Lunes 26 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

El cambio comienza por nosotros mismos. Editorial de Jorge Dobner


JD RETRATO La historia nos enseña que después de cada crisis, por ejemplo  la Gran Depresión de 1929 o épocas de posguerra en la 1ª y 2ª Guerra Mundial, el estado del bienestar ha salido fortalecido a través de nuevas políticas y reformas estructurales.

Sobre la conquista del bienestar queda el éxito de los países escandinavos, que integran el principio universal de ciudadanía por encima de cualquier corporativismo de izquierda y derecha.

Un modelo político-económico con alto nivel de protección social, aplaudido por su pragmatismo, transparencia y apuesta por la tecnología.

No es casual que una superpotencia emergente como China se fije en el modelo noruego.

Precisamente Noruega y Suecia demuestran que la prosperidad económica no está reñida con  el respeto al medio ambiente. Ambos países son líderes en reciclaje de residuos pues convierten  la basura de “calidad” en electricidad.

En esta línea también Islandia apuesta por la cultura sustentable. Así ciertas investigaciones esperan descomponer la energía geotérmica, el  hidrógeno del agua, y quizá pronto veamos coches y barcos alimentados por pilas de hidrógeno.

Los islandeses pueden ser el espejo a mirarse, tan sólo cinco años después de su desplome han obrado el milagro económico “Tuvimos el colapso  y creo que es bueno” y “podemos construir una sociedad nueva, un nuevo ambiente, una nueva forma de  pensar”, asegura el político conservacionista Omar Ragnarsson. Ahora gozan de una economía sostenible que impulsa el desarrollo local e innovación.

De otro lado Finlandia se convierten en referente educativo, factor clave la excelente formación del profesorado que se somete a una exigente selección.

Pese a que no son los que más invierten en educación (menos del 7% del PIB) la familia y sociedad se involucran a conciencia en el proceso educativo. Valoran las personas por su formación en vez de su situación socioeconómica.

Todos estos indicadores nos animan a cuestionar los principios inamovibles del estatus quo, las “verdades cambiadas” que nos presenta el capitalismo.

El cambio comienza por nosotros mismos, tal y como menciona David Korten  en el concepto “alejarse del rey”, luego sólo fuera del absolutismo e individualismo se derroca el poder para juntos construir una sociedad más justa.

Mientras tanto en Brasil se suceden las protestas en medio del antagonismo, el hartazgo de la corrupción política, el incremento de las tarifas del transporte y a su vez la celebración de la Copa Confederaciones.

Curiosamente una movilización sin color político ya que el 80% de los participantes no milita en ningún partido y que ya han conseguido su primera victoria.

Jorge Dobner
Editor
En Positivo

En Positivo no se identifica necesariamente con las opiniones publicadas que reflejan el pensamiento del columnista excepto, cuando los editoriales o artículos son firmados por la propia redacción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>