Google+ Pinterest
PUBLICIDAD

El optimismo cambia la realidad


La predisposición al optimismo.
Los optimistas tienen más posibilidades de alcanzar sus objetivos personales que los pesimistas, tienen mejor salud y son más felices.

Las malas noticias se relacionan con la depresión. Hay gente que se recrea en ellas y hay otras que no les influencian tanto. Ser optimista nos hace creer, tener esperanza en que las cosas funcionaran, que conseguiré un trabajo mejor, que me casaré con la mujer más guapa, que viviré 100 años, que siempre seré feliz…

Tali Sharot, una neurocientífica británica, nos cuenta en su libro “El sesgo de optimismo: Un recorrido por el cerebro irracional positivo”, como las personas tenemos sesgos de optimismo. Es decir, un efecto psicológico que produce una desviación en el procesamiento de lo percibido, lo que lleva a una distorsión de la realidad.

Nuestros cerebros están configurados para ver el lado positivo… y cómo esto, puede ser tan peligroso como beneficioso.

Sharot, ha demostrado como las personas mejoran sus actitudes y prestan más atención a las cosas positivas que a las negativas. Cuando a una persona se le dan estímulos más positivos de los que él creía, sus expectativas futuras mejoran.

Por ejemplo, es mejor informar (aunque haya sesgo) que en las carreteras ha habido una reducción en los porcentajes de accidentes que decir, que han muerto 1000 personas en accidentes viales.

“Hay personas que dicen que para ser felices deben tener expectativas bajas porqué así no se decepcionarán pero es falso. Está demostrado que contra más expectativas tiene una persona, mejor se siente.”

Otro de los aspectos que Sharot destaca es que “la anticipación nos hace felices.” Como decía Punset,  la felicidad se encuentra en la sala de espera de la felicidad.

“La incertidumbre, el nerviosismo, la preparación para llegar a un objetivo es lo que realmente da sentido a llegar al objetivo.

Si no esperásemos a nuestros objetivos, todos estaríamos algo deprimidos”

El optimismo no sólo está relacionado con el éxito, sino que desemboca en éxito. El aspecto de la vida que más se beneficia de la optimismo es la salud.

El optimismo cambia la realidad.

En cambio, ser positivo también se enfrenta a la realidad. No por ser 100% optimista se conseguirán todas las metas. Además de ser optimista, se debe tener conocimientos y bases para llegar a la meta propuesta. La actitud optimista es necesaria, pero no suficiente.

Así que, estudiad, leed, documentaros, adquirid los conocimientos necesarios para llegar a vuestros objetivo y mientras hacéis vuestra búsqueda personal, sed optimistas.

Ver video (activar subtítulos en castellano)


Fuente: TED

Alejandro Miralles
Redacció

PUBLICIDAD

2 comentarios

  1. Las personas prestan más atención a las cosas positivas que a las negativas | La Mejor Educación Pública | Scoop.it Responder

    [...] Cuando a una persona se le dan estímulos más positivos de los que él creía, sus expectativas futuras mejoran.  [...]

  2. Las personas prestan más atención a las cosas positivas que a las negativas. | En Positivo :: Buenas noticias e ideas positivas | Seguridad Laboral y Medioambiente Sustentables | Scoop.it Responder

    [...] Cuando a una persona se le dan estímulos más positivos de los que él creía, sus expectativas futuras mejoran.  [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>