Viernes 30 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Las noticias positivas venden más


redes sociales-redes positivas-jovenes positivos-buenas noticias-noticias en las redesSomos más positivos que negativos.
Las malas noticias venden: guerras, terremotos, plagas, inundaciones, incendios, niños enfermos…

Pero… las noticias positivas venden más.

Cuanto más positivo es un artículo, más probable es que sea compartido, explica el Dr. Berger en su nuevo libro: “Contagioso: Por qué las cosas son pegadizas”.

Ahora que la información se difunde de diferentes maneras, los investigadores están descubriendo nuevas reglas.

Los investigadores que analizan la comunicación que se transmite de boca en boca, como los mensajes de correo electrónico, chat y opiniones en Internet, descubrieron que tendía a ser más positiva que negativa, pero ¿se compartían las noticias positivas con más frecuencia simplemente porque la gente experimentaba más cosas buenas que malas?

Un análisis sobre el comportamiento de los lectores en el New York Times reflejó que se compartían artículos emocionantes, asombrosos o positivos.

Pero también emociones negativas como el enfado o la ansiedad, pero no aquellos que les hacían sentir solo tristes.

Las noticias más positivas

La sección de Ciencia es muy importante para los lectores. La ciencia provoca sentimientos de asombro y los lectores quieren compartir emociones positivas.

Pero eso no es lo que ocurrió en los experimentos que llevó a cabo Emily Falk, junto con colegas de la Universidad de Michigan y los investigadores de la Universidad de California, en Los Ángeles.

“Uno espera que la gente sea más entusiasta, con posturas firmes en la difusión de ideas que les entusiasman”, dice Falk. “Pero nuestra investigación sugiere que eso no es todo. Pensar sobre lo que atrae a los demás puede ser aún más importante”.

Esta conciencia social entra en juego cuando las personas comparten información sobre su tema favorito: ellas mismas. Esto es intrínsecamente placentero, y activa las regiones del cerebro asociadas con recompensas como la comida, como se ha demostrado en un estudio realizado por Diana Tamir y Jason Mitchell, de la Universidad de Harvard.

Según el estudio, es tan agradable que la gente está dispuesta a rechazar recompensas monetarias a cambio de la oportunidad de hablar sobre sí mismos… y las redes sociales, lo potencian.

“En la mayoría de las conversaciones orales, no tenemos tiempo para pensar exactamente en lo que hay que decir”, explica Berger. “Llenamos los espacios de conversación diciendo lo que es más importante. Pero cuando escribes algo, tienes tiempo para construir y refinar lo que dices, lo que implica más auto-presentación”.

Las personas dicen cosas más positivas cuando están hablando ante una audiencia más grande, en lugar de cuando lo hacen con solamente una persona.

Pero, un estudio que se llevó a cabo en Utah demostró que cuanto más tiempo pasan las personas en Facebook, más piensan que la vida es injusta y que son menos felices que sus “amigos”; la envidia les corroe.

Así pues, difundir noticias positivas vende más y provoca felicidad, pero venderse uno mismo constantemente en la red, provoca envidias y reproches.

Alejandro Miralles
Redacción

Más información:
El Dr. Jonah Berger estudia epidemias sociales, o cómo los productos, las ideas y los comportamientos se hacen populares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>