Viernes 30 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3

Como medimos la felicidad


dinero-loteria-felicidad-medir felicidad

La felicidad: ganar la lotería o comerse un helado.
Muchos de nosotros anhelamos tener mucho dinero. Creemos que seremos más felices teniendo más dinero del que tenemos actualmente pero la ciencia una vez más ha estudiado la relación entre la felicidad y el dinero.

Para el estudio se utilizaron dos casos: ganar la lotería y elegir, entre un helado de vainilla o uno de pistacho. El primer caso parece más relevante que el segundo pero juzguen a continuación cuál es el más útil.

La gente, cuando gana la lotería, se siente feliz momentáneamente. E incluso, aquella gente que no es rica pero tiene las necesidades básicas cubiertas como comer, vivir en un hogar y poder vestirse cada día, podía ser más feliz que el hombre más rico.

Hay dos factores que influyen en este resultado: el primero, es que la gente se adapta a su nuevo nivel de vida con facilidad, conocido como la “noria hedónica”. Pueden vivir mejor pero la felicidad no varia.

Y el segundo factor hace referencia al prójimo: nuestro dinero no tendría valor sino pudiéramos comparar nuestra cantidad de riqueza con otras personas. Es el caso conocido como el “Y yo más”.

El gran interrogante: ¿que es la felicidad? ¿es medible?

La felicidad no es un atributo como la altura, el peso o tu sueldo. La felicidad es un estado emocional que interactúa entre la forma de ser de uno mismo, los valores y los objetivos concretos de una persona. Lo que te hace feliz a ti, puede no hacer feliz a otra persona.

Frente a este inquietud, el estudio de Christopher Hsee del Chicago School of Business mostró que nos incentiva a ser felices, de que depende la felicidad.

El estudio, como antes comentábamos, se basaba en una elección simple: a los participantes se les ofreció la opción de trabajar seis minutos por una cucharada de helado de vainilla o siete minutos por una de pistacho.

En condiciones normales, menos del 30% escoge la tarea de siete minutos, y los que lo hacen es porque les gusta más el helado de pistacho.

Cuesta menos, pero gusta más, y sin embargo en el experimento no sucedió lo lógico.

Los científicos del estudio vieron que no era suficiente quedarse con esta explicación así que dieron un paso más.

A otro grupo de participantes se les ofrecieron las mismas opciones, pero con un sistema de puntos:

Trabajar seis minutos les daba 60 puntos; trabajar siete minutos les significaba 100 puntos.

Con entre 50 y 99 puntos recibirían una cucharada de helado de vainilla.

Con 100 puntos, una de pistacho.

La introducción del sistema de puntos afectó radicalmente en la elección de la gente.

La mayoría escogió trabajar por más tiempo para ganar los 100 puntos para poder recibir el helado de pistacho, a pesar de que el 70% dijo que le gustaba más el helado de vainilla.

El hecho de que esos puntos son fáciles de medir y comparar -100 es obviamente más que 60-, eclipsa el hecho de que un helado nos gusta más que el otro y responde a la máxima de: “el hombre responde a incentivos” aunque no siempre…

Alejandro Miralles
Redacción

Fuente: BBC Mundo

Leer más:
http://enpositivo.com/2013/05/consejos-para-ser-feliz/
http://enpositivo.com/2013/05/felicidad-en-twitter/
http://enpositivo.com/2013/05/la-felicidad-es-el-amor/
http://enpositivo.com/2013/05/hacer-ejercicio-para-ser-feliz/
http://enpositivo.com/2013/04/butan-sin-malicia/
http://enpositivo.com/2013/04/sociedad-feliz/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>