Domingo 25 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Expresar las emociones y dar sentido a lo que está pasando


El poder de la escritura.
Deja de preocuparte por la estructura, la ortografía o cómo otros pueden interpretar tus palabras.

El psicólogo James Pennebaker, autor de La vida secreta de los pronombres, a lo largo de 30 años de investigación pionera en la Universidad de Texas en Austin, ha encontrado que las palabras que elegimos nos puede decir mucho sobre nuestra salud física y mental que no sabemos. Lo que es más, el cambio de nuestra selección de palabras puede alterar nuestro estado de ánimo.

De niño y adolescente, y más tarde estudiante de psicología social, Pennebaker no le importaba la escritura, dice. Se interesó en ella a principios de 1980, cuando era un joven investigador trabajando en un estudio de las causas psicológicas de la enfermedad física. Él y sus colegas trataron de tomar la medida más amplia posible de los factores mentales que podrían desempeñar un papel en varias enfermedades, de las úlceras y el cáncer a trastornos de la alimentación. Así que administró un extenso cuestionario a miles de personas. “Realmente quería saber todo sobre ellos”, dice Pennebaker. “Su relación con sus padres, su comida favorita, sus aficiones y si habían experimentado algún abuso sexual u otros acontecimientos traumáticos antes de los 17 años.”

Las personas que no hablan con otros acerca de estos eventos, resulta que son los más propensos a enfermar. Así tienen débiles las relaciones sociales. Los investigadores también notaron que el trauma es un concepto amplio.

Para una mayor o menor grado, es perjudicial guardar silencio acerca de cualquier evento que afecta emocionalmente, incluyendo los más comunes, como los problemas maritales o la pérdida del empleo.

En términos fisiológicos y evolutivos, es fácil ver por qué y cómo los episodios emocionales afectan nuestros cuerpos. Los enfrentamientos con el peligro, en otras palabras: miedo y angustia y a poner el cuerpo en un estado elevado de alerta. En la historia humana, esto nos ha ayudado a huir, luchar. Nuestros corazones laten más rápido, el estrés hace fluir las hormonas y pausa funciones metabólicas e inmunes, con lo cual se libera la energía máxima para la supervivencia.

Pero este estado de alerta extrema no puede durar mucho tiempo, debido a que estas adaptaciones se cobran su precio: el corazón bombea demasiado rápido y hace subir la presión arterial, y debilita el sistema inmunológico. Según Pennebaker, esto es lo que sucede cuando guardamos nuestras emociones en su interior.

Las personas necesitan compartir sus experiencias. Ellos necesitan expresar sus emociones y dar sentido a lo que está pasando. Esto reduce el estrés y hace que el cuerpo vuelva a su estado de relajación natural.

Pennebaker y sus colegas hicieron rápidamente una serie de estudios adicionales y se encontró que las personas que se animaron a hablar con otros acerca de lo que estaban pasando, se vieron efectos positivos, tales como una presión arterial más baja y una caída en los niveles sanguíneos de la hormona del estrés cortisol.

Después de un rato, Pennebaker se preguntó si el intercambio de experiencias con usted a través de la escritura puede hacer tanto para su salud como hablar de ellos a los demás. Para averiguarlo, él y su equipo dividieron a un grupo grande de participantes en dos. Cada subgrupo llegó a la universidad y pasó 15 minutos escribiendo durante cuatro días seguidos. El primer grupo se les pidió que describieran objetos o eventos que fueron sin carga emocional. Al segundo se le pidió que escribiera acerca de un evento emocionalmente significativo.

Los resultados fueron alentadores. Al cabo de un mes, las personas del segundo grupo iban de visita al médico con menos frecuencia, ingiriendo un menor número de aspirinas, teniendo la gripe con menos frecuencia y, en general se siente mejor.

Entusiasmado con los resultados, Pennebaker probó el experimento en otros grupos. Puso a las amas de casa y estudiantes, pacientes y enfermos de cáncer gástrico, los veteranos y los presos de máxima seguridad a todos en un mismo saco.

Una y otra vez, las personas que escribieron acerca de las principales experiencias emocionales mostraron mejoras significativas y medibles físicamente. Los escritores se habían beneficiado teniendo menor frecuencia cardiaca y menor presión arterial, reducción de los niveles de cortisol y las células T más sólidas (una parte vital de un sistema de funcionamiento del sistema inmunológico).

En este sentido, Pennebaker ha desarrollado el programa de software Linguistic Inquiry and Word Count (LIWC), que cuenta las palabras en determinadas categorías.

Estos incluyen “las palabras emocionales negativas” (rabia, tristeza) y las positivas (risas felices,) y las palabras que indican la causalidad (causa, la razón) y las formas de comprensión (entender, darse cuenta).

Como era de esperar, los escritores que utilizan palabras emocionales más positivas se sentía mejor a medida que el estudio continuaba. Sin embargo, Pennebaker también encontró un efecto inverso inesperado. Hubo una relación en forma de campana entre la salud y el número de palabras emocionales negativas las personas empleadas.

Los sujetos, cuyo uso de las palabras causales y comprensión siguió fueron los más beneficiados. Eso es porque el uso de la palabra causalidad indica que una persona está haciendo una historia basada en la experiencia. “Si usted comienza a ver las conexiones entre los eventos y el uso que les dan significado, usted será capaz de moverse a través de la experiencia desagradable con mayor eficacia.”

Lo mismo ocurre con las palabras de comprensión. Cuando alguien escribe una frase como “ahora me doy cuenta de que …” o “Yo entiendo por qué …”, significa que la experiencia se ha vuelto más comprensible.

Poner experiencias desagradables en forma de cuento sería saludable.

Estamos naturalmente inclinados a tratar de poner orden en el caos.

Mientras siga siendo una prueba difícil sin forma y sin sentido, vamos a seguir meditando sobre ella, y el incidente y sentimientos que la acompañan seguirán reacayendo sobre nosotros una y otra vez.

Pero si analizamos las causas, consecuencias y significados personales de esa experiencia y empezamos a darle forma, nuestro estrés disminuirá gradualmente. Y eso va a liberar espacio en la cabeza para cosas nuevas.

Aunque aún no puede explicar por qué algunas personas son capaces de liberarse con la escritura y otros no.

Cuanto más cambian entre los pronombres diferentes, desde  más puntos de vista son capaces de ver las cosas y más saludables estarán. Cuando se mira el problema desde muchos puntos de vista diferentes, te alejas del problema.

Además de sus efectos emocionales y cognitivos, la escritura trae beneficios sociales. La memoria mejora, se escucha mejor y estás más interesado en tus amigos. Además, dice, estar abierto a tus propias emociones significa que estás más abierto a otras personas.

Para llegar a ser lo más saludable, relajado y feliz posible, no sólo tenemos que escribir sobre las experiencias emocionales que nos molestan, tenemos que hacerlo de una manera específica.

Tenemos que expresar nuestras emociones y, al mismo tiempo tratar de obtener información sobre las causas y los efectos de nuestras experiencias. Y tenemos que mirarlos desde tantas perspectivas como sea posible.

Según Pennebaker, cuando estás empezando, debes seguir un par de reglas. En primer lugar, cuando comienzas, debes prometerte que vas a escribir por lo menos 15 minutos durante tres o cuatro días.

Sin embargo, mantener 20 minutos como máximo significa que no tendrá la oportunidad para reflexionar.

En segundo lugar, es importante escribir en un lugar donde no seas molestado. En tercer lugar, si al final de cuatro días de la escritura no siente que está haciendo ningún progreso, o se siente peor, deja de escribir. Su escritura puede no ser la terapia más efectiva para usted.

La regla de oro aquí es, siempre ser 100 por cien honesto contigo mismo. Tú eres la única persona que lo va a leer.

Más información:
http://www.nytimes.com/2011/08/28/books/review/the-secret-life-of-pronouns-by-james-w-pennebaker-book-review.html?pagewanted=all
http://secretlifeofpronouns.com/book.php

Alejandro Miralles
Redacción

 

2 comentarios

  1. Hablar de los sentimientos mejora nuestra salud. « En La Micro Responder

    […] mas información (http://enpositivo.com/2012/07/escribir-mejora-la-salud/). Share this:TwitterFacebookMe gusta:Me gustaBe the first to like […]

  2. Escribir mejora la salud- ePsicologia.eu Responder

    […] Escribir mejora la salud. | Noticias de hoy en El mundo. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>