Jueves 29 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2

La innovación en las olimpíadas


Sueños olímpicos inspiran la innovación.
En muchos deportes olímpicos, el margen entre ganar una medalla de bronce, de plata o la codiciada de oro, puede a veces ser cuestión de milisegundos o milímetros.
El desempeño de un individuo o de un equipo se suele atribuir a varios factores: el programa de entrenamiento, la condición física y mental del competidor, el clima, la dieta adecuada, una firme determinación y, ocasionalmente, simplemente la suerte.

Pero en algunos deportes, la diferencia entre un lugar en el podio de ganadores o la frustración de un sueño olímpico puede depender del equipo usado.
El remo y la navegación son deportes en los que el equipo juega un papel fundamental para asegurar un buen desempeño.
“Tener el mejor bote es un componente vital para cualquier equipo con ambiciones olímpicas”, dice Elvira Luykx de DSM, la compañía holandesa de ciencias de la vida.

Como socio del Comité Olímpico Holandés, DSM fue responsable de desarrollar el material usado en la construcción de los botes de vela clase 470 con los que compitieron en Pekín en 2008; un material que ahora han adoptado casi todos los equipos nacionales.

Búsqueda de la perfección
Existen directrices estrictas a seguir, pero desarrollar un bote requiere la participación del equipo nacional de remo, los entrenadores y los asistentes.
“Por una parte tienes esa tracción, pero por otra tienes el empuje, porque queremos mostrar lo que hemos desarrollado”, afirma Luykx.
Dirigiendo sus miradas firmemente a los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Londres 2012, DSM ha desarrollado los botes para los ocho equipos holandeses, tanto masculinos como femeninos.

“El desarrollo en la tecnología de resina ha incrementado la rigidez del casco en 25%, comparado con botes regulares, a la vez que se mantiene la estructura liviana”, explica.
La rigidez adicional reduce la cantidad de energía desperdiciada por la deformación del casco, un problema común debido a la fuerza empleada por la tripulación durante cada remada.
Reducir la deformación del casco implica que la tripulación puede desarrollar y mantener una mejor velocidad.

Podría parecer una desventaja invertir dinero y tiempo en investigación y desarrollo, sólo para que sea usado por los competidores pero, según las normas olímpicas, los equipos no pueden usar materiales que no están disponibles para todos.
“Es improbable que los equipos tengan los mismos botes que nosotros, incluso si usan los mismos materiales, porque tenemos nuestra lista de deseos y hemos dado instrucciones específicas al fabricante de botes acerca de cómo se usan y aplican nuestros materiales”, agrega Luykx.

“Puede que nos enteremos quién ha usado nuestros productos después de los juegos y quién los usará en el futuro”, prosigue, “en gran parte del mismo modo en que los materiales y técnicas que usamos para el equipo holandés de bobsleigh (trineos de descenso) en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2010 en Vancouver son usados ahora por el equipo canadiense”.
Sin embargo, antes de los juegos, “todos tratan de mantenerlo un poco en secreto”, dice.
De hecho, el deporte está rodeado de tal secretismo, que el equipo de remo británico no quiere ni decir quién fabrica sus botes.

Mandados a hacer
Un hombre que conoce esos secretos es Helmut Empacher, cuyo bisabuelo comenzó a construir botes en 1923.
“Si cualquier persona de cualquier país hace una insinuación, no la publicamos”, señala. “El equipo británico tiene unos cuantos pedidos especiales que ningún otro equipo tiene”.
Basada en Eberbach, Alemania, la compañía Empacher emplea a 80 personas y suministra botes a un gran número de tripulaciones que reman en competencias internacionales, incluidos el Campeonato Mundial y los Juegos Olímpicos.
“Abastecemos a muchos equipos nacionales. Yo diría que más del 50% de las medallas se ganarán en nuestros botes”, afirma.
Su empresa entrega botes que son modificados de acuerdo con los deseos de equipos y remeros individuales.

Los pedidos para personalizar un bote toman en cuenta el peso promedio de la tripulación, el estilo de remo -por ejemplo, un equipo cuyos integrantes se sientan más derechos puede usar un bote más corto-, requerimientos para cierto ángulo de los zapatos, o la opción entre asientos de carbón o de madera.

“Este año hemos desarrollado aparejos de carbón para sostener los remos, que son más livianos y rígidos”, detalla.
“También son menos resistentes al viento, porque Londres puede tener mucho viento”, se ríe.
“La persona que diseñó nuestros aparejos tiene vínculos con la Fórmula Uno, así que tenemos gente que trae su experiencia de otros campos”, señala.

Utilidades
Mientras tanto, DSM espera que su inversión en desarrollo le dé utilidades y celebrará los botes anaranjados que compitan en los Juegos Olímpicos.
“No siempre se pueden ver los resultados finales, pero esto es un escaparate para que los clientes vean lo que hacemos en el área de la innovación”, dice Luykx.
Pero ganar y volver a casa con aquellas preciosas medallas requiere un esfuerzo de equipo.
“Los atletas deben ser saludables, mentalmente capacitados, deben contar con el entrenamiento adecuado, todo debe estar bien para remar en esa carrera por la medalla; las luces deben ser verdes, lo más verdes posible para que todo salga bien. Lo que nosotros hacemos es sólo una parte” concluye.

James Melik
Fuente: BBC Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>