Sábado 01 de Octubre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

El padre de Mafalda agasajado en el Congreso argentino


Quino fue aplaudido y abrazado: festejaron sus 80 en el Congreso.

Fueron varios los minutos durante los que sólo se escucharon aplausos y “bravos” y “gracias” a los gritos justo después de que Quino entrara ayer a la sala Delia Parodi de la Cámara de Diputados, en el Congreso de la Nación, donde se lo homenajeó por sus 80 años, cumplidos el 17 de julio.

Adelante de las casi doscientas personas que habían ido a verlo y a ovacionarlo, Joaquín Salvador Lavado se abrazaba a sí mismo para abrazar a todos, y repetía “gracias, gracias, gracias”.

Había lectores de varias generaciones: algunos releían sus ejemplares de 10 años con Mafalda o de Sí cariño, y los más chicos, vestidos con remeras de la nena más famosa del dibujo argentino, esperaban ansiosos el momento de acercarse a darle un beso y a pedirle una firma, instancia que llegaría al final de la ceremonia.

Estaban también varios de sus amigos y colegas del dibujo y el humor gráfico: Sendra, Alfredo Sábat, Luis Scafati, Maicas y Maitena eran algunos de ellos.

Fue justamente Eduardo Maicas el orador invitado: “Maestro es poco, sería simplificar, porque no hay palabra que califique su grandeza”, reflexionó sobre su amigo, y agregó que “Quino recuperó la virtud del prototipo para el humor argentino, y aparecieron las Susanitas, los Manolitos y las Mafalditas, que siguen siendo las nenas que piensan con mayúscula”.

El coro del Banco Nación completó el homenaje cuya iniciativa estuvo a cargo de la diputada Mara Brawer, del Frente para la Victoria, cantando dos veces el “Feliz cumpleaños” y “Amándote”, del uruguayo Jaime Roos.

Brawer, acompañada en el acto por el presidente de la Cámara, Julián Domínguez, y por el diputado Roy Cortina, del Frente Amplio Progresista, destacó “el análisis de la sociedad y la familia” del autor.

Maitena, autora de Mujeres alteradas y volcada a la novela desde la publicación de Rumble, destacó especialmente el trabajo a página entera del autor “por su estudio y su crítica de la sociedad”, aunque recordó a Mafalda “como un faro para todos sus lectores”. Sendra lo definió como “griego” por “su destino de clásico” y subrayó que Quino “es un ejemplo de rectitud”.

Daniel Divinsky y Kuki Miller, fundadores de De la Flor y editores de Quino de toda la vida, también estaban allí: “El secreto de la supervivencia de esta editorial independiente derivó de la fidelidad de Quino y Fontanarrosa; así como cuando Libertad le dice a sus compañeros que, gracias al trabajo de traductora de su mamá, el último pollo que comió se llama Jean-Paul Sartre, varios pollos que comí se llaman Quino y Mafalda”, comentó Divinsky.

“Si elegí el dibujo es porque hablar no me resulta bien”, introdujo Quino, el último orador, y siguió: “Gracias por tanto afecto, me conmueve”. Y abrazó a todos por última vez.

Julieta Roffo
Fuente: Revista Ñ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>