Lunes 26 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

No se debe luchar en nombre de una religión.


Un mensaje para intentar conservar la convivencia pacífica en Nigeria.
Emmanuel Adetoyese Badejo es un joven creyente católico que reside en la ciudad de Oyo, Nigeria. A pocos kilómetros de su residencia se encuentra el sagrado bosque de Osun-Osogbo, uno de los lugares más mágicos del planeta, proclamado en el 2005 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Este es el último bosque sagrado Yoruba, referido a la etnia del sur de África, que permanece intacto y se conserva como templo. Emmanuel ha querido lanzar un mensaje para intentar conservar la convivencia pacífica en Nigeria.

En esta región viven cerca de dos millones de personas, la mayoría de fe musulmana, por ello este obispo cristiano ha querido organizar una conferencia con el título “Violencia en el nombre de las religiones: una preocupación para todos”, para abordar el debate religioso y confirmar que la única vía de convivencia es la paz.

El valiente religioso intenta llevar la batalla personal – que al mismo tiempo, es muy universal- en contra la violencia que explotó entre la gente local. Identifica la causa de la violencia en la pobreza, la desocupación y en la instrumentalización de la política, que en palabras de Badejo, “se busca elevar el sentido de pertenecer a una religión, para conquistar poder político a nivel local o nacional”

En los últimos meses, Nigeria ha estado en las primeras páginas de los periódicos de todo el mundo debido a los atentados terroristas que han estado profundamente compartiendo el precario equilibrio de la tierra actualmente.

Tierra que reivindica el orgullo y el coraje, el cual la gente nutre la esperanza en la alteridad, siendo coscientes de la propia identidad en la promoción del diálogo interreligioso.

El sacerdote he realizado un discurso, en representación tanto de los cristianos como de los musulmanes, en contra del uso de la violencia para encontrar “la paz”, no es lógico, “sobre todo cuando se apoya en nombre de la fe”.

El lugar es idílico, donde el río Osun baña los bosques selváticos llenos de árboles esculpidos, santuarios y símbolos de la fe.

Sandra Martín
Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>