Martes 27 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

La publicidad emocional


Las marcas se empeñan en hacernos llorar.
Diferentes marcas a nivel mundial apuestan por la publicidad emocional, una publicidad que aboga por tocar la fibra sensible con el objetivo que te unas a su causa o que compres simplemente su producto.

“Si no te hacemos llorar, es que hemos fallado en algo”. Así de clara fue Lorraine Twohill, la vice presidenta de marketing global de Google, cuando explicó al New York Times por qué el gigante tecnológico iba a basar en las emociones todas sus campañas publicitarias. Dicho y hecho.

Desde hace un par de años, no hay campaña o viral de la compañía que no consiga arrancar una lagrimita a sus espectadores.

Historias en las que no importa la velocidad de tu buscador habitual o los GygaBytes que puede almacenar tu correo. Historias para celebrar (y promocionar) un new age tecnológico en el que la digitalización de información muestra su lado más humano y sentimentaloide.

Si bien desde Apple ya habían abierto la veda al demostrar que no hace falta enseñar un ordenador para llegar al público (recuerden el video de 1984 de Ridley Scott o cuando parafraseaban a Keruoac en The Crazy Ones), ha sido Google la que ha pasado directamente a la fase de que-alguien-me-pase-un-pañuelo para poder ver sus anuncios. 

Los mercados son cada vez más exigentes, los clientes menos fieles, la competencia más agresiva, y cada vez hay mayor saturación publicitaria. Ante este panorama muchas empresas necesitan posicionar su publicidad llegando al cliente de una forma que las diferencien de su competencia, que llame la atención del consumidor y que provoquen el efecto deseado, y esta forma suele ser la publicidad emocional.

La publicidad emocional es aquella que plantea el mensaje publicitario desde la óptica de las emociones humanas, sean cual sean: esperanza, confianza, alegría, tristeza, humor…

La publicidad emocional suele utilizarse más que como un planteamiento de campaña puntual como una estrategia más corporativa, es decir, campaña de branding (crear marca).

Por ejemplo la campaña de “te gusta conducir” de BMW donde publicitan ningún modelo en concreto

La publicidad emocional ha sido el exponente de un concepto más amplio como es el branding emocional o neuromarketing, en el que toman importancia las emociones y experiencias de los clientes en la gestión del marketing.

 Ya que las marcas nos van a vender sus productos, al menos, que sea pasando un buen rato y durante unos segundos… seamos más humanos. 

Alejandro Miralles
Redacción

Leer más:
http://enpositivo.com/2012/12/coca-cola-en-positivo/
http://enpositivo.com/2012/12/promover-la-positividad/
http://enpositivo.com/2012/09/publicidad-para-salir-de-la-crisis/

1 comentario

  1. José Alejandro Navas Vengoechea Responder

    Actualmente la mayoría de las empresas tienen como objetivo globalizarse, para incrementar ingresos y establecerse como líderes en el mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>