Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

Globos de oro, una entrega diferente


La noche de las sorpresas.
Fue una noche en la que los pronósticos no se cumplieron; las sorpresas fueron la regla, pero sobre todo en la que los ganadores quedaron en segundo plano comparado con todo lo otro que ocurrió sobre el escenario de la entrega de los Globo de Oro.

Eso otro incluyó a un ex presidente, Bill Clinton, presentando a la película más nominada, Lincoln , la “salida del closet” de Jodie Foster y la impecable tarea de Tina Fey y Amy Poehler como conductoras. De hecho, frente a las muchas expectativas frustradas, haber comprobado que Fey y Poehler eran las indicadas para conducir este peculiar evento fue un alivio. Especialmente cuando, haciendo honor a su fama de impredecibles -incoherentes, dirían algunos-, los integrantes de la Asociación de Prensa Extranjera afincada en Hollywood dejaron en el camino a Lincoln (sólo ganó Daniel Day Lewis como mejor actor) y privilegiaron a Argo y su director, Ben Affleck. Además, volvieron a demostrar su afición por los musicales, otorgándole tres galardones a Los miserables , que se convirtió en la película más premiada de la ceremonia.

“Ésta es la noche en la que celebramos a los ciclos de TV que nos entretuvieron todo el año y a las películas que se estrenaron hace dos días.” Así, irónicas, aunque sin llegar a los niveles de agresividad a los que nos sometió Ricky Gervais en sus tres años como maestro de ceremonias, las conductoras se lucieron con su humor inteligente, rápido y a veces algo absurdo que hasta obligó al envarado Daniel Day-Lewis a participar de un juego en el que aseguraban que antes de Lincoln ya había protagonizado otra gran película de Spielberg: ET . Y hasta lo obligaron a alzar su dedo como el arrugado extraterrestre. También cayó en sus garras Quentin Tarantino, “la estrella de mis pesadillas sexuales”, según confesó Fey, que terminaría ganando el premio al mejor guión por Django sin cadenas , film que abrió la contienda con la categoría de actor de reparto que se llevó Christoph Waltz.

Luego llegaría una seguidilla de premios televisivos confirmando la popularidad de Downton Abbey (ganó Maggie Smith como actriz de reparto), Homeland (mejor drama, actriz y actor) y el imán de galardones que resultó Game Change, triunfó como mejor telefilm y mejor actriz (Julianne Moore), al igual que en los Emmy de septiembre pasado. Claro que para no ser una copia exacta de esos prestigiosos galardones, los Globo de Oro se distinguieron seleccionando a Girls y a su protagonista y creadora Lena Dunham, como la mejor comedia y comediante de la TV.

MÁS ALLÁ DE LAS ESTATUILLAS

Ya consciente y haciéndose cargo de que lo suyo es más el espectáculo y el impacto que la credibilidad, la Asociación de Prensa Extranjera en Hollywood hizo de su debilidad una fortaleza. Antes de que los criticaran otros, la misma presidenta de la entidad dio un gracioso discurso en el que se burló de su edad, de su escasa importancia en la industria y hasta invitó a salir a Bradley Cooper citando la canción “Call Me Maybe”, himno adolescente del último verano boreal. Así, toda pretensión de seriedad y la pátina de dignidad que le otorgaba la supuesta influencia que los Globo de Oro tendrían en los Oscar quedó en el camino.

Aprovechando su privilegiado lugar en el calendario de la temporada de premios, anteanoche, finalmente, los Globo de Oro abandonaron sus ínfulas y se animaron a la diversión y la espontaneidad. Y la apuesta pagó con creces.

Especialmente cuando llegó la hora de que Jodie Foster subiera al escenario para celebrar sus ¡47! años en el mundo del espectáculo con el galardón a su trayectoria.

Presentada por su amigo Robert Downey Jr -mientras su otro gran compañero de aventuras cinematográficas, Mel Gibson, la miraba emocionado desde su mesa-, Foster se animó a un agradecimiento tan honesto, desordenado y revelador como único en estas ensayadas celebraciones.

“Espero que no se sientan decepcionados porque no haré un gran discurso de salida del clóset esta noche; ya lo hice hace mil años, allá por la Edad de Piedra, en aquellos tiempos en los que una frágil joven se abría ante amigos queridos, su familia y colegas, y luego, gradualmente, ante todos los que la conocieran.

Pero ahora, me dicen, aparentemente, se espera de toda celebridad que dé cuenta de los detalles de su vida privada con una conferencia de prensa, el lanzamiento de un perfume y un reality show. Pero lo siento, ésa no soy yo. (…) Si fueran una figura pública desde los tres años, si hubieran tenido que pelear contra todo pronóstico por tener una vida real, honesta y normal, entonces también ustedes valorarían su privacidad antes que nada. (…) Lo di todo en la pantalla desde los tres años. Creo que eso es suficiente reality show, ¿no les parece?”, preguntó Foster, mientras las cámaras apuntaban a sus hijos y a la audiencia de famosos que la aplaudía a rabiar y se olvidaba, al menos por unos minutos, de tanta competencia y emociones fabricadas.

Así, la personal declaración de Foster sobre su orientación sexual, un secreto a voces en Hollywood hace años, terminó de dar forma a una ceremonia que sacó del centro al anquilosado ritual de la entrega de premios para reemplazarlo por momentos sorpresivos, como la mencionada aparición del ex presidente norteamericano, que recibió la única ovación de pie de la noche y les permitió a las conductoras hacer una de sus mejores bromas: “Ése era el marido de Hillary Clinton”, comentaron las geniales Fey y Poehler, que se ganaron su lugar para conducir la ceremonia que tengan ganas.

Si pudieron con los caóticos, desconcertantes y siempre divertidos Globo de Oro, las comediantes están preparadas para los premios que les ofrezcan y, por el bien de los millones de televidentes en todo el mundo, ojalá que la próxima vez también digan que sí.

UNA CEREMONIA DISTINTA

De austríaco a austríaco
Amour, la película de Michael Haneke ganó en la categoría de mejor film extranjero y da la casualidad de que el premio se lo entregó al director austríaco su compatriota más famoso: Arnold Schwarzenegger. Designado por los organizadores para presentar el galardón junto con su amigo Sylvester Stallone, el ex governator parecía feliz de felicitar en alemán al realizador de Funny Games, que parece no tener rivales en su camino al Oscar.

Perdieron, pero ganaron
Con un guión cuidado y en su estilo, Tina Fey y Amy Poehler se consagraron como grandes conductoras. Aunque no ganaron en su categoría (mejor actriz de comedia en TV), sí triunfaron en el rating. La ceremonia de anteanoche fue la más vista de los últimos seis años en su país.

Realeza de Hollywood
Una tradición irreemplazable de estos premios es la selección de Mr. y Miss Golden Globe entre los hijos de las estrellas. Este año los elegidos fueron Francesca Eastwood, hija de Clint, y Sam Fox, hijo de Michael J., que lo aplaudió desde su mesa y que probablemente el año próximo consiga una nominación por la serie que estrenará en septiembre en los Estados Unidos.

Una nueva estrella
En pantalla, Jennifer Lawrence derrocha talento y carisma y, por lo que se pudo ver anteanoche, lo mismo sucede fuera de ella. Al ganar como mejor intérprete de comedia por su papel en El lado luminoso de la vida, la actriz de 22 años subió al escenario y, además de agradecer a sus hermanos por tratarla mal y hacerla más fuerte, se rió de la competencia: “Le gané a Meryl”.

LOS GANADORES

Drama
Argo
Comedia/musical
Los miserables
Actriz protagonista (drama)
Jessica Chastain
( Zero Dark Thirty )
Actor protagonista (drama)
Daniel Day-Lewis ( Lincoln )
Actriz protagonista (comedia/musical)
Jennifer Lawrence
( El lado luminoso de la vida )
Actor protagonista (comedia/musical)
Hugh Jackman
( Los miserables )
Actor de reparto
Christoph Waltz
( Django sin cadenas )
Actriz de reparto
Anne Hathaway
( Los miserables )
Director
Ben Affleck ( Argo )
Guión
Quentin Tarantino
( Django sin cadenas )
Banda sonora
Mychael Danna
( Una aventura extraordinaria )
Canción original
“Skyfall”, de Adele
( Operación Skyfall )
Película animada
Valiente
Película extranjera
Amour ( Austria )
Serie (drama)
Homeland
Actriz (drama)
Claire Danes ( Homeland )
Actor (drama)
Damian Lewis ( Homeland )
Serie (comedia/musical)
Girls
Actriz (comedia/musical)
Lena Dunham (Girls)
Actor (comedia/musical)
Don Cheadle ( House of Lies )
Miniserie
Game Change
Actriz protagonista (miniserie/telefilm)
Julianne Moore ( Game Change )
Actor protagonista (miniserie/telefilm)
Kevin Costner
( Hatfields & McCoys )

LAS CARAS DEL ÉXITO

Los triunfadores de la noche se emocionaron y agradecieron a todos en la primera gran ceremonia de la temporada de premios de 2013

Los miserables
El film musical fue el más premiado. Ganó en las categorías de mejor film y las de actriz de reparto y actor (Anne Hathaway y Hugh Jackman)

Zero Dark Thirty
Jessica Chastain fue elegida la mejor actriz dramática por su papel en la polémica película de la directora Kathryn Bigelow

Lincoln
A pesar de ser el más nominado, el film dirigido por Steven Spielberg se tuvo que conformar con la estatuilla para su protagonista Daniel Day Lewis

Homeland
La serie de FX consiguió las estatuillas para mejor drama, actriz (Claire Danes) y actor principal (Damian Lewis)

Girls
La serie de HBO fue elegida mejor comedia y su creadora y protagonista, Lena Dunham, la mejor comediante

Natalia Trzenko

Fuente: La Nación

1 comentario

  1. Evelyn Responder

    Una pequeña corrección: La presidenta de la asociación de prensa extranjera se dirigió a Steven Spielberg con el “call me maybe”, no a Bradley Cooper.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>