Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

378.000 millones de dólares a causas humanitarias


Gates y Buffet globabilizan la solidaridad de los megamillonarios.
Si es cierto que los ricos también lloran, no lo es menos que las crisis no les afectan igual –por muchas lágrimas que entren en juego-. En tiempo de austeridad, las mayores fortunas del mundo siguen siendo eso, las mayores fortunas. Tanto que dan para vivir como multimillonarios a sus poseedores y comprometerse a compartir moneda de uso corriente con el resto del mundo.
Eso era lo que desde el año 2010 venían haciendo Warren Buffet y la pareja formada por Bill y Melinda Gates, fundadores de Giving Pledge (algo así como El Compromiso de Dar): donar la mitad de su fortuna a causas filantrópicas.

Nada de dejar el dinero a los descendientes y perpetuar la tradición de la herencia que cierra el paso a la innovación y la ambición.

Cuando los que amasaron el dinero dejan este mundo, sus herederos solo reciben la mitad de la masa.

Para poder ser firmante del acuerdo hay que cumplir un único requisito: tener un mínimo de mil millones de dólares en el lado del haber.

Hasta esta semana, por causas nada concretas, los compromisarios eran solo ciudadanos de Estados Unidos: 105 megamillonarios que han comprometido un total de más de 378.000 millones de dólares a causas humanitarias –entre ellos Mark Zuckerberg, fundador de Facebook-.

Como si en el resto del mundo no hubiera humanos bañados en oro. El pasado martes eso cambió, cuando la Fundación Gates anunció que El Compromiso de Dar se había hecho global, con la firma de 12 nuevos potentados pertenecientes a ocho países diferentes.

“Siempre hemos exportado buenas ideas desde EE UU”, ha declarado Buffet a la revista Forbes –siendo la de Buffet la tercera fortuna del mundo con 33.000 millones, después de la de Bill Gates y la del mexicano Carlos Slim, según la misma Forbes-. “Siempre hemos esperado que EE UU sirviera de ejemplo”, puntualizó el potentado, 82 años.

A la iniciativa Buffet-Gates se han unido ahora –tras muchas cenas de grupo con magnates internacionales ya fuera en India, China, Arabia Saudí…- Richard Branson y su esposa, Joan (Reino Unido y dueño de Virgin) o Vincent Tan (Malasia). También lo han hecho Andrew y Nicola Forrest (Australia); Patrice y Precious Motsepe (Suráfrica); Hasso Plattner (Alemania); Vladimir Potanin (Rusia); Azim Premji (India) y John Caudwell; Chris and Jamie Cooper-Hohn; Mo Ibrahim y David Sainsbury (todos del Reino Unido).

El último nombre que engrosa la pequeña lista de grandes fortunas es el de Victor Pinchuk, la segunda persona más rica de Ucrania y que asegura que hasta hace muy poco no entendía el concepto que había detrás del Compromiso.

Pinchuk creía que al firmar estaba obligado a donar su dinero a fundaciones o causas de caridad concretas en lugar de aceptar el compromiso moral –aunque recogido en un contrato- de entergar la mitad de su riqueza ya sea en vida o a su muerte a las causas que él crea más necesarias.

Pin huk relata en la revista Forbes cómo Eli Broad, uno de los primeros firmantes del Compromiso Buffet-Gates, corrigió su malentendido durante la Iniciativa Global Clinton el pasado septiembre en Nueva York y cómo selló el pacto con Gates el mes pasado en el Foro de Davos (Suiza). El patrimonio del ucranio se estima en 3.181 millones.

“En el siglo XXI, es tan importante ser visto como un hombre de negocios que genera beneficios como un hombre que soluciona problemas globales”.

Mirando hacia el futuro, quizá se establezca una provechosa competición entre los más poderosos en términos monetarios por obtener el Premio al Mayor Filántropo del Año.

Una sociedad en la que el nuevo símbolo de estatus social sea donar la riqueza, que no quede atascada en ociosas manos de herencia en herencia.

Pinchuk, el ucranio que ha visto la luz de las bondades de dar sin esperar recibir, asegura que ya tiene varios nombres en mente de compatriotas a los que espera subir a bordo del proyecto.

¿Saben ustedes cual es la quinta fortuna del mundo? La de Amancio Ortega, 76 años, fundador junto a su exesposa Rosalía Mera del grupo Inditex, cuyo buque insignia es la cadena de tiendas Zara.

Yolanda Monge
Fuente: El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>