Viernes 30 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Siete argumentos que demuestran que Europa no está tan mal


europa-bandera europea-partenon-flag_parthenon

En Europa las cosas están bastante mejor de lo que parece.
Un artículo de la revista Foreign Policy recoge 7 argumentos para demostrar que “Europa, a pesar de la crisis, no está en tan mala situación”. La pieza redactada por Mark Leonard y Hans Kudman sostiene, en esencia, que “efectivamente Europa está en la ruina… pero las cosas están bastante mejor de lo que parece”.

Los dos autores forman parte de la cúpula del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECRF), un órgano europeo que se dedica a elaborar informes sobre la política exterior de la Unión Europea. Su tesis refuta 7 mitos sobre Europa.

1) “Europa es historia… No”.

A pesar de la situación económica, Europa todavía tiene potencial en distintas áreas. Por ejemplo, según los autores, la Unión Europea es “de largo la mayor economía única”. Además, posee el segundo mayor presupuesto en Defensa –solo por detrás de los EE.UU.- con 66.000 tropas y 57.000 diplomáticos repartidos por todo el mundo. Por el contrario, una potencia creciente como India, únicamente posee unos 600 diplomáticos.

En cuanto a PIB per cápita, la UE posee todavía una riqueza cuatro veces mayor que China, tres veces mayor que la India y cerca de nueve veces más que la India. “Si esto es decadencia, todavía supera a potencias en crecimiento”, añaden los autores.

Los articulistas reconocen que “no se puede cuestionar que EE.UU. haya sido la principal potencia de estos últimos 20 años”. Sin embargo, la UE ha sabido dar a luz a 15 nuevos estados y ha construido “economías desde los Balcanes hasta el Báltico exportando el imperio de la ley”.

Además, a diferencia de China u otros países emergentes, la UE ha encabezado iniciativas como la limitación de emisiones de carbono, el compromiso con los derechos humanos o el liderazgo en asociaciones como la Organización Mundial del Comercio o la Corte Penal Internacional.

2) “El modelo económico europeo es insostenible… simplemente porque su PIB se ha ralentizado”.

Europa, a pesar de sus 27 miembros, ha sabido desarrollar un modelo de organización intergubernamental que aúna recursos y soberanía para abordar temas tan dispares como el crimen organizado o el cambio climático. En esencia, la UE ha sabido cambiar el modo de pensar de sus miembros mediante “el trabajo en equipo”. Un hecho común que no poseen otras potencias que son sólo unidades estatales: China, India, EE.UU. o Japón…

3) “La Eurozona es un caso perdido… Sólo parcialmente”.

La Eurozona sigue siendo competitiva. De acuerdo con el Foro Mundial Económico, tres países de la Eurozona (Finlandia, Alemania y Holanda) y otros dos estados miembros de la UE (Gran Bretaña y Suecia) están entre las economías más competitivas. A diferencia de China que se posiciona en 29º lugar.

Asimismo, en cuanto a exportaciones se refiere, la Eurozona representa el 15,6% de las exportaciones mundiales. En cambio, los EE.UU. y Japón solo representan el 8,3% y el 4,6% respectivamente.

Esta buena salud se también se traslada a las grandes compañías. Airbus compite con Boeing; Volkswagen es -y será para los próximos 5 años- líder en automoción por delante de General Motors y Toyota.

En definitiva, los autores sostiene que “no se puede considerar a la Eurozona como algo insostenible, sólo porque su PIB se haya ralentizado estos últimos años”.

4) “Los europeos vienen de Venus… Difícilmente”.

En 2002, el autor americano Robert Kagan manifestó célebremente que “los americanos son de Marte y los europeos de Venus” en relación a la disparidad de criterios en política militar. Sin embargo, hay datos que confirman que ambas potencias están convergiendo en sus ideas. Por ejemplo, según una encuesta de Transatlantic Trends, 49% de los americanos sostiene que fue acertado intervenir en Libia y, a su vez, un 48% de los europeos mantiene la misma postura. Una situación similar se da en cuanto a la política a seguir en Afganistán: 68% de americanos y 75% de europeos declaran estar a favor de la retirada de tropas.

Los autores concluyen que esta misma tendencia se manifiesta también en el presupuesto destinado a Defensa, dado que ambos países están realizando severos recortes en la materia.

5) “Europa tiene un déficit democrático… No, pero tiene un problema de legitimidad”.

Es cierto que para reflotar de la crisis, Alemania ha impuesto un pacto fiscal con medidas “indefinidas” de austeridad que van más allá de los cambios de legislatura en los países miembros. Sin duda, estas medidas impopulares han motivado el éxito de partidos euro escépticos como Syriza en Grecia o El Movimientos de las Cinco Estrellas en Italia. Sin embargo, estos mismos partidos, de ser elegidos por sus ciudadanos, tendrán voz y voto en Europa y, de tener mayoría, podrán revocar las medidas de austeridad dictadas por Alemania.

6) “Europa está a punto de precipitarse en un acantilado demográfico. Y los demás también”.

Igualmente, es incontestable que la población europea está envejeciendo. Pero los demás países no presentan datos contrarios. Por ejemplo, la media de edad en China pasará de los 35 a los 43 en 2030; de los 45 a los 52 en Japón; de los 44 a los 49 en Alemania o de los 40 a los 42 en Inglaterra. Incluso, se observa que la diferencia es menor para algunos estados europeos. Aún así, los autores reconocen que el tema demográfico será “un dolor de cabeza” para los europeos.

Ahora bien, también defienden que si alguien está tomando cartas en el asunto, esta es Europa.

De hecho, es líder en políticas de bienestar, ayudas fiscales o políticas familiares. Materias en las que “China debería tomar ejemplo”, aseveran.

6) “Europa es irrelevante para Asia… No”.

Europa está presente en Asia, a pesar de lo que digan algunas voces. De hecho, Europa es el principal socio comercial para China, el segundo para India o el conjunto de la ASEAN, el tercero para Japón y el cuarto para Indonesia.

7) “Europa se desmorona… Muy pronto para decirlo”.

Es cierto que en el peor de los escenarios, podría suceder que países como Grecia o Chipre se vean “forzados” a dejar el euro. Aún así, “esta no es la intención de Alemania” a pesar de las medidas austeras impuestas a estos países, declaran los autores.

Un caso similar ocurre con Gran Bretaña, país con el que pesa la eterna duda de los límites de su vínculo con la UE. Los autores reconocen que la retirada británica es una posibilidad, pero tendría que ir precedida de una abultada mayoría de David Cameron en las próximas elecciones y de un apoyo mayoritario en un referéndum para desvincularse o no. Según los autores, es “una posibilidad pero prematura.”

Carlos Betriu
Redacción

Leer más: Europa, nacionalismos y transformación

1 comentario

  1. mirta Responder

    Los argumentos de que Europa “no esta tan mal” no son argumentos de crisis, son solo desviaciones en las conexiones neurales de los que detentan un poder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>