Domingo 18 de Febrero del 2018
Google+ Pinterest

El padre de Mafalda agasajado en el Congreso argentino


Quino fue aplaudido y abrazado: festejaron sus 80 en el Congreso.

Fueron varios los minutos durante los que sólo se escucharon aplausos y “bravos” y “gracias” a los gritos justo después de que Quino entrara ayer a la sala Delia Parodi de la Cámara de Diputados, order buy | en el Congreso de la Nación, pharmacy order donde se lo homenajeó por sus 80 años, viagra cumplidos el 17 de julio.

Adelante de las casi doscientas personas que habían ido a verlo y a ovacionarlo, Joaquín Salvador Lavado se abrazaba a sí mismo para abrazar a todos, y repetía “gracias, gracias, gracias”.

Había lectores de varias generaciones: algunos releían sus ejemplares de 10 años con Mafalda o de Sí cariño, y los más chicos, vestidos con remeras de la nena más famosa del dibujo argentino, esperaban ansiosos el momento de acercarse a darle un beso y a pedirle una firma, instancia que llegaría al final de la ceremonia.

Estaban también varios de sus amigos y colegas del dibujo y el humor gráfico: Sendra, Alfredo Sábat, Luis Scafati, Maicas y Maitena eran algunos de ellos.

Fue justamente Eduardo Maicas el orador invitado: “Maestro es poco, sería simplificar, porque no hay palabra que califique su grandeza”, reflexionó sobre su amigo, y agregó que “Quino recuperó la virtud del prototipo para el humor argentino, y aparecieron las Susanitas, los Manolitos y las Mafalditas, que siguen siendo las nenas que piensan con mayúscula”.

El coro del Banco Nación completó el homenaje cuya iniciativa estuvo a cargo de la diputada Mara Brawer, del Frente para la Victoria, cantando dos veces el “Feliz cumpleaños” y “Amándote”, del uruguayo Jaime Roos.

Brawer, acompañada en el acto por el presidente de la Cámara, Julián Domínguez, y por el diputado Roy Cortina, del Frente Amplio Progresista, destacó “el análisis de la sociedad y la familia” del autor.

Maitena, autora de Mujeres alteradas y volcada a la novela desde la publicación de Rumble, destacó especialmente el trabajo a página entera del autor “por su estudio y su crítica de la sociedad”, aunque recordó a Mafalda “como un faro para todos sus lectores”. Sendra lo definió como “griego” por “su destino de clásico” y subrayó que Quino “es un ejemplo de rectitud”.

Daniel Divinsky y Kuki Miller, fundadores de De la Flor y editores de Quino de toda la vida, también estaban allí: “El secreto de la supervivencia de esta editorial independiente derivó de la fidelidad de Quino y Fontanarrosa; así como cuando Libertad le dice a sus compañeros que, gracias al trabajo de traductora de su mamá, el último pollo que comió se llama Jean-Paul Sartre, varios pollos que comí se llaman Quino y Mafalda”, comentó Divinsky.

“Si elegí el dibujo es porque hablar no me resulta bien”, introdujo Quino, el último orador, y siguió: “Gracias por tanto afecto, me conmueve”. Y abrazó a todos por última vez.

Julieta Roffo
Fuente: Revista Ñ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *