Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

La ciudad que se convirtió en el "Silicon Valley" de Europa


Lulea, o cómo una ciudad sueca se convirtió en el Silicon Valley europeo.
Grandes capitales europeas como Londres y Dublín pujan por convertirse en el “Silicon Valley europeo”, ofreciendo a importantes empresas de Internet norteamericanas facilidades para que instalen en sus distritos tecnológicos sus sedes centrales en el Viejo Continente.

Cuentan con el apoyo de sus gobiernos nacionales, de las administraciones locales y de muchas otras compañías que ven en estas inversiones una posibilidad de crecimiento para sus propios negocios.

Pero no hay que ser una gran urbe para convertirse en un pequeño “Silicon Valley a la europea”: basta con tener una idea, originalidad, y un poco de suerte, para lograr hacer crecer una localidad pequeña gracias a la inversión extranjera en tecnología.

Aprovechando el frío
Es lo que pensó un día Karl Petersen, actual alcalde de la localidad sueca de Lulea, en la que viven 74.000 personas. Ubicada a 1.000 kilómetros al norte de Estocolmo, difícil sería imaginar que una multinacional pudiera abrir una sede en la ciudad, pero… ¿por qué no aprovechar las condiciones extremas del clima para atraer alguna gran empresa?, pensó el alcalde.

El frío intenso puede ser una baza para instalar un centro de datos verde, que ayude a enfriar de forma natural los servidores… y Petersen sabía que una de las empresas más cool del momento, Facebook, estaba ‘en conversaciones’ con varias ciudades a lo largo de todo el globo para ubicar su primer datacenter.

Era la oportunidad que estaban buscando, por lo que junto con un grupo de representantes de instituciones locales marcharon a Palo Alto, en San Francisco (Estados Unidos), donde se encuentra la sede central de Facebook, para presentar su ciudad como candidata a albergar el centro de datos de la red social. Corría el año 2009.

No fueron recibidos por el propio Mark Zuckerberg, pero a otros directivos de la red social les gustó la idea que les ofrecía Lulea: construir el centro de datos situado más al norte de todo el mundo.

Efectivamente, les atrajo tanto la anécdota como el estudio que les llevaron los representantes de Lulea en cuanto a sostenibilidad, innovación, condiciones climatológicas y apoyos locales para el proyecto.

Tras muchos meses de negociaciones y visitas a la ciudad sueca por parte de directivos de Facebook, hace un año Lulea fue designada oficialmente como sede del primer datacenter propio de la red social.

Muchas cosas han cambiado desde entonces, muchas más de las que pensó nunca Karl Petersen que iban a cambiar. Por un lado, los terrenos donde se ubica el centro de datos han sufrido una importante modificación, pero no sólo eso ha cambiado en la vida de Lulea.

Desde que Lulea fue designada por Facebook, otras grandes compañías tecnológicas, punteras sobre todo en dar apoyo y soporte a centros de datos, se han establecido ya en la localidad, que ahora se ha convertido en un importante centro industrial de la tecnología verde y atrae inversores de todo el mundo.

Hablamos de empresas de la talla de EMC, Millestone y Fusion-io, por citar algunas de las que ya han abierto delegación en Lulea.

Más puestos de trabajo
Pero no sólo han atraído a empresas tecnológicas. Por ejemplo, la empresa constructora NCC ha creado una división especial en Lulea para supervisar el levantamiento del edificio del centro de datos, contratando a numerosa mano de obra local.

En tan sólo un año, según fuentes de la alcaldía de Lulea, se han generado 3.000 puestos de trabajo en la localidad. Además, se ha impulsado considerablemente el Parque Científico de Lulea, que se ubica entre la Universidad y el recinto que ocupará el datacenter de Facebook. En él, ahora hay un 25% más de empresas que el año pasado.

A nivel educativo, Lulea está adquiriendo también mucho renombre. Ha pasado de ser una ciudad exportadora de estudiantes a recibir universitarios de toda Suecia que quieren estudiar en la Universidad de Tecnología de Lulea. En la actualidad, tienen 17.000 alumnos, un 18% más de los que tenían matriculados hace tan sólo un año. Y se están planteando la posibilidad de ofertar nuevas titulaciones para el año que viene.

Lulea cuenta ahora además con un departamento de innovación dentro de la alcaldía que se encarga de promocionar la ciudad y atraer empresas a la región. “Somos un importante nodo para el tráfico mundial de datos y podemos ofrecer a las compañías la mejor ubicación para levantar sus centros de datos”, reconoce el alcalde.

Seguro que en los próximos meses más compañías deciden instalarse en Lulea, y eso que para que Facebook inaugure su datacenter queda todavía más de un año.

Según el alcalde, para el día de la apertura oficial del centro invitarán al mismísmo Mark Zuckerberg a pasar unos días en la ciudad.

Espera Pertersen que entonces, esta vez sí, pueda conocerle en persona.

Manuel Moreno
Fuente: Thing Big Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>