Sábado 01 de Octubre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

Controlar un robot con la mente


Paralíticos controlan un robot con el pensamiento.
Dos pacientes con cuadriplejia lograron controlar con el pensamiento un brazo robótico y tomar una bebida sin ayuda por primera vez en 15 años, revela un estudio en Estados Unidos.
La técnica, que aparece publicada en la revista Nature, involucra el uso de un sensor implantado en el cerebro que, vinculado a una computadora, traduce señales eléctricas en instrucciones.

La investigación es un proyecto conjunto de la Universidad de Brown, el Departamento de Asuntos de Veteranos, en Rhode Island, el Departamento de Neurología del Hospital de Massachusetts y la Escuela Médica de la Universidad de Harvard en Boston.

Los científicos esperan eventualmente poder reemplazar la computadora y conectar el sensor cerebral a las propias extremidades del paciente paralizado.

El mismo equipo de científicos mostró en 2006, en otro estudio también publicado en Nature, que un paciente con parálisis podía utilizar este sistema de interfaz neural para controlar un cursor en una pantalla de computadora.

La clave es un sensor microscópico implantado en la superficie de la corteza motora, la región del cerebro responsable del control y ejecución de los movimientos voluntarios.

Cuando el paciente piensa en mover un brazo o mano activa neuronas en esta región del cerebro y esa actividad eléctrica envía impulsos a través de un cable hacia una computadora, la cual traduce esas señales en instrucciones.

“Extasiada”
Los dos pacientes que participaron en la nueva investigación quedaron paralizados hace muchos años debido a eventos cerebrovasculares y no tenían movimientos viables debajo del cuello.

Una de las pacientes, Cathy Hutchinson de 58 años, pudo utilizar la interfaz neural para controlar el brazo robótico y llevar un recipiente con café hacia la boca.
Fue la primera vez en casi 15 años que la mujer había podido tomar una bebida sin ayuda.
“No pude creer que lo que estaba viendo cuando logré beber café sin ayuda”, escribió la mujer en el tablero que utiliza para comunicarse con el movimiento ocular.
“Estaba extasiada. Sentí esperanza y un enorme sentido de independencia”.

El profesor John Donoghue, neurológo de la Universidad de Brown que participó en el estudio, expresó algo semejante.
“Hubo un momento de verdadera alegría y felicidad. Era algo más profundo que el hecho de que se trataba de un avance. Creo que es un logro importante en el campo de la interfaz cerebro-computadora porque ayudamos a alguien a hacer algo que había deseado desde hace muchos años”, expresa el científico.

La investigación muestra que la región del cerebro responsable del movimiento continúa funcionando más de una década después de sufrir una parálisis.
Además, el sensor en el cerebro puede funcionar a largo plazo.

Cathy Hutchinson fue sometida al implante hace seis años.
Y aunque la tecnología está lejos todavía del uso práctico y los participantes utilizaron el sistema en condiciones controladas en sus hogares con ayuda de técnicos, hubo otros logros importantes.

Tal como explica el profesor Leigh Hochberg, otro de los autores del estudio, la investigación tenía cuatro objetivos:
Desarrollar sistemas de comunicación efectivos para la gente que sufre síndrome de encerramiento, dándoles control con el uso de un cursor en una pantalla de computora.
Crear un mejor control neural de dispositivos de asistencia robótica para pacientes con parálisis.
Utilizar el sistema para permitir a pacientes amputados controlar una prótesis con la interfaz neural.
Permitir a pacientes paralizados reconectar su cerebro a sus extremidades con este sistema para que puedan usar su propia mano y levantar una taza de café.

El profesor Hochberg admite que el tercer y cuatro objetivos son ambiciones lejanas pero son el “verdadero sueño” de la gente que sufre estas discapacidades.

Y todavía es imposible establecer una fecha de cuándo podría lograrse esto.

Por su parte Story Landis, directora del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Cerebrovasculares, que financió parcialmente la investigación, afirma que “esta tecnología fue posible gracias a décadas de inversión e investigación sobre la forma como el cerebro controla el movimiento”.
“Ha sido extraordinario ver como ha evolucionado esta tecnología a partir de los estudios de neurofisiología básica y se ha trasladado a ensayos clínicos donde está mostrando promesas significativas para las personas con lesiones y trastornos cerebrales”, agrega la experta.

Fuente: BBC Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>