Miercoles 28 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Mejoras en el tratamiento de la tendinitis


Avances en las exploraciones de imagen como son la ecografía y la RM para el tratamiento de la tendinitis.

El tratamiento de la tendinitis se ha progresado en estos últimos años gracias a la ecografía y al IRM, explica el reumatólogo Patrick Le Goux, médico de la Federación Francesa de Tenis y consultor en  el Insep.

Los tendones son la correa de transmisión mecánica que conecta los músculos con diferentes articulaciones del esqueleto que permiten la movilización. La aparición de dolor tendinitis, lesiones del tendón en relación con el deporte (tenis, correr…) o los gestos de la vida cotidiana, son comunes.

Otros factores, como el envejecimiento, existen, y que pueden afectar a todo el mundo después de los  50 años, a veces antes. Los tendones más afectados son los  hombros  con algunas calcificaciones, los codos, las rodillas o la zona trasera del pie (tendón de Aquiles). Con menos frecuencia, la tendinitis puede acompañar o ser una artritis inflamatoria (por ejemplo, inflamación de las vainas tendinosas de la mano en la artritis reumatoide).

El manejo terapéutico de la tendinitis ha progresado en los últimos años, gracias a los avances en las exploraciones de imagen como son la ecografía y la RM.

La ecografía, realizada antes de forma más recurrente, permite comprender mejor la naturaleza de la lesión evocando el  examen clínico y afirmando la tendinitis reciente o crónica.

Por lo tanto, con el fin de promover la curación de heridas en los tendones encontramos, en la actualidad, tres tipos de tratamientos innovadores para el impacto local. Primero, algunas técnicas de rehabilitación con ejercicios específicos que tienen un efecto positivo sobre el tendón mecánico.  En segundo lugar, las ondas de choque también tienen un efecto favorable sobre la vascularización y cicatrización de los tendones. Estas ondas de choque se producen por impulsos sucesivos que se transmiten al tendón y se procesan a través de una pieza colocada en contacto con la piel en el sitio de la lesión.

Por último, el ultrasonido permite ver cómo evoluciona la lesión y repararla mediante la búsqueda de un aumento en el calor local (hiperemia).

Héctor Anaya
Fuente: Le Figaro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>