Lunes 26 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Clonación: una carrera contra la enfermedad y el sufrimiento.


clonacion humana-celulas embrionarias-celulas humanas-Crean-células-madre-clonando-células-humana

De la oveja al hombre.
Al fin ha sucedido. Desde la noticia de la clonación de la oveja Dolly (Edimburgo, 5 de julio de 1996 – Edimburgo, 14 de febrero de 2003), se ha especulado mucho sobre hacer lo propio con seres humanos.

Han sido varias las especies en las que se ha repetido la técnica de transferencia nuclear de células somáticas o SCNT (del inglés Somatic Cell Nuclear Transfer) hasta que recientemente un grupo de científicos de la Universidad de Oregón (entre ellos una española) han conseguido clonar las primeras células embrionarias humanas mediante este sistema.

Para seguir con el tema, creo que es necesario explicar brevemente en qué consiste la SCNT. Básicamente se trata de tomar un óvulo de una hembra donante (en este caso, una mujer) y quitarle su núcleo.

El núcleo es el componente celular donde reside prácticamente toda la información genética (el ADN) de una célula determinada. Hay que remarcar que todas las células de un organismo tienen la misma información genética. Precisamente, el siguiente paso es introducir en dicho óvulo el núcleo de una célula somática (es decir, cualquier tipo de célula, salvo gametos: óvulos o espermatozoides) de una persona.

Este “combinado celular” se estimula, de manera que obtenemos una nueva célula con la información de la célula somática (y por ende del donador de la misma), con la capacidad de división y de generar tejidos diferentes (potencialidad) del óvulo.

En resumidas cuentas: obtenemos células embrionarias que pueden transformarse en cualquier célula especializada de un organismo (mediante diferenciación), en una cantidad suficiente (por sucesivas divisiones) con las características genéticas exactas del donante del núcleo, de la célula somática.

Bien, hay contras para este SCNT. En teoría, se podría generar (clonar) un individuo idéntico al donante del núcleo. Lo mismo que con la oveja Dolly pero con humanos. Por otra parte, está el hecho de trabajar con “potenciales embriones humanos”. También las mafias de donación de óvulos de mujeres. Y, finalmente, que la técnica sea individualizada (para cada donante de núcleo, personal) y, por ende muy cara.

Sin embargo, a mi juicio, aunque respetables, creo que los ataques a este nuevo tipo de sistema de generación de células madre son bastante alarmistas. Además, creo que los pros son mucho más interesantes.

En primer lugar, se consigue una importante fuente de células madre, dada su capacidad innata de división. Por otra parte, las células madre a medida que dejan de dividirse se diferencian, y esta diferenciación se puede controlar.

De esta manera, podríamos tener cualquier tipo celular deseado, que puede emplearse con fines terapéuticos: células epiteliales para reponer la piel a quemados, células cardiacas para tratar infartos de miocardio, neuronas para paliar neurodegeneraciones, células pancreáticas para luchar contra la diabetes, células cartilaginosas para luchar contra la artrosis y otras enfermedades articulares, células de hueso para luchar contra lesiones óseas, etc.

Por otra parte, la ventaja de que un paciente y a la vez donante del núcleo, reciba células generadas mediante este sistema implica la ausencia de rechazo porque son sus células. Son clones de las células de dicho paciente, idénticas, por la información genética del núcleo donado.

Por otra parte y contestando a las posturas que se oponen a su aplicación, estas células, aunque iguales a las embrionarias, ni son un embrión, ni provienen de un embrión. Por otra parte, clonar a un individuo, requeriría un vientre de alquiler además de condiciones fisiológicas muy difíciles de conseguir.

Dolly fue una entre 277 intentos; y era un animal de laboratorio, sometido a condiciones muy controladas. En el caso de los seres humanos, además de ser más complicado per se, no hay un entorno controlado. En cuanto a las mafias… Hasta el consumo de una aspirina puede estar sometido a ellas. Así que puestos a generalizar…

Por último: el precio. Todo lo novedoso puede ser caro. Pero, ¿cómo son los beneficios terapéuticos? Enormes. Además, el avance en su investigación estandarizará metodologías, producción, aplicación, etc. y, en definitiva, abaratará los costes. Como en su día pudo pasar con las aspirinas.

Para concluir y poniéndome un poco filosófico, ¿cómo podemos ponernos en contra del avance científico? Sobre todo si lo que supone es una potencial (y real, que ya hay muchos estudios clínicos con células madre) herramienta para combatir un gran número de enfermedades. ¿Que se suscita miedo? ¿Y cuándo un avance no lo suscita?

Pensemos en la primera vez que se usó un fármaco natural (la corteza de sauce, por ejemplo) en lugar de invocar a los espíritus. Por supuesto, no debemos caer en la soberbia y la confianza: este avance es importantísimo, pero es uno más dentro de todos los que día a día se consiguen con la investigación científica, incluidos los más insignificantes (o que parecen más significantes).

Este SCNT no se ha conseguido de la noche a la mañana: se ha asentado sobre descubrimientos anteriores (que tal vez en su día parecieron insignificantes). Hay mucho bagaje previo, pero quiero remarcar que todavía queda mucho por hacer. Hay que conseguir su aplicación, su estandarización, su perfeccionamiento.

Y surgirán nuevas enfermedades que habrá que combatir con otra metodología. Y así sucesivamente, como venimos haciendo desde las infusiones de corteza de sauce, la purificación de su principio activo (ácido salicílico, y después acetil-salicílico), pasando por el descubrimiento de los antibióticos o el trasplante de órganos.

Es una carrera contra la enfermedad y el sufrimiento. Una carrera eterna, sin meta final, pero con etapas gratificantes que nos ayudan a progresar. No pongamos, pues, más obstáculos en la pista.

David Díaz López
Es Doctor en Biología por la Universidad de Salamanca. Sus líneas de investigación son en el ámbito de las neurociencias.

Redacción

1 comentario

  1. mirta Responder

    ¡QUE BUENO ES EVOLUCIONAR!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>