Martes 27 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Ser optimista en 5 sencillos pasos


El optimista no nace, se hace.
La mayoría de personas piensan que ser optimista se nace. En cambio, no es así. Se puede aprender a serlo y nosotros damos consejos para llegar a serlo.

Son muchas las ocasiones en que nuestra mente se avasalla con sentimientos negativos, como la culpa, el aburrimiento, la dejadez, el decaimiento, pero debemos tener en cuenta que mientras más pensamos en ellos más atraemos esos sentimientos  o pensamientos que podamos tener.

Algo a recordar muy importante es que los pensamientos positivos son el doble de atrayentes que los negativos, es verdad que nos acostumbramos a pensar siempre en negativo y de manera pesimista ante muchas situaciones pero debemos hacer un esfuerzo e ir poco a poco y día a día atraer cosas nuevas y sobretodo que sean cosas positivas, buenas y sanas a nuestra vida.

Una investigación en Connecticut, donde se encuentra situada la universidad de Yale, ha mencionado que pensar en positivo y tener una actitud optimista en la vida ayuda a alargar la existencia de las personas, desbancando a otros factores que son recomendados a menudo por lo médicos, como llevar una alimentación saludable o hacer deporte.

Una verdad irrevocable es que quienes prueban a pensar en positivo, de manera optimista y se embarcan en un trabajo constante de ver el lado bueno a toda situación son muchos más felices y haces más felices a los que se encuentran a su alrededor, pues la felicidad es un sentimiento totalmente contagioso.

A continuación algunos trucos o pasos para llegar a cultivar nuestro propio optimismo:

  1. Sé inteligente y perseverante para conseguir mantener una actitud optimista, los acontecimientos positivos solo se consiguen con esfuerzo y dedicación.
  2. Mantén la tenacidad, esfuérzate y dedícate tiempo para pensar en cosas positivas, cosas buenas que te gustarían que te pasarán, cosas que deseas y que quieres que ocurran, el poder del pensamiento es un poder único.
  3. Proponte metas sencillas para empezar, pequeños retos para alcanzar y mientras vayas consiguiéndolos adoptarás una actitud más positiva.
  4. Vive el día a día, con visión de futuro, preocúpate por el aquí y ahora y hazte una idea del que pasará mañana.
  5. Ser fuerte y no doblegarte ante situaciones negativas es una de las claves para no recaer en el pesimismo, debes saber que en todo camino hacia el éxito también existen sus pequeños baches que habrá que superar.

Recuerda, sé optimista, fuerte, perseverante, supera tus propios retos y muy pronto verás tus esfuerzos recompensados.

Alejandro Miralles
Redacción

Fuente: La escuela de la vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>