Domingo 25 de Septiembre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

La energía solar podría multiplicarse en los próximos cinco años


Energía Renovable para el Siglo XXI.
La energía solar fotovoltaica podrá suministrar el 5% de la demanda mundial de electricidad para 2020, y hasta un 9% para 2030, según un estudio presentado por Greenpeace Internacional y la Asociación Europea de la Industria Fotovoltaica (EPIA).

Se pronostica que las inversiones en esta tecnología se duplicarán desde los 35.000 millones de euros actuales hasta los 70.000 millones en 2015. Al mismo tiempo, los costes de los sistemas solares fotovoltaicos se espera que se reduzcan a casi la mitad (-40%).

Como resultado, estos sistemas van a poder competir con los actuales costes de la electricidad en los hogares en la mayoría de los países industrializados, fenómeno que se conoce como “paridad de red”.

“Estamos a punto de ver un cambio revolucionario: en muy pocos años, la electricidad obtenida del sol en los propios edificios va a ser más barata que la que nos suministra la red eléctrica”, ha declarado José Luis García Ortega, responsable de la campaña Cambio climático y Energía de Greenpeace España.

“La solar fotovoltaica es una tecnología clave para combatir el cambio climático y para asegurar el acceso a electricidad limpia.

Las cifras actuales muestran que la tecnología está a punto de dar un gran salto económico”, ha declarado Sven Teske, experto energético de Greenpeace Internacional.

“Para 2015, el mercado podría ser el doble del actual, lo que da lugar a inversiones de 70.000 millones de euros. Nuestro objetivo es hacer de la solar fotovoltaica una de las principales formas de generación de electricidad mediante más políticas de apoyo en todo el mundo.”

La potencia solar fotovoltaica podría crecer desde los 23 GW que había instalados a principios de 2010 hasta 180 GW para 2015, según el informe, que ha sido presentado en la Conferencia Internacional sobre Energía Renovable de Delhi (DIREC), organizada por el gobierno de India con el apoyo de la Red de

Más de 1.800 GW podrían estar instalados para 2030. Esto ahorraría nada menos que 1.400 millones de toneladas de emisiones de CO2 cada año.
Además de sus beneficios ambientales, la energía solar ha demostrado ser una forma sostenible de afrontar las preocupaciones sobre la seguridad energética y los volátiles precios de los combustibles fósiles, así como un factor sustancial de desarrollo económico.

La industria fotovoltaica, que ya emplea a unas 230.000 personas a escala mundial, podría dar empleo a 1,3 millones de trabajadores para 2015. Para 2050, esta cifra podría estar en 5 millones.

Laura Daponte Núñez
Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>