Domingo 25 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Zona libre, una vida sin plástico


¿Es posible vivir sin objetos de plástico? Una familia en Austria lo intenta.
El plástico es uno de los materiales más usados actualmente para fabricar objetos. Por un lado, ¿conocemos realmente los efectos negativos que tiene el uso masivo del plástico? Y por otro lado, ¿esos objetos son de primera necesidad, no?

La respuesta a estas preguntas y lo relacionado al mundo del plástico, las ha dado Sandra Kraustwaschl en su libro recién publicado “Plastikfreie Zone”, zona libre de plástico.  La autora explica el origen de su aventura, sus hijos le preguntaban sobre la basura que flotaba en el mar y se acumulaba. Tras esto, el documental “Plastic Planet” que alerta sobre el efecto tóxico de la sustancia en nuestro cuerpo y nuestro planeta, hizo lo que faltaba.

La cantidad de partículas de plástico que hay en el mar y saber que los humanos tenemos ya trazas de ese material en nuestra sangre provocó que Sandra Kraustwaschl quisiera dar un cambio a su vida.

¿El reto? Sacar completamente todos los productos de plástico de sus vidas. El proyecto tenía un mes de duración y lo fue retransmitiendo a través de su blog. Sin embargo, no es fácil, muchos de los productos que utilizamos a diario llevan plástico, electrodomésticos, tuppers, juguetes, teléfonos, portátiles… Pero al saber las repercusiones negativas que tiene y lo difícil que es que se degrade fueron motivos suficientes.

“He ahorrado mucho en productos de limpieza porque utilizo vinagre y ácido cítrico. Es cierto que los alimentos frescos son más caros, pero nuestro consumo ha cambiado mucho. No compramos productos innecesarios, lo que supone un gran ahorro”, confiesa la autora

“No hemos perdido calidad de vida, la hemos mejorado. Los alimentos y los productos que usamos para asearnos son mejores. Son menos numerosos los productos que usamos pero son de mejor calidad. Ahora comemos más productos naturales y frescos”, resume.

Sin embargo, no ha podido eliminar completamente de su vida todo lo realizado con plástico, siguen utilizando un coche, aunque sea compartido y necesitan un teléfono móvil. Pero la autora expresa que en realidad no es eliminar el plástico de la vida diaria, si no que no debemos olvidar las repercusiones y el malgasto y derroche con el que lo producimos.

“Seguimos utilizando cosas de plástico, pero pretendemos utilizarlas con sentido. En la medida de lo posible tratamos de no comprar cosas nuevas”, dice.

La idea del proyecto, que suena de una manera activista y revolucionaria, en realidad, no lo es tanto. Krautwaschl piensa que el problema es el derroche. Por ejemplo, en los últimos años se ha incentivado no usar bolsas de plástico a la hora de hacer la compra.

Detalles como este hacen que el mundo y la manera de verlo pueda ir cambiando poco a poco. Además van surgiendo más proyectos como este que implantan una nueva filosofía y manera de ver la vida.

Sandra Martín
Redacción

Más información:
http://www.efeverde.com/contenidos-ambientales/reportajes/es-posible-vivir-sin-objetos-de-plastico-una-familia-en-austria-lo-intenta

2 comentarios

  1. Zona libre, una vida sin plástico | Noticias Sindicadas Responder

    […] familia en Austria intenta vivir sin plástico. Seguir leyendo / Fuente » Post Relacionados:Una familia ecológica: hace tres años que vive sin cosas de plástico Quieren […]

  2. VIVIR SIN PLÁSTICOS: una familia de Austria lo intenta | El Blog Alternativo Responder

    […] una familia austriaca casi lo ha conseguido y lo explican en e el libro “Plastikfreie Zone”. INFO ¿Te ha sido útil este artículo? ¿Nos invitas a un café? Haz click aquí, ¡¡¡MUCHAS […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>