Sábado 01 de Octubre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Opinión de Andrés Oppenheimer
Diálogo interreligioso

Andres-OppenheimerFrancisco y las religiones.

Lo más interesante del Papa Francisco tal vez no sea sólo el hecho de que es el primer papa latinoamericano, sino también que podría convertirse en el sumo pontífice más comprometido con el dialogo interreligioso que se recuerde en tiempos recientes.

Acabo de leer su libro Sobre el cielo y la tierra, que publicó en 2010 junto con el rabino argentino Abraham Skorka, y me impresinó la vocación del nuevo papa por mejorar las relaciones con otros credos.

A la luz de lo que dice el entonces cardenal Jorge Bergoglio en el libro de 222 paginas, que fue publicado en Argentina y ahora probablemente se convierta en un bestseller mundial, no resulta sorprendente que durante su discurso inaugural en el Vaticano el martes hubiera tantas referencias a miembros de otras religiones.

En su primer sermón como Papa en la Plaza de San Pedro, Francisco agradeció la presencia de los dignatarios de la Iglesia Católica Romana, de los representantes de la comunidad judía y de otros grupos religiosos, y de los jefes de Estado y de gobierno, en ese orden.

En comparación, no hubo referencia alguna a miembros de otras religiones en el sermón inaugural del papa Benedicto XVI el 24 de abril de 2005. (Aunque, para ser justo, hay que decir que el Vaticano empezó a mejorar gradualmente sus vínculos con otras religiones durante los papados de Juan XXIII, Juan Pablo II y Benedicto XVI.)

Entre las 150.000 personas que se congregaron en la plaza para la asunción de Francisco se contaban grupos de la iglesia cristiana ortodoxa -—incluyendo a su líder Bartolomé I, el primer patriarca de esa iglesia que asiste a una asunción papal en casi 1.000 años–, así como muchos rabinos, imanes y pastores evangélicos.

En su libro, un diálogo con Skorka acerca de religión, el holocausto, la política y varios otros temas, Bergoglio recuerda con orgullo sus iniciativas para construir puentes con otros líderes religiosos durante sus años como Arzobispo de Buenos Aires.

Además de ser huésped frecuente en las sinagogas judías y de invitar a rabinos a las misas católicas, de conducir un programa con Skorka en un canal de la iglesia y de participar en ceremonias en memoria de las víctimas del holocausto, Bergoglio cambió el protocolo en las ceremonias oficiales de Te Deum, con el objeto de reconocer la presencia de líderes de otras religiones.

En Argentina, un país constitucionalmente católico apostólico romano donde usualmente los presidentes asisten a un Te Deum los días de fiesta nacional, era tradición que el Arzobispo de Buenos Aires escoltara al presidente a la salida de la iglesia después de la ceremonia.

“Todos ustedes, los religiosos de los demás credos, quedaban solos en un sitio, eran como muñecos de exposición. Cambió esa tradición: ahora el presidente sube y saluda a todos los representantes de los credo”, le dice Bergoglio al rabino en el libro.

Bergoglio también fue un invitado frecuente de las misas cristianas evangélicas, y de las ceremonias religiosas islámicas.

En el libro, Bergoglio recuerda haber sido criticado por algunos miembros de su propia iglesia por haberse arrodillado delante de 7.000 asistentes a una misa evangélica oficiada en el estadio Luna Park de Buenos Aires. Días más tarde, una revista tituló que el Arzobispo de Buenos Aires había traicionado a su Iglesia.

“Para ellos, rezar con otros era un acto de apostasía”, recuerda Bergoglio, refiriéndose a los autores del artículo. “Cada cual reza según su tradición. ¿Cuál es el problema?”.

Explicando las razones de su vocación por mejorar los lazos con otras religiones, Bergoglio explica que él cree en el dialogo, y que el diálogo implica “que el otro tiene algo bueno para decir”.

En otra parte del libro, Bergoglio explica que la globalización no debe ser como una bola de billar, con una superficie uniforme, sino que debe tener “la figura de un poliedro, donde todos se integran, pero cada cual mantiene su peculiaridad que, a su vez, va enriqueciendo a las otras”.

Mi opinión: Sería fantástico que Francisco aplicara la misma apertura a problemas tales como la sexualidad, los preservativos -—está en contra de ellos, incluso en el contexto de luchar contra el sida—, y otros problemas sociales.

Pero en un mundo en el que la religión ha sido causa de tantas guerras —y lo sigue siendo— el diálogo interreligioso que practicó Francisco en Argentina es una buena noticia.

A diferencia de sus más recientes predecesores, Francisco se crió en un ambiente de convivencia entre varias religiones. El dialogo interreligioso para él no es solo un ejercicio intelectual, sino vivencial.

Seria buenísimo si Francisco hace a escala mundial lo mismo que hizo en Buenos Aires con otros líderes religiosos, y si sigue respondiendo a quienes lo critican por ello con un simple: “¿Cual es el problema?”

Andrés Oppenheimer
Publicado en: El País

En Positivo no se identifica necesariamente con las opiniones publicadas que reflejan el pensamiento del columnista excepto, cuando los editoriales o artículos son firmados por la propia redacción.

3 comentarios

  1. Gregorio Responder

    La mejor opción tal y como está el mercado.
    El Colegio Cardenalicio, auténtico consejo de administración de la multinacional Iglesia Católica, ha demostrado una gran inteligencia al interpretar el mercado eligiendo un Papa, consejero delegado-Jefe de Estado, más humanista, dialogante y cercano a los pobres que sus inmediatos antecesores.
    No creo que su intención fuese elegir un “jefe” cercano a los problemas de los necesitados sin más. La intención parece otra, aprovecharse de su procedencia no-europea para evitar el distanciamiento o pérdida de clientela que la empresa viene padeciendo tanto en Europa por la crisis económica y de valores, como en América Latina y Africa por su distanciamiento de la realidad de aquellas sociedades al tiempo que la penetración de otras empresas religiosas más cercanas y respetuosas de las costumbres locales.
    La multinacional católica ha demostrado, una vez más, su camaleónica capacidad de adaptación y análisis de mercado ofreciendo el producto que los consumidores de “humanismo y espiritualidad” desean.

  2. mirta Responder

    Considero que ha llegado la hora de que el ser humano alcance la adultez. Creo que es el momento en el que la humanidad deje de lado las criticas y se aboque a crear un pensamiento libre de los prejuicios que lo atan al juzgamiento de las acciones y palabras de los demas, que se pregunte porque existen los pobres, que se pregunte porque estoy enfermo, que se pregunte cual es el fin de mi (la) vida, que se pregunte y repregunte para que el odio, la envidia, la codicia, la riqueza sin parangon, la avaricia y cuantas cosas nocivas a la mente existen, que luego son traducidas en palabras y acciones no edificantes. Me agrada el carisma del Papa Francisco.

  3. Rodolfo Plata Responder

    PARA LOGRAR UN DIÁLOGO INTER-RELIGIOSO SINCERO Y PROVECHOSO PARA LA HUMANIDAD: Es necesario deslindar primero el camino ecuménico demarcado por los universalismos que sustentan la doctrina y la teoría de la trascendencia humana presentes en las disciplinas y prácticas terapéuticas y místicas que promueven el desarrollo espiritual de sus seguidores. Para poder diferenciarlo de la ecumene Abraham-ica, demarcada por los convencionalismos de lo que solo es sagrado para Israel, el Islam o el judeo cristianismo, impuestos por su ley religiosa para alcanzar ciertos fines particulares, aduciendo voluntad divina. Es por ello, que el deslinde del camino ecuménico permite eliminar barreras entre los hombres; y su omisión convierte el dialogo Inter-religioso en un aquelarre de ilusos, ciegos, sordos y locos. http://www.scribd.com/doc/33094675/breve-juicio-sumario-al-judeo-cristianismo-en-defensa-de-las-raices-greco-romanas-del-cristianismo-laico-y-la-democracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>