Viernes 30 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Opinión de Santiago Roncagliolo
Menos ayatolás y más dalái lamas

Santiago RoncaglioloEl Papa y el Dalái Lama.
Hace un par de meses fui a ver al Dalái Lama, máxima autoridad del budismo, en el festival literario de Jaipur, India. El señor resultó ser lo último que yo esperaba en un líder religioso: simpático. Un tipo afable, sencillo y con sentido del humor.

Respetaba a quienes no compartían sus creencias, y no pretendía imponer sus ideas a nadie. Al contrario, defendía la armonía y la búsqueda de la felicidad.

Y por cierto, daba la impresión de ser un tipo bastante feliz. A mí me entraron ganas de ser budista. O por lo menos, de escuchar a ese hombre durante un largo, largo rato.

Durante los primeros días del papado de Francisco, me ha embargado la misma sensación. El nuevo pontífice saludó a los periodistas de todo el mundo mostrando “respeto por sus consciencias”, y recibió a líderes ortodoxos y de otras religiones. También atendió a la presidenta Kirchner, a la que antes se había enfrentado.

Y en fin, multiplicó los signos de ser un humano, no un dios, y desear que los humanos se entiendan mejor. Qué alivio.

Afortunadamente, fuera del Vaticano hay otra Iglesia más callada y admirable”
Los más progresistas critican que Francisco se oponga al matrimonio gay o la despenalización del aborto. Personalmente, estoy a favor de ambas cosas, pero, la verdad, no espero que también lo esté el Papa.

El líder católico presenta a millones de personas que creen necesario defender la familia tradicional, y no me parece un escándalo que ellos piensen distinto que yo.

Lo que sí me parece un escándalo es que miembros de la Iglesia abusen de niños, que sus superiores oculten los abusos y protejan a sus autores, que se blanquee dinero en el banco del Vaticano, que la curia sea un nido de espías y que, con todo eso, la Iglesia católica pretenda tener alguna autoridad para hablar de moral.

También es impresentable que los obispos se rasguen las vestiduras por temas sexuales y no expresen la misma indignación ante la mano de obra esclava en Brasil, los desahucios en España, los inmigrantes centroamericanos que atraviesan México en condiciones deplorables o los cristianos coptos que sufren persecución en países del Magreb y Oriente Próximo. Con todos esos problemas ahí afuera, lo que haga la gente con su pene no me parece muy grave.

Afortunadamente, fuera del Vaticano también hay otra Iglesia, más callada, pero también más admirable.

Como latinoamericano, he visto a muchos sacerdotes entregar su vida a los más pobres, a los que sufren miseria, violencia y abusos, sin esperar recompensa. Algunos han muerto en el intento.

Películas como Romero o Elefante Blanco han rendido homenaje a esos sacerdotes anónimos enfrentados a situaciones muy duras sin más armas que su fe.

Los últimos papas habían hecho desaparecer a esos sacerdotes. Juan Pablo II consideraba que cualquiera que trabajase en un barrio marginal era un comunista en potencia. Y Benedicto XVI los escondió bajo toneladas de crímenes sexuales y delitos financieros.

En cambio, el papa Francisco, con sus invocaciones a una Iglesia para “los pobres, los enfermos, los extranjeros, los que sufren cárcel”, me recuerda mucho a la manera de hablar de esos curas.

Y por cierto, a la de Jesucristo. Si no recuerdo mal las clases de religión, Cristo siempre estaba hablando de los pobres, no de los heterosexuales.

Ojalá no sea sólo carisma y marketing, y Francisco realmente quiera poner al Vaticano al servicio de la gente que lo pasa mal. Eso sería beneficioso para la Iglesia católica, que ganaría autoridad moral.

Pero sobre todo sería muy bueno para nuestro conflictivo mundo, que para convivir en paz necesita menos ayatolás y más dalái lamas.

Santiago Roncagliolo
Publicado en: El País

En Positivo no se identifica necesariamente con las opiniones publicadas que reflejan el pensamiento del columnista excepto, cuando los editoriales o artículos son firmados por la propia redacción.

1 comentario

  1. Scottie Lawther Responder

    The foundation of Christian theology is expressed in the early ecumenical creeds which contain claims predominantly accepted by followers of the Christian faith. These professions state that Jesus suffered, died, was buried, and was subsequently resurrected from the dead in order to grant eternal life to those who believe in him and trust him for the remission of their sins.;

    Most current short article from our new blog page
    <http://www.caramoan.ph

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>