Sábado 01 de Octubre del 2016
Google+ Pinterest
sponsors 1; 2; 3; 4

El primer juicio completo contra un exjefe de Estado


La Haya condena a Charles Taylor a 50 años por crímenes de guerra.
Charles Taylor, expresidente de Liberia, ha sido condenado a 50 años de cárcel por crímenes de guerra y contra la humanidad cometidos en su país y en Sierra Leona. El Tribunal Especial para Sierra Leona, que ya le declaró culpable el pasado abril, considera probado que ayudó e instigó las guerras de su tierra, y la de sus vecinos, de 1991 a 2002. “El Tribunal ha tenido en cuenta la gravedad y el impacto físico y emocional de los crímenes perpetrados contra la población civil. Los mutilados tendrán que vivir siempre de la beneficencia. Las mujeres violadas sufrirán el estigma del asalto, y el rechazo que padecen los hijos que tuvieran. A los menores reclutados se les robó la infancia”, ha dicho el juez Richard Lussick, al leer la decisión. La fiscalía había pedido 80 años de pena. Taylor ha pedido ser internado en el Reino Unido, un encarcelamiento que se produciría después del proceso de apelación, que puede durar seis meses.

Los jueces no han aceptado las circunstancias atenuantes presentadas por la defensa. No ha contado en favor de Taylor el hecho de estar casado y con hijos. Tampoco los problemas de salud que aduce padecer, ni el tiempo que pasó exiliado en Nigeria, “que no pueden compararse con un internamiento”. “Tenía restricciones para salir de Nigeria y estaba prohibido que se metiera en política, pero eso no equivale a una prisión preventiva al uso”, según Lussick. “Era un jefe de Estado y aunque no participara personalmente en los crímenes, su estatus añade gravedad a la situación puesto que traicionó la confianza de la ciudadanía”. Fue el Gobierno nigeriano el que entregó finalmente a Taylor en 2006 al tribunal especial.

El fallo es histórico por dos motivos: es la primera vez que la justicia internacional lleva a término un proceso contra un antiguo jefe de Estado. Taylor, además, no estuvo presente en los crímenes cometidos.

Nunca puso el pie en territorio sierraleonés, pero se le ha considerado responsable directo de los asesinatos, mutilaciones y violaciones de civiles, así como del reclutamiento de niños soldado y la esclavitud de mujeres y campesinos inocentes. “Las declaraciones de testigos llegados ante este tribunal han contado cómo tuvieron que cortarle las manos, o bien los pies, al señalado como enemigo. Un niño soldado explicó que lo hacía por orden de sus superiores. Otra declaración detalló cómo le arrancaron los ojos a una mujer para que no reconociera a sus violadores. Unos hechos de una gravedad e impacto que no desaparecerán jamás. Y el acusado no ha aceptado su responsabilidad por lo ocurrido ni mostrado remordimientos”, añadió Lussick. “La Sala rechaza, como asegura la defensa, que todo sucediera a espaldas de Taylor. En todo caso, eso sería una circunstancia agravante. Era el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas liberianas”.

Nacido en 1948, Charles Taylor se convirtió en presidente de Liberia en 1997. Antes, en 1983, había estado en una cárcel en Estados Unidos, adonde huyó después de haber estafado un millón de dólares del presupuesto nacional liberiano. Escapado en circunstancias poco aclaradas de una celda en Massachusetts, regresó a Liberia en 1989. Allí encabezó una rebelión que desembocó en una guerra civil. En 1991 apoyó a los rebeldes de Sierra Leona cuando estalló un conflicto armado entre el Ejército y la guerrilla. Durante su carrera política, una vez conseguida la presidencia de Liberia, “los diamantes sierraleoneses que recibía [diamantes de sangre porque fueron moneda de cambio] a cambio de armas, sirvieron la causa rebelde en el país vecino. Ello explica el tráfico de armas desde Sierra Leona”, reza la sentencia.

El juicio se ha desarrollado en Holanda por motivos de seguridad, dada la influencia de Taylor en el oeste africano. Si bien La Haya aceptó ser la sede territorial del Tribunal para Sierra Leona, declinó meterlo, llegado el momento, en una de sus cárceles. El Reino Unido puso entonces su red penitenciara a disposición de Naciones Unidas.

Isabel Ferrer
Publicado en: El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>