comportamiento, un deseo de liberalización del sujeto y más participación en la sociedad.

A tenor de los últimos acontecimientos en Brasil los principales mentores de las protestas son universitarios o jóvenes profesores que generan el debate en las aulas. Si bien en el Mayo del 68 las corrientes de izquierda polarizaron parte del discurso ahora las reivindicaciones no se rigen por el color político.

Los ciudadanos exigen un cambio estructural que aleje la opresión del poder.

Con buen tino la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ha escuchado las peticiones del pueblo y promete un referéndum que abordará la reforma política en materia de responsabilidad fiscal, construcción democrática de la política, mejoras en atención sanitaria, transporte público y educación.

En base a estos problemas subyacen razones más profundas que la dominancia del sistema económico imperante y que ahora atienden a una crisis de civilización, tal y como manifiesta François Houtart, reconocida figura del movimiento altermundista “solamente una visión holística del mundo, restableciendo el pensamiento científico en su lugar y reconstruyendo un paradigma nuevo de la vida colectiva en el planeta, puede indicar las pistas de solución. Es lo que llamamos El Bien Común de la Humanidad.

Precisamente el profesor emérito de la Soborna, Rene Passet, quien vivió de cerca el Mayo del 68 augura una transformación del sistema “O el capitalismo inventa una nueva forma, y esa es su fuerza -su creatividad-, o desaparecerá. Pero hemos llegados a un punto en que ya no podrá ser un verdadero capitalismo.

Hace falta crear un nuevo sistema económico, con valores humanos y que respete las leyes de la naturaleza”.

Sin duda ayuda la influencia de instituciones como la iglesia católica, tradicionalmente ligada al poder. El nuevo discurso del Papa Francisco I – su biógrafo le llegó a llamar “el Che Francisco” – desvincula antiguas herencias y promueve una sociedad más justa y abierta al diálogo.

Y todo pese a que una oposición al poder implique ciertos riegos. Tal es el caso de Edward Snowden y Julian Assange que encarnan el mito moderno del David contra Goliat desvelando el oscurantismo de la política.

Y así, siguen apareciendo cada vez más síntomas de cambio. Se comienza a recuperar la valentía y rebeldía para construir democracia y crear una sociedad mejor. Al fin los ciudadanos comenzamos a ser protagonistas.

Como rezaba uno de los lemas del Mayo del 68 “Una vez abres los ojos, no los puedes volver a cerrar”.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

En Positivo no se identifica necesariamente con las opiniones publicadas que reflejan el pensamiento del columnista excepto, cuando los editoriales o artículos son firmados por la propia redacción.

1 comentario

  1. Los ciudadanos como protagonistas | Responder

    […] “… siguen apareciendo cada vez más síntomas de cambio. Se comienza a recuperar la valentía y rebeldía para construir democracia y crear una sociedad mejor. Al fin los ciudadanos comenzamos a ser protagonistas.” (Jorge Dobner) Leer+ […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>