Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

El mundo no acabó y continuamos hacia adelante


Bugarach y el apocalipsis.
El pequeño pueblo de Bugarach, ayer celebraba el fin del mundo que nunca llegó. Aunque el fin del mundo no llegara, se convirtió en un sitio de reunión de personas que creían en el fin del mundo. Continuaremos gozando del mundo y de sus encantos. Una buena noticia.

La profecía de condenación ha fallado por 184ª vez. Esta pequeña aldea en el Aude, que se supone debe ser el único lugar a salvo del Apocalipsis anunciado, despertó el 21 de diciembre, con su pequeña calle más concurrida.

Más importante aún, este pequeño pueblo rural, se supone que era único y excepcional. Bugarach se convirtió en una gran feria, todo el mundo entraba para recibir la bendición de tener gente en las calles.

El pueblo ofrecía productos locales, camisetas y vino especial. Otros proveedores hicieron pasteles. Otros, promueven su empresa.

Además, también hay agricultores que vienen a compartir sus preocupaciones. “El verdadero problema es principalmente la desaparición de nuestro mundo. Nuestras granjas están desapareciendo uno a uno, y nuestra agricultura se está muriendo “, dijo uno de ellos. Incluso el colectivo de Notre-Dame-des-Landes frente al proyecto de aeropuerto que se encuentra en Nantes. 

Este pueblo ha podido renacer con el turismo esporádico que ha recibido estos últimos días. Por suerte, nuestro mundo no ha acabado.

Y por lo tanto, seguímos teniendo la oportunidad de cambiarlo y mejorarlo.

Alejandro Miralles
Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>