Sábado 01 de Octubre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Opinión de Pilar Rahola.
El escrache será un error, pero la ley es una maldad trágica

Pilar_Rahola_pilar raholaEl escrache.
Opinión de Pilar Rahola.

Creo que la pregunta de Josep Cuní a Ada Colau, en la entrevista en 8 al dia, es la más pertinente de las que estos días atiborran el debate sobre el escrache. Le preguntaba Josep si esta agresiva forma de protesta puede hacer que una parte de la ciudadanía, que tenía simpatía por el movimiento, se asuste y se aleje.

Antón Losada, en El Gran Debate, también lo planteaba como un “error” y, si me permiten, opino lo mismo. Fundamentalmente es un error, porque hace que un movimiento pacífico pueda ser connotado de violento, no en vano traspasar la línea roja de la casa de alguien no es cosa cualquiera.

Además, da alimento a las gargantas más voraces de la caverna, y regala munición al PP para desviar la atención.

Ahora, lejos de hablar de su vergonzosa actuación en el tema de las ejecuciones hipotecarias, el PP centra el debate en el movimiento que las combate, y por ello tanto por estrategia como por las reglas del juego democrático creo que el movimiento ha cometido un error importante.

Ahora bien, decir que es un error no abre la veda a la salvaje criminalización que está sufriendo la PAH, y que va desde liarlos con ETA, como ha hecho la señora Cifuentes, hasta compararlos con los nazis, como ha hecho el socialista Bolaño.

El escrache no se puede defender, pero no parece que los mismos que ponen el grito en el cielo contra esta práctica lo pongan ante el drama humano que viven miles de personas.

Sólo el año pasado hubo más de 100.000 ejecuciones hipotecarias, y aunque muchas deben ser de segunda residencia, el volumen de la gente que se quedó sin casa donde vivir es elevadísimo.

De hecho, democráticamente hablando, inaceptable. Lo peor es que estas familias pierden la casa gracias a una ley abusiva, injusta y declarada ilegal por la Unión Europea. Y a pesar de la claridad de la respuesta europea al juez que lo planteó, el PP todavía no ha explicado cómo piensa adecuar la ley.

Mientras, se van ejecutando y si hay cláusulas abusivas y el juez considera que se comete una manifiesta injusticia, no puede detener el proceso y la familia pierde la casa, sí o sí. Y el movimiento que lucha contra esta situación ha dado todos los pasos pacíficos que el sistema permite, desde ir a los juzgados hasta presentar una ILP con más de un millón de firmas. Y aun así, la demoledora ley sigue cayendo sobre la gente.

Esta es la cuestión, la de ejecuciones que caen sobre las familias, avaladas por leyes más próximas a una concepción salvaje del dinero que a un sentido de justicia.

Y la insensibilidad de algunos partidos en esta materia es manifiesta. Por eso hay que decir que el escrache es un error, pero tampoco tenemos que caer en la ceremonia de confusión tan útil para el PP, porque sería un menosprecio a las familias que desesperan por una ley más justa.

Al fin y al cabo, el escrache será un error, pero la ley es una maldad trágica.

Pilar Rahola
Publicado en: La Vanguardia

En Positivo no se identifica necesariamente con las opiniones publicadas que reflejan el pensamiento del columnista excepto, cuando los editoriales o artículos son firmados por la propia redacción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>