Viernes 30 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3

Bután, un país sin malicia


Butan-pais feliz-felicidad

Bután: el país donde la felicidad cotiza en Bolsa.
¿Cómo es Bután? La pregunta se la había hecho yo cien veces a amigos viajeros que habían estado en este país. Y me la repiten ahora amigos y seguidores desde que saben que estoy viajando por éste pequeño y curioso reino del Himalaya.

¿Cómo es Bután? Difícil respuesta. Para empezar diría que Bután es un país sorprendente, pero diferente a como se lo imaginan la mayoría de viajeros.

Cuando uno escucha hablar de un reino aislado y perdido en el Himalaya imagina un lugar al pie de montañas de ocho mil metros, agrestes canchales de rocas, glaciares que desprenden grandes trozos de hielo y un mundo de piedra desnuda hostil y rudo.

Pues no. Ese es el mundo de los sherpa del Annapurna nepalí. Pero no es Bután.

La mayoría de la población de Bután, y el territorio por el que están autorizados a moverse los visitantes, es más parecido a las tierras medias de Suiza. Valles verdes y fértiles encajados entre montañas de no más de 4.000 metros de altura tapizadas por densos bosques de coníferas. Y todo punteado por casitas y granjas diseminadas por doquier, todas con la estructura típica de la casa butanesa de muros de adobe y carpintería de madera ricamente pintada (está prohibido construir de otra manera). Como Suiza, pero en versión Himalaya.

Los paisajes de Bután son agradables y armónicos, pero no son la impresionante postal del Himalaya que uno imagina.

¿Dónde radica entonces la magia de este pequeño y misterioso país? En su gente. Y en el experimento social que aquí se desarrolla.

Bután es también la Suiza del Himalaya en cuestiones sociales y de organización del Estado.

Cuando llegas aquí procedente del tremendo caos de Nepal -como es mi caso- o desde el caos del Tibet o desde el caos aún más terrorífico de la India, Bután se asemeja a un oasis de paz, armonía y serenidad.

La esencia de un país budista llevado a sus últimas consecuencias. En eso se manifiesta su belleza. Y esa es la razón de que ya me haya enamorado de este singular reino, pese a los poco días que llevo viajando por él.

Por eso y porque en Bután no importa el índice de riqueza. Lo que cotiza es el índice de Felicidad Nacional Bruta.

El concepto fue acuñado por el cuarto rey de la dinastía actual, Jigme Senge Wangchuk, en la década de los 70. Fue él, artífice del Bután moderno que hoy conocemos, quien proclamó que en un país como el suyo, aislado entre montañas, cerrado a los extranjeros hasta 1974, profundamente agrícola y rural, el concepto de PIB (producto interior bruto) occidental no tenía sentido. Que él y su gobierno lucharían por incrementar la felicidad de sus súbditos por lo que decretaba instaurado el índice de Felicidad Nacional Bruta.

En contra de lo que muchos creen -y otros muchos han escrito erróneamente-, no se trata de ningún índice oficial ni un patrón mensurable ni va más allá de un concepto. No es el índice de bienestar que publica anualmente la OCDE.

Es una forma de buen gobierno que tiene su máxima expresión en la Comisión de la Felicidad Nacional Bruta, un organismo del gobierno butanés que vela porque todas las leyes, acciones e inversiones de la administración pública estén encaminadas a aumentar la felicidad de los súbditos. ¡Casi nada!

¿Cómo se materializa este concepto? De una manera tan sencilla como poco común en el resto del mundo: gobernando pensando en los ciudadanos. Los butaneses tienen gratis el agua, la electricidad, la educación, la sanidad… cuentan con buenas carreteras, puentes, presas y diques, instituciones que funcionan, una democracia estable… ¡Hasta las semillas que plantan los agricultores (el 90% de la población vive de la agricultura y la ganadería) las proporciona gratuitamente el gobierno, que se encarga de mejorarlas cada año para aumentar la producción nacional!.

¿Es eso la felicidad? No lo sé, pero se le debe parecer bastante.

Quizá para un europeo la idea de un estado que devuelve tus impuestos en forma de servicios gratuitos (educación, sanidad, infraestructuras) no sea tan raro. Pero hay que poner a Bután en su contexto geopolítico: dentro del área geográfica en la que se sitúa el país, todos esos avances sociales son sencillamente ciencia ficción.

Por eso creo que para entender Bután hay que conocer antes países vecinos como Nepal, India o Tibet. Solo entonces serás capaz de comprender el tremendo atractivo de esta sociedad atípica. Si vienes directo desde Europa estoy seguro de que no te impresionará tanto. Por eso es recomendable hacer un viaje combinado: Nepal-Bután, India-Bután… Solo así se podrá entender el contexto.

¿Son los butaneses realmente felices? A todo el que le he preguntado me responde que sí, extrañado por la obviedad de la pregunta. Pero sería muy atrevido por mi parte afirmarlo tajantemente con los pocos días que llevo aquí. No he penetrado lo suficiente en la sociedad butanesa como para saberlo. Aparentemente sí lo son.

Y cuando conduces por sus carreteras (manejan pausados y sin estrés), cuando caminas por la noche por la capital, Timphu, con total sensación de seguridad, cuando hablas con ellos, cuando entras a un monasterio y te ofrecen agua bendita… estás casi convencido de que sí.
De lo que sí estoy seguro es de que es un país sin malicia. Que no es poco.

Paco Nadal
Periodista especializado en viajes, escritor y fotógrafo.
Fuente: El blog de Paco Nadal

Leer más:
Los cuatro pilares de una sociedad feliz
Vivir en Bután

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>