Sábado 24 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Entrevista a Prashant Kakode
Los seres humanos no están experimentando su propia grandeza

Prashant Kakode-medicina holistica

“Somos invitados en este planeta y en nuestro cuerpo”
Prashant Kakode, fundador del Centro para la Salud Integral.

Tengo 58 años. Nací en Goa (India) y vivo en Cambridge. Soltero, sin hijos. Licenciado en Medicina y Cirugía. Los políticos deberían pensar más en el largo plazo y no en las próximas elecciones. Todos los humanos tenemos una personalidad noble y un potencial muy valioso

¿Por qué?
Las ataduras. Si alguien es muy fuerte pero está atado o agarrado a algo, no puede utilizar su musculatura. Lo mismo ocurre con el talento.

Es extremo lo que dice.
La situación es extrema precisamente porque estamos autolimitados. Hay que entender la vida de otra manera.

¿Cómo?
Somos invitados en este planeta. Si empiezo a poseer, cosas o personas, creo dependencias. Si disfruto las cosas sin poseerlas y no me preocupa perderlas, soy libre emocionalmente, y eso crea paz interna.

Según usted, las enfermedades son mensajes.
Si se sienta en esa postura errónea, acabará con dolor; si lo soluciona con calmantes, tendrá un problema mayor. También una forma de pensar puede sentarnos muy mal.

¿Cómo llegó a la medicina holística?
Era cirujano de un gran hospital en Manchester; allí tratábamos cuerpos, no personas. Para el sistema médico imperante la conciencia es algo demasiado sutil e invisible, así que la ignora.

Usted decidió contar con ella.
Todos percibimos un yo interior más allá del cuerpo y de la mente, capaz de observarla. Un yo que utiliza el cuerpo y el cerebro pero que no es el cerebro. Me fijé en ello e investigué como tantos científicos y médicos en busca de nuevos paradigmas para explicar tantos fenómenos que la ciencia no puede explicar.

¿Qué investigaciones son para usted clarificadoras?
Un médico griego, George Vithoulkas, invirtió más de veinte años en investigar cómo reaparecía la enfermedad en otra parte del cuerpo a muchas personas tratadas con anterioridad.

¿La enfermedad emigra?
Sí. La tesis es que empujamos las enfermedades hacia otro sistema del cuerpo. En mis observaciones coincido con el doctor Vithoulkas; por tanto, hay que tratar el problema que está más allá del síntoma.

¿Cuál es su experiencia?
En el centro curamos a muchas personas cambiando su estilo de vida. La dieta, por ejemplo, es básica, y la mayoría come de manera errónea y tiene actitudes nocivas.

¿Cuáles son las actitudes equivocadas?
Somos excesivamente dependientes de los sentidos. Si eres libre, hay armonía y disfrute; si eres dependiente, hay preocupación, y siempre habrá un motivo. Si estamos ocupados por el dolor, la ira, el mal humor o la preocupación, no podemos experimentar la emoción en su vertiente positiva.

¿Sus consejos fundamentales?
La primera parte de la comida que ingerimos mantiene el cuerpo vivo; la segunda mitad mantiene al médico vivo, y si seguimos comiendo, mantenemos al dentista.

Hay que comer menos, entiendo.
Tenemos que dejar de comer cuando aún tenemos hambre. Si comemos hasta saciarnos, estropeamos nuestro cuerpo.

¿Y para mantener a ese yo interior contentito?
Ser un observador de uno mismo, un invitado en este cuerpo y de este mundo cambiante es un buen punto de partida. Desde esa distancia van surgiendo respuestas.

Pero lo importante son las preguntas.
Hay otra fórmula muy sencilla que aplicamos en nuestro centro: pedimos a nuestros pacientes que cuiden de otros pacientes.

Pasar del “ayúdenme” a ayudar a otros, colocarse en posición de dar resulta muy saludable y tiene mucho poder.

Del ombliguismo a un buen deseo.
Si como sociedad más personas dedicaran un poco de tiempo a otros menos afortunado, estaríamos mucho más sanos, porque este tipo de acción tiene la fuerza de crear autorrespeto. Hay que cambiar el patrón de la enfermedad, el insano “yo soy una víctima”.

Entiendo.
Cuando mi abuelo era médico no había antibióticos. Médicos y enfermeras estaban muy expuestos a las epidemias, pero él insistía en que sus colaboradores no enfermaban, decía que el espíritu de servir era su protección, y creo que ese es un gran secreto.

¿Algún otro hábito saludable?
Cinco minutos de meditación al día hace nuestra vida mucho más fácil. Experimentemos la verdad de que somos invitados en nuestra vida, que no poseemos nada y que por tanto no hemos perdido nada en este planeta. Eso da ligereza.

Estamos tan ocupados quejándonos, que no somos capaces de ver otras posibles respuestas, nada como la distancia: vivir fuera de la caja.

Todos somos Dr. Jekyll y Mr. Hyde.
Sí, todos tenemos un lado bueno y otro egoísta y manipulador. Los demás puede que traten con Mr. Hyde unos minutos, pero cada uno ha de tratar con él las veinticuatro horas, y eso ataca el sistema corporal.

Pero forma parte de nosotros.
Debilitemos a Hyde, es la confusión la que nos vuelve egoístas. Un poco de claridad nos ayuda a hallar el siguiente interruptor.

El mensajero
Hijo y nieto de médicos, la convicción de que somos algo más que cuerpo y cerebro le llevó a crear el Centro para la Salud Integral de Cambridge, que utiliza la medicina holística para curar, y se centra en la educación para la salud. “Hay un mensaje en la enfermedad”.

Coordina la Red Científica y Médica, un foro interdisciplinario, líder a nivel internacional, de personas comprometidas en la creación de una nueva visión del mundo más allá del materialismo, para el siglo XXI. Recorre el mundo dando conferencias a colegas y estudiantes sobre medicina espiritual. Sobre ella ha hablado en la sede de Barcelona de la Universidad Espiritual Mundial Brahma Kumaris.

En la actualidad los seres humanos no están experimentando su propia grandeza.

Ima Sanchís
Foto: Jordi Play
Publicado en: La Vanguardia

 

En Positivo no se identifica necesariamente con las opiniones publicadas que reflejan el pensamiento del columnista excepto, cuando los editoriales o artículos son firmados por la propia redacción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>