Martes 27 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Un grupo nacido para ganar


El baile de la excelencia.
El ballet rojo existe y no es ruso. La perfección en el fútbol tiene nombre y no es matemático. La excelencia en este mundo del balón redondo está representada por una clase de futbolistas especiales, que no son galácticos. Son jugadores humildes que han sido conjuntados por un seleccionador sencillo, que ha sabido aprovechar toda las cualidades, la clase, la categoría y las calidades de todo un grupo nacido para ganar. Puede que a más de uno le duela el tercer triunfo consecutivo de la selección española de fútbol, algo único en este deporte, jamás conseguido por otro país. España, como país tiene ese problema, que en esta Eurocopa se ha notado más que nunca. Había españolistas de toda la vida que querían que perdiera por el sólo hecho de que esta selección se identifica con un estilo de fútbol asociado al juego practicado en los últimos años por el Barça.

Seis jugadores del equipo azulgrana estuvieron ayer en el campo en el momento decisivo de la final. El fútbol de toque-toque, el del control del balón, el que practica el Barça disgustaba en los madriles, pero anoche resultó encantador, cautivador y grandioso.

A más de un catalanista, al mismo tiempo, no le habrá gustado nada que esos seis azulgrana tengan tanta influencia en una España campeona. Pero esto es fútbol y no es política, y lo único que les importa a los jugadores es ganar. Y han ganado. Han vuelto a vencer ejecutando un fútbol excelente, un fútbol que por estos lares nos ha deleitado suficientemente. Con estrategias parecidas, con falsos “nueves”, utilizando las bandas y siendo fiel a un estilo que es admirado mundialmente.

El fútbol español, y esa España rancia que no soporta que le recuerden que juega como el Barça, tiene que estar satisfecha y feliz de que por fin tenga la jerarquía en este deporte y sobresalga por tener un estilo propio. Que los jugadores españoles, en general, sepan ganar y hagan un pasillo a los italianos.

Este saber ganar es un ejemplo para equipos y clubs grandes que muchísimas veces pierden la compostura. Pero, sobre todo, lo mejor de esta selección española es el haber aprendido a ganar a través de un fútbol bello, espectacular, de calidad, que tiene su sello, su ADN, en la cantera del Barça.

Dagoberto Escorcia
Publicado en: La Vanguardia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>