Sábado 01 de Octubre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Más buenas noticias en la prensa


El ángel de la guarda de Milán.
Milán, la capital económica de Italia, sufre los estragos de la crisis. En la ciudad lombarda, centro mundial de la moda y sede de exquisiteces culturales como el teatro lírico de La Scala, la recesión económica tiene también un alto precio social.

Lo hizo patente ayer el principal diario milanés e italiano, el Corriere della Sera, al revelar la existencia de un benefactor anónimo, una especie de ángel de la guarda, que está ofreciendo ayuda desinteresada cuando se entera de situaciones de especial necesidad.

Sera es algo más que un buen trabajo periodístico. Se trata de una iniciativa que podría hacer escuela en los tiempos que corren.

El diario ha escogido el reportaje sobre el “benefactor invisible”, que firma Giangiacomo Schiavi, vicedirector del rotativo, como arranque para una serie de artículos bajo el epígrafe de “buenas noticias”, de hechos esperanzadores que rompan la espiral pesimista en que está sumida Italia y otras sociedades europeas.

La idea tuvo una muy buena acogida, a juzgar por las reflexiones que se hacían ayer en algunos programas de radio y por los mensajes enviados por los lectores en la edición digital del periódico.

Uno de los comentarios recordaba que antaño, en la Italia de las pequeñas comunidades rurales, se practicaba a menudo la solidaridad. Las vecinas cocinaban para la mujer que había enfermado y se ayudaba a las parturientas. “Las labores agrícolas se hacían en comunidad –decía el lector–. Ahora, en cambio, vivimos como lobos solitarios y se piensa que sólo el Estado debe proveerlo todo. Por desgracia no es así”. Otro lector se dirige al “héroe anónimo” y le dice: “Has conseguido hacerme llorar las lágrimas más dulces de este mes”.

Por la descripción en el reportaje, el benefactor milanés podría ser o haber sido banquero o empresario, pues afirma lo siguiente: “He trabajado en el mundo de los grandes bancos y puedo garantizar que hay centenares de ejecutivos con ingresos millonarios que podrían hacer lo que he hecho yo, pero quizás prefieren no mirar las páginas de cronaca (sucesos y problemas sociales) y prefieren las de espectáculos”.

Una de las personas socorridas por el ángel de la guarda milanés es Gaspare Tumminello, un parado de 54 años, exdueño de un bar, que terminó viviendo en la calle debido a las deudas acumuladas y a una enfermedad. El alma caritativa anónima supo de su desgracia y ahora le proporciona medios para que pague un alquiler, coma y cuide de su salud.

Otro de los beneficiarios del generoso donante es una jubilada, Noemi, endeudada con el banco y a punto de verse obligada a pedir limosna. El ángel invisible se presentó en su casa, le proporcionó dinero para saldar la deuda bancaria, para comprar un frigorífico y para comer dignamente durante unos meses.

Una de las historias más emotivas que cuenta el Corriere della
Sera es la de la familia de un niño tunecino, Mohamed, aquejado de una rara dolencia genética que destruyó su sistema inmunitario. Los padres se fueron con el pequeño a Italia en busca de una cura médica. Finalmente, después de varios años, pudieron hacerle a Mohamed un trasplante de médula de su hermano pequeño. La familia quedó arruinada en el proceso, a pesar de que el padre es profesor universitario en su país. Y ahí apareció el benefactor anónimo, que les encontró una casa para vivir mientras duren los controles en el hospital y les ayudará a regresar a Túnez cuando el niño esté recuperado.

El ángel de la guarda justifica así su encomiable actitud: “Lo he explicado a mis hijos. Quien tiene, debe ayudar a quien no tiene. El valor de nuestros gestos es directamente proporcional a aquello de lo que nos privamos para ayudar a los demás.

Creo que tiene más peso el gesto de un pensionista que renuncia a 20 euros que no aquellos como yo, que no debemos renunciar a nada, ni siquiera a lo superfluo”.

Eusebio Val
Fuente: Bloomberg-La Vanguardia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>