Miercoles 28 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

El dinero puede servir para algo más


Regalar dinero, la nueva tendencia.
Regalar dinero, aunque no lo parezca, puede reportar buenas sensaciones para las personas. Al menos, eso es lo que creen ciertas personas que lo han probado.

Hay personas que regalan cosas libremente como su tiempo, conocimientos, bienes y/o dinero. Hay plataformas en las que se registran las experiencias de gente que han regalado dinero por la calle, al estilo de regalar abrazos y sitios donde la gente da sus objetos gratis que ya no usan.: Ziilch, Justfortheloveofit y Freecycle

El modelo de funcionamiento de esta actividad se basa en la idea de  “devolver el favor”. Sin embargo, el dinero es una droga muy poderosa y es difícil llevarla a cabo.

Pero la pregunta clave es ¿cómo responde la gente a una jornada internacional donde la gente se anima a dar su propio dinero o equivalente sin esperar nada a cambio?

El 15 de septiembre de 2012, Free money day se celebró por segunda vez, con 138 eventos en 24 países, entre ellos Nigeria, Tailandia, Argentina, Rusia y Nueva Zelanda. Más de 50 eventos se llevaron a cabo en los EE.UU.

Las principales palabras que se oyeron el mes pasado para describir la Jornada de Dinero Gratis eran ‘diversión’, ‘temor’ y “reflexión’.

Muchos participantes compartieron lo divertido que era regalar su propio dinero. Sin embargo, mucha gente solo quería pasar el rato y charlar.

Una de las personas comentaba su experiencia y que antes repartía abrazos gratis: encontró que las personas se mostraron más escépticas a recibir dinero que a recibir abrazos. Mucha gente no se creía que les regalaban dinero. Muchas de las personas que iban a recibir el dinero espetaban: “nada es gratis”.

Por otra parte, otra persona quería recibir solo un agradecimiento por dar dinero pero se encontró con otra realidad: el que recibió el dinero se lo quitó de las manos insultándole.

Lo que aprendieron los organizadores de esta iniciativa fue lo siguiente:

En primer lugar, tener más de una persona entregando dinero en el mismo lugar es menos intimidante que si solo hay una persona regalando dinero.

En segundo lugar, lo que importa es la proximidad física – las personas eran más propensos a participar cuando se le hablaba a 2 metros, más allá de esta distancia, la voz alzada quizás se presta a temer que alguien está vendiendo algo.

Más allá de la desconfianza y el rechazo inicial (“Yo no lo necesito”), los participantes recibían agradecimiento por parte de los receptores.

Así, con esta experiencia, se muestra públicamente que el dinero sirve para algo más que para guardarlo, como algo que compartir y las buenas sensaciones que de ello se transmite: generosidad, solidaridad, gratitud.

Gandhi decía: “El capital no es un mal en sí mismo, el mal radica en su mal uso”
Hagámosle caso…

Alejandro Miralles
Redacción

Fuente: Post Growth  

Ver video Free Money Day (en inglés)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>