Domingo 25 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Los “ambivertidos” el nuevo perfil para un buen liderazgo


extrovertidos-introvertidos-ambivertidos

En el equilibro reside el éxito.
Quizás relacionamos el éxito con un perfil de  persona energética, sociable, locuaz… en definitiva cualidades propias del carácter extrovertido. Nada más lejos de la realidad tal y como demuestra un reciente estudio llevado a cabo por Adam Grant, investigador de la Escuela Wharton de la Universidad de Pensilvania (EE.UU).

Aquellos más valorados son los “ambivertidos” (“ambiverts” término acuñado en inglés) en justo equilibrio entre el extrovertido e introvertido.

En el estudio participaron más de 300 ejecutivos  a los que se registró su actividad de ventas durante tres meses, previamente  se sometieron a un cuestionario para evaluar la personalidad. Los considerados “ambivertidos” ganaron un 32 por ciento más que los extrovertidos y 24 por ciento más que los introvertidos.

Dichos resultados manifiestan que la personalidad extrovertida no reúne las características exigidas ya que a menudo elude los intereses del cliente y tiende a “saltar rápidamente de una conversación a otra” según Grant. En este sentido muestra un exceso de confianza que se interpreta como un deseo de persuadir e ignorar el posicionamiento del otro.

Por contrapartida los “ambivertidos” encuentran el momento adecuado para  hablar y escuchar.

De otro lado, en un estudio anterior publicado por el Academy of Management Journal también cuestiona el rol de liderazgo de los extrovertidos. Bajo su dirección es más fácil que se den luchas de poder con empleados proactivos pues este líder desatiende las sugerencias de los subordinados y  suele imponer su criterio individual.

En cambio los líderes menos extrovertidos son más receptivos a las iniciativas al no estar tan concentrados en su estatus.

El docente Corinne Bendersky, de la Escuela de Administración Anderson, Universidad de California (EE.UU) realizó varios ensayos con 200 estudiantes que se dividieron en dos grupos, comparando el antes y después de las calificaciones expedidas por otros compañeros.

Al inicio del estudio las personalidades extrovertidas obtuvieron las evaluaciones positivas, en concerniente a su rol y trabajo en equipo. Sin embargo pasado un trimestre los resultados fueron muy inferiores a los esperados.

Y es que las diferencias alcanzan hasta el estilo lingüístico. El extrovertido hace gala de un lenguaje abstracto, transmite más información sobre la forma de ser y menos datos sobre situaciones.

Al contrario un introvertido es concreto y analiza la conducta atendiendo a factores externos, lo cual genera más confianza.

Algunos ejemplos de líderes son Barack Obama quien piensa antes de actuar o el mismísimo Mahatma Ghandi que desde su introversión corrigió la historia de una nación.

Cristina Grao Escorihuela
Redacción

Fuente: Reporte Indigo

Leer más:
http://enpositivo.com/2013/04/nuestro-cuerpo-en-el-planeta/

2 comentarios

  1. De etiquetas y fronteras, o vivir a la defensiva - La Inercia Responder

    […] con fuerza a cuatro o cinco etiquetas excluyentes (introvertidos contra extrovertidos contra, ojo, ambivertidos), en los que todos nos sentidos marginados y amenazados, en los que lo Políticamente Correcto se […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>