Lunes 26 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Imaginación para cambios radicales


“La política es el arte de lo imposible” (corrigiendo a Aristóteles).
Llevo muchos años diciendo que la solución de los problemas requiere en cada momento el análisis que permita decidir si las soluciones que se vienen aplicando siguen siendo útiles o deben modificarse.

Recuerdo cuando un Premio Nobel de Física, al iniciar su conferencia, proyectó una diapositiva en la que se leía tan solo una palabra: “Inercia”. “Éste es nuestro gran enemigo, indicó, ya que nos impide con frecuencia hacer las transformaciones que son imprescindibles para enfrentar los desafíos de cada momento”.

También he repetido, por la experiencia adquirida a lo largo de muchos años, que no debemos hacer caso a las “sabias” recomendaciones de “hay que ser realista”, “el pragmatismo es fundamental”.

Los “realistas” nunca han sido capaces de modificar la realidad, porque la aceptan.

Está claro que hay que inventar el futuro, que hay que buscar permanentemente nuevos caminos, para transformar los “imposibles” de hoy en “posibles” mañana.

Los grandes políticos son los que han sido capaces de llevar a efecto, con imaginación y audacia, los cambios radicales que se consideraban “imposibles”.

Para mí fue muy importante la declaración del Presidente Kennedy en Washington en el mes de junio de 1963: “Ningún reto se halla más allá de la capacidad creadora de la especie humana”. Y ahora, más recientemente, la sentencia de Amin Maalouf –“Situaciones sin precedentes requieren soluciones sin precedentes”- y la de la Presidenta de Brasil Dilma Rousseff –“Para convertir nuestros sueños en realidad debemos superar las líneas de lo posible”-.

Y, por último, pero en primer lugar, la famosa aseveración de Albert Einstein: “En tiempos de crisis sólo la imaginación es más importante que el conocimiento”.

Deben enterarse, pues, todos los expertos, especialmente los economistas, que insisten en aplicar a problemas nuevos soluciones viejas. Hay que atreverse a corregir a Aristóteles y proclamar que “La buena política, es el arte de lo imposible”.

Federico Mayor Zaragoza
Presidente de la Fundación Cultura de Paz.
Fuente: Federico Mayor blog

Leer más artículos del autor.

 

 

En Positivo no se identifica necesariamente con las opiniones publicadas que reflejan el pensamiento del columnista excepto, cuando los editoriales o artículos son firmados por la propia redacción.

1 comentario

  1. Lic. Alfonso Germán Arreola Responder

    Se puede contratar a los electricistas, herreros albañiles, carpinteros, fontaneros, cristaleros, techadores etc. para que, dirigidos por ingenieros, construyan buenas viviendas para los trabajadores (Incluidos ellos mismos y poner tiendas del gobierno con buenos alimentos, ropa, zapatos, muebles y aparatos domésticos de calidad y a precios bajos por el volumen de ventas en toda la republica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>